ENCUENTRO DE REDES DE RESISTENCIA Y REBELDÍA
Y 25 ANIVERSARIO EZLN
FESTIVAL DE CINE
PUY TA CUXLEJALTIC

Minera Cuzcatlán y Oaxaca FilmFest, crónica de un boicot anunciado

Avispa Midia / Dení Noya.

La Alianza.

Todo empezó cuando la 10ª edición del Oaxaca FilmFest decidió formar una alianza con la Compañía Minera Cuzcatlán, S.A. de C.V. una de las cuatro filiales en México de la empresa canadiense Fortuna Silver Mines Inc., dueños y operadores de la mina en el pueblo zapoteco de San José del Progreso. En los primeros días de octubre de 2019, las calles del centro histórico de Oaxaca se llenaron de publicidad del festival, y al pie de cada letrero, cartel y folleto se mostraba el logotipo de la Compañía Minera Cuzcatlán. El mismo logo sobresalía dentro del aeropuerto en una lona enorme que daba la bienvenida, a quienes arribaban en avión, al festival internacional de cine en Oaxaca. En su página web (único sitio oficial del festival) bajo la categoría Alianzas / Master, la mina ocupaba el tercer lugar después de la Secretaría de Cultura, y la Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca. Por si fuera poco, en la función inaugural del festival, se proyectó uno de los videos promocionales de la Compañía Minera Cuzcatlá.


Campaña de lavado de imagen de la minera Cuzcatlán, responsable por contaminar el medio ambiente y violentar a comunidades zapotecas.


Fotos del Río del Coyote y del lugar conocido como la Ciénega. Foto de denunciaoaxaca.org

La mina contra los pueblos.

Aproximadamente un año antes llovía sobre San José del Progreso. El 8 de octubre de 2018 autoridades agrarias, municipales y pobladores de Magdalena Ocotlán se percataron que el afluente del Río del Coyote, que abastece de agua potable su comunidad y que desemboca en el río Atoyac, presentaba una corriente de agua “color blanca” que provenía de la mina en San José. El río había sido contaminado por desechos mineros que se derramaron de una de las dos preses de jales (en donde se depositan los desechos) de la minera. Según el reporte de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) se “observó que los hechos denunciados corresponden a un desborde de la presa de jales secos.(…) esta pileta fue saturada a su máxima capacidad, provocando el rebase de las aguas de escurrimiento debido a que la bomba que recircula el líquido de captación de la mencionada pileta hacia la presa de jales secos, no tuvo la capacidad para rebombear la totalidad del agua que capta la pileta”.


Fotos del Río del Coyote y del lugar conocido como la Ciénega. Foto del sitio oficial profepa.

Un año y otra visita de la PROFEPA después, las autoridades municipales y pobladores de Magdalena Ocotlán no tienen certeza sobre la respuesta de las autoridades competentes. No confían en la veracidad de las pruebas recogidas porque fue una empresa contratada por la misma Minera Cuzcatlán la que llevó a cabo el muestreo. Por otro lado, hasta la fecha no han recibido notificación o información alguna de los resultados, ni de las sanciones procedentes a la mina. Así lo denuncian en un documento que publicó la autoridad Municipal de Magdalena Ocotlán y que se dio a conocer durante una jornada informativa y de denuncia a un año del derrame. En el comunicado del 28 de junio de 2019 narran cómo encararon al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y éste hizo el compromiso de enviar una comisión a investigar y atender su demanda. Sin embargo, han pasado más de tres meses de ese suceso, y hasta la fecha no han recibido ningún enviado del presidente. En consecuencia, apelando a su derecho ancestral al territorio y al convenio 169 de la OIT, en el documento plantean tres exigencias primordiales:

-La cancelación inmediata de las 29 concesiones otorgadas a la minera canadiense Fortuna Silver Mines, y su prestanombres Minera Cuzcatlán.

– Que la PROFEPA, la Comisión Nacional del agua (CONAGUA) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Natulares (SEMARNAT) atiendan de inmediato, y de manera independiente el derrame del año pasado.

