Jornadas “SAMIR SOMOS
TODAS Y TODOS”
COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

Protagoniza Policía de Quintana Roo violento operativo armado en localidad maya de José María Morelos

Adriana Varillas / EstamosAqui.mx

20 de octubre/ Cancún, Q. Roo.- Pobladores de la localidad indígena de La Esperanza, en el municipio de José María Morelos, denunciaron el asalto de una centena de policías la madrugada de hoy, quienes a bordo de una veintena de patrullas arribaron a la comunidad, pretextando el “rescate” de dos personas, presuntamente “retenidas” horas antes, como mecanismo de presión para concretar el cumplimiento de la reparación de la carretera que conecta el sitio con la cabecera municipal, a más de 30 kilómetros.

Durante la violenta incursión de los agentes de Seguridad Pública de Quintana Roo, se golpeó a personas, entre ellas, mujeres y gente de la tercera edad; se les despojó de celulares a todos los que videogrababan el exceso de fuerza utilizado por los policías y fueron privados de su libertad dos hombres identificados como Noe Arnulfo Noh Simá y Luis Osvaldo Medina Balam, cuyo destino se desconoce.

El Consejo Indígena Maya de José María Morelos exigió al gobernador del estado, Carlos Joaquín González y a la alcaldesa, Sofía Alcocer, dar cuenta del paradero y estado de salud de las dos personas que fueron detenidas sin motivo.

La versión oficial difundida por la Policía Quintana Roo, indica que hoy se realizó un operativo para “recuperar” a dos hombres que se encontraban privados de su libertad, por los propios pobladores, luego de haber llegado a la comunidad para hacer un levantamiento del Programa Piso Firme, entre las 10 y las 18 horas de ayer.

Los hombres y sus vehículos -según la dependencia- fueron retenidos y se les permitió hacer una llamada para comunicar su situación, lo que dio pie al operativo. Los policías dicen haberlos encontrado en el aula de una escuela primaria y que se encontraban en buen estado de salud.

La Secretaría añadió, sin citar los motivos o los cargos que, detuvo a Noé Arnulfo, de 22 años y a Luis Osvaldo, de 31 años, ambos originarios de José María Morelos, y que “se utilizó el uso (sic) adecuado de la fuerza, debido a un trabajo previo de inteligencia, lo que redundó en “saldo blanco”.

“Como si fuéramos narcotraficantes”

La versión aportada por diversos testigos, sobre el operativo policiaco realizado en La Esperanza, una localidad tranquila y pacífica que vive de la producción familiar agrícola, es diametralmente distinta.

Uno de los pobladores narró que el despliegue fue durante la madrugada, “cuando todos estábamos dormidos; es más, ya hasta se había terminado la protesta” y que el uso de la fuerza fue desproporcionado.

“Llegaron como 20 patrullas en la madrugada, entre las 4 y las 4.30 horas, venían muy armados y equipados, como si en la comunidad fuéramos narcotraficantes”, dijo en entrevista.

“Rompieron puertas, ventanas, de escuelas, de un cyber y se llevaron a dos muchachos que salieron a grabar. Uno de ellos estaba dentro del terreno donde está su casa y hasta allá entraron por él. No hemos sabido nada de ellos”, prosiguió.

El hombre admitió que una parte del pueblo había retenido maquinaria o vehículos y a dos personas, para negociar el cumplimiento de los acuerdos.

“Lo que sabemos es que ahora quieren que se libere la maquinaria para liberar a los muchachos, sino les van a echar 20 años de prisión. Sabemos que ya mandaron a llamar al delegado y al comisariado para hacer la negociación”, agregó, al manifestar que la comunidad se quedó temerosa e intimidada.

Promesas incumplidas ante necesidades apremiantes

Por separado, una mujer narró que el problema tiene origen en la indiferencia de los gobiernos estatal y municipal, en torno a la reparación de una carretera de 30 a 40 kilómetros de longitud, que conecta a La Esperanza con la cabecera municipal de José María Morelos.

La vialidad se encuentra en un estado tan deplorable -dijo- “que hay mujeres que han sufrido abortos espontáneos; han perdido a sus bebés porque en el trayecto de la comunidad a la cabecera municipal, es tal el zangoloteo, que no aguantaron. Hay muchos huecos, está muy mal esa carretera”.

La mujer señala que recientemente dos jóvenes -quienes transitaron a pie por ese camino- fueron asaltados y asesinados.

Además, por el estado de la carretera los productores rurales enfrentan problemas para transportar sus mercancías y si se suscita una contingencia médica, salir de la comunidad es prácticamente imposible.

“La comunidad ha tenido que batallar mucho. Han hecho diversas peticiones desde hace mucho tiempo, lo mismo para la reparación del camino, que para la construcción de un centro de salud, pero todo ha sido inútil.

“Hace poco la presidenta municipal (Sofía Alcocer) prometió que haría algo, pero literalmente les dio ‘atole con el dedo’. También se entregó en mano la petición a Carlos Joaquín, hace poco, y dijo que sí y que sí, que cuando la alerta en naranja, que cuando en amarillo, pero solo son promesas”, detalló.

La entrevistada indicó que el hartazgo de la gente “que ya no aguanta mas”, les llevó a retener maquinaria de un par de personas que la munícipe envió para calmar al pueblo.

“Siempre hacen así. Ve que protestan, que denuncian en las redes sociales, y entonces mandan a gente a calmar a los de La Esperanza, pero no resuelven nada en definitivo. Después de estar gritando y discutiendo la gente estaba agotada y se fue a su casa a dormir.

“Sin embargo, en la madrugada ya estaban ahí 15 o 20 patrullas, armados. A los que grababan con sus celulares, les pegaron, los lastimaron. Hay personas que sangraron. Y se llevaron a dos muchachos”, sostuvo.

https://estamosaqui.mx/2020/10/20/protagoniza-policia-de-quintana-roo-violento-operativo-armado-en-localidad-maya-de-jose-maria-morelos/