ENCUENTRO DE REDES DE RESISTENCIA Y REBELDÍA
Y 25 ANIVERSARIO EZLN
FESTIVAL DE CINE
PUY TA CUXLEJALTIC

“Samir no murió, el Estado lo mató”, clamor de miles en la marcha para exigir justicia. Se anuncia boicot a consulta impuesta. (CDMX)

Colectivo Grieta

El gobierno federal enfrentó la tarde de ayer, en el corazón de la Ciudad de México, la primera manifestación de la izquierda de abajo, en la cual se repudió el crimen de Samir Flores Soberanes, delegado del CNI (Congreso Nacional Indígena), periodista comunitario y dirigente popular morelense, perpetrado en un contexto de descalificación y linchamiento que desde el gobierno federal se ha creado en contra de los pueblos que han manifestado su desacuerdo con la imposición de megaproyectos de muerte en sus territorios.

Dando la espalda al Palacio Nacional, Liliana Vázquez, la viuda de Samir Flores, con la voz quebrada, pero enérgica y firme, exigió justicia y denunció: “este crimen que hizo este gobierno, que no quede impune, que se haga justicia para mi compañero, mi esposo y padre de mis hijos. ¿Por qué precisamente días antes de la consulta lo mandan a matar? ¿Por qué, pinche gobierno?”.

Recordemos que el pasado 10 de febrero habitantes agraviados por la imposición del Proyecto Integral Morelos (PIM) habían protestado durante la visita que Andrés Manuel López Obrador realizó a Cuautla, ocasión en la que, enojado por las críticas, se lanzó contra quienes lo acusaban de traicionar su palabra, a los que descalificó como “radicales de izquierda” y “conservadores”. Ante los improperios del presidente, Samir declaró: “Es lamentable lo de Andrés Manuel López Obrador. No puedo dejar de pensar en un momento: cuando Madero entra al poder y le da la espalda al general Zapata. Esto me recuerda esa página de la historia” (PiedePágina, 10 de febrero de 2019. https://piedepagina.mx/el-presidente-y-los-activistas-cronica-de-un-desencuentro-en-cuautla..php). Todavía el 19 de febrero de este año, sólo un día antes de ser asesinado, Samir y otros compañeros habían cuestionado el Proyecto Integral Morelos en un “foro informativo” encabezado por Hugo Eric Cervantes Flores, el superdelegado en Morelos de López Obrador por el Partido Encuentro Social, para promover las “bondades” de la termoeléctrica.

La viuda de Samir Flores se dirigió a la cabeza del Ejecutivo ante miles de manifestantes que marcharon del Ángel de la Independencia al Zócalo para concentrarse frente a la puerta principal de la sede del gobierno federal, para exigir el cierre de la termoeléctrica de Huexca y para anunciar el boicot a la consulta sobre el megaproyecto:

“¿Qué le tenías miedo? ¿por qué miedo?”, pregunta la compañera del líder asesinado, y ella misma se responde: “porque nunca pudiste callarlo, porque nuca pudiste quitarlo de en medio más que asesinándolo. Ésa fue tu forma de hacerlo a un lado, pero estás equivocado: su voz va a seguir, su voz se va a seguirse escuchando por que él dio la vida, dio la vida por su pueblo, por sus hijos, por defender la tierra, el agua y la vida. Por eso les pido a todos que exijamos justicia, que esto no se quede impune”.

La consigna principal, “Samir no murió, el gobierno lo mató”, se escuchó al paso de la manifestación por las avenidas Reforma y Juárez. Los manifestantes, entre los que se encontraban pobladores del estado de Morelos e integrantes de diversas organizaciones sociales como el Congreso Nacional Indígena (CNI), las Redes de Apoyo al Consejo Indígena de Gobierno (CIG), Adherentes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, colectivos de estudiantes, artistas e individuos, reclaman justicia y muestran su indignación por la consulta amañada que, desde el gobierno federal, se instrumenta para promover un proyecto del que, en mayo de 2014, el ahora presidente de México expresó: “vamos a defender, con todo lo que podamos, a los pueblos. Que no queremos ese gasoducto, no queremos esa termoeléctrica y no queremos tampoco las minas, que van nada más a destruir”.