– Que la SEMARNAT no autorice, bajo ninguna circunstancia, la ampliación del proyecto San José II con el cuál la minera Cuzcatlán pretende ampliarse a más de 7 mil hectáreas del Valle de Ocotlán.

En dicha jornada de información, el 8 de octubre de 2019, habitantes de Magdalena Ocotlán y colectivos acompañantes proyectaron diapositivas de las concesiones mineras, las cuales han sido ampliadas en varias ocasiones en los últimos años. Más adelante, habitantes de Magdalena Ocotlán dieron su testimonio de las amenazas de muerte que han recibido quienes buscan justicia ambiental y social, así como el constante hostigamiento a quienes resisten, y la profunda división que ha traído la mina en los pueblos y en las familias.

Lavado de imagen: intenciones frustradas


Promocional tomado de la página principal de: fortunasilver.com

Mientras tanto, la Compañía Minera Cuzcatlán aprovechaba la nueva alianza celebrada con Oaxaca FilmFest para proyectar –literalmente- su campaña de lavado de imagen estrenada recientemente a través de sus redes sociales (inauguradas en marzo de 2019, no obstante la mina está en etapa de producción comercial desde 2011). Esto no pasó desapercibido. Para el cuarto día de Festival comenzó a circular entre colectivos, organizaciones, redes de cineastas y defensores del territorio, un pronunciamiento denunciando la “deplorable alianza entre la Compan?i?a Minera Cuzcatla?n y Oaxaca FilmFest”, el cuál terminó siendo firmado por 31 organizaciones, y 195 personas que se opusieron a la operación de lavado de imagen que estaba llevando a cabo Fortuna Silver Mines, a través de su filial, la Compañía Minera Cuzcatlán, al patrocinar eventos culturales como el festival.

En el documento que se leyó y publicó el 8 de octubre de 2019, en el marco de la jornada informativa y de denuncia a un año del derrame, hicieron un recuento sobre la contaminación con deshechos mineros en el río, y revisaron a grandes rasgos el violento proceso de imposición de la mina:

“Si quienes organizan el Oaxaca FilmFest no lo saben, o lo olvidaron, les recordamos que la minera canadiense Fortuna Silver Mines, a través de su filial, la Compañía Minera Cuzcatlán, es responsable de múltiples violaciones a los derechos de pueblos y comunidades indígenas, así como de violaciones a tratados internacionales de derechos humanos, ya que se impuso de manera violenta e irresponsable con el Proyecto Minero “San José” en el pueblo zapoteco de San José del Progreso, ubicado en los Valles Centrales de Oaxaca.


Radio comunitaria y juvenil en San José del Progreso: Movimiento Radio 103.7 FM Foto de AvispaMidia

De ahí que se desatara una serie de conflictos sociales y políticos que llegaron al extremo de cobrar la vida de opositores a la mina y defensores de la tierra y el territorio, como fue el caso (en 2012) de los asesinatos de Bernardo Vázquez Sánchez y Bernardo Méndez Vázquez, miembros de La Coordinadora de Pueblos del Valle de Ocotlán (CPUVO), entre muchos otros agravios y violaciones al pueblo de San José del Progreso. (Véase el Informe de la Misión Civil de Observación: “Justicia para San José del Progreso” coordinado por el Colectivo Oaxaqueño en Defensa de los Territorios y publicado en noviembre de 2013)”.

También cuestionaron las condiciones de seguridad para sus trabajadores y mencionaron el reciente caso de Luis Fernando Landeros García, empleado de empresa contratista, quien murió en un “accidente fatal” ocurrido en el interior de la mina San José el 18 de agosto de 2019. Y concluyeron: “Lamentamos la falta de ética profesional y de criterios de selección del Oaxaca FilmFest a la hora de elegir a sus aliados. (…) Ante esto, llamamos a quienes así lo sientan pertinente, a boicotear esta 10º edición del Oaxaca FilmFest y no acudir a sus funciones y actividades, y al mismo tiempo exigir que actúen con criterio, responsabilidad y respeto”.