Samir era uno de los principales opositores al Proyecto Integral Morelos que antes repudió Andrés Manuel López Obrador y ahora impulsa el gobierno de la autodenominada “Cuarta Transformación”. Con este propósito AMLO nombró, como su delegado en Morelos, al arriba nombrado Hugo Eric Cervantes Flores, pastor bautista fundador del Partido Encuentro Social y, antes, del grupo paramilitar chiapaneco “Ejército de dios”. Entusiasta antizapatista, este personaje fue defensor de los paramilitares responsables de la Masacre de Acteal en diciembre del 1997 y funcionario calderonista (oficial mayor de la Semarnat), cargo del cual fue relevado por defraudación en programas forestales e inahabilitado para desempeñar cargos públicos hasta 2020. (Enrique Legorreta, “Eric Flores, de la inhabilitación política a la dirigencia de un partido”, Animal Político, 6 de febrero de 2014. revoluciontrespuntocero.mx/eric-flores-de-la-inhabilitacion-politica-a-la-dirigencia-de-un-partido/). A pesar de estar inhabilitado, al pactar con el PES López Obrador lo rehabilitó en los hechos.

Los manifestantes comenzaron a reunirse en la glorieta del Ángel de la Independencia a partir de las cuatro de la tarde, en respuesta al llamado para realizar acciones dislocadas de protesta a nivel nacional “Quien Lucha por la vida nunca muere, No a termoeléctrica en Morelos, Samir Vive”, convocadas por el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua (FPDTA) en los estados de Morelos, Puebla, Oaxaca y Tlaxcala. Por medio de pancartas y de viva voz los manifestantes exigían justicia por el asesinato del también fundador de “Radio Amiltzinko”, quien el pasado miércoles, después de las cinco de la mañana, recibió dos impactos de bala en la cabeza afuera de su casa.

Alrededor de las 16:45 llegaron tres autobuses provenientes de Morelos con pobladores de distintos pueblos que actualmente reciben el asedio y persecución por parte de funcionarios de los tres niveles de gobierno para que acepten la imposición de la termoeléctrica de Huexca y la consulta que busca legitimarla. A las cinco de la tarde un enjambre de medios se arremolinó en torno a los indignados y dolidos morelenses, respetando el cerco que tiende el colectivo Marabunta para protección de los familiares y amigos de Samir. Los trabajadores de los medios independientes y de paga intentan acercarse para hacer sus placas y realizar una que otra entrevista en tanto los familiares mantienen el silencio y sostienen carteles con la imagen de Samir Flores. De pronto un grupo de jóvenes mujeres rompe el silencio: “Samir no murió, el gobierno lo mató”, “la decisión está tomada: la consulta a la chingada”, “ni con sangre ni metralla, Amilcingo no se calla”, “gobierno maldito, asesinar es un delito”. Durante la marcha no cesan éstas y otras consignas son también coreadas: “Samir, moriste pero nunca te vendiste”, “Obrador decía que todo cambiaría, mentira, mentira, la misma porquería”.

La batucada acompañó con sus ritmos el despliegue popular, también hubo danzantes durante toda la marcha. Había gente que llevaba a sus hijos y muchos jóvenes. Un señor se acercaba a los transeúntes con una pancarta que decía “AMLO asesino” y murmuraba enojado: “el pejebestia es un asesino peor que Calderón y Peña Nieto”.

El mitin frente a Palacio Nacional concluyó alrededor de las nueve de la noche. Tomaron el micrófono diversos oradores de organizaciones sociales y colectivos quienes externaron su apoyo a los pueblos de Morelos en lucha y exigieron justicia y anunciaron que este fin de semana boicotearán la consulta.