El llamado no se hizo esperar, en pocas horas después comenzó a circular por redes sociales un invitación a asistir a la ceremonia de clausura del Festival que leía: “A un año del derrame de tóxicos en el Río Coyote, la autoridad Municipal de Magdalena Ocotlán junto a colectivos de los Valles Centrales de Oaxaca convocan a la acción informativa y de protesta en boicot a los intereses de la Compañía Minera Cuzcatlán que busca lavar su imagen en eventos culturales como el Oaxaca FilmFest”.

El Boicot

El 9 de octubre de 2019 a las 8:30 pm, diversas expresiones de colectivxs e individuxs de Valles Centrales de Oaxaca llegaron a la reja del Hotel Plaza Fortín con la intención de buscar un espacio en la Ceremonia de Clausura del Oaxaca FilmFest, para que pobladores de Magdalena Ocotlán dieran lectura al comunicado de su autoridad Municipal a un año del derrame. Al tiempo que lxs participantes del festival, en su mayoría extranjeros, entraban al hotel acreditados con un gafete amarillo y la cara incrédula, lxs manifestantes desplegaban mantas y pancartas, Se disfrazaban de esqueletos mineros, y al grito de ¡Agua sí, Minas no!, avanzaban por el estacionamiento hasta llegar a la recepción. En el camino, una mujer con vestido de hojuleas se acercó a preguntar en inglés qué pasaba; por allá otro hombre de traje azul y corbata grababa atónito desde su celular los rostros ocultos de quienes con rabia repudiaban el que un festival de cine internacional estuviera lucrando con dinero de una minera canadiense a la que no le importa la muerte, destrucción, contaminación ni despojo a los pueblos indígenas de Oaxaca.

Una vez en el pasillo se hizo sentir la vigilancia: Cámaras y radios eran esgrimidos por hombres trajeados, probablemente guardias de seguridad, que comenzaron a grabar a todxs. Mientras el contingente subía por las escaleras rumbo a la puerta del Gran Salón, desde dentro se apresuraron a cerrar todas las entradas, y de esa manera quedó el grueso del contingente frente a las puertas y el resto de participantes acreditados con gafete amarillo detrás. No dejaban entrar a nadie. Ante la puerta cerrada se gritaron consignas, y se dio cuenta en español e inglés de los agravios cometidos por la Compañía Minera Cuzcatlán a los pueblos indígenas de los Valles Centrales de Oaxaca. Uno de los invitados acreditados, un señor cano, comenzó a golpear con fuerza la puerta del Gran Salón, parecía irritado de que lo hubieran dejado fuera “¡Yo solo fui al baño!” gritaba en inglés.


Boicot a la alianza entre Cuzcatlán y Oaxaca FilmFest, durante la ceremonia de clausura. Fotos de: Avispa Midia

Una pareja, más joven, pasó al frente a cuestionar por qué se manifestaban ahí.

– Por todo lo que ha hecho la mina y ahora quiere lavarse las manos- alguien dice detrás de una manta.

– Pero este es un evento cultural- responde irritado a lxs manifestantes.

– ¿Son organizadores?– les interrogan de vuelta. -¿Ustedes aceptaron dinero de la mina de muerte?

Sube la tensión.

-No… somos invitados, pero pagamos mucho dinero para participar, y ahora no podemos entrar a la premiación gracias a ustedes. –Responde, ahora inquieto.

Detrás de él, la mujer que lo acompaña levanta el celular y graba muy cerca los rostros de quienes levantan carteles. Comienzan los empujones.

-No estamos bloqueando nosotros, son sus organizadores los que cerraron la puerta y los dejaron afuera. –Alguien entre la multitud grita.


Boicot a la alianza entre Cuzcatlán y Oaxaca FilmFest, durante la ceremonia de clausura. Fotos de: Avispa Midia

Los empujones aumentan, alguien de gafete amarillo sale detrás y llama a la pareja para que se retiren de ahí, parece que están metiendo a invitadxs por otra puerta. En cambio, a quienes exigen una respuesta por la alianza con la minera, les mandan dos policías estatales con armas largas terciadas al cuerpo para desalojar.

Así, al mismo tiempo que la directora ejecutiva del festival leía un comunicado que había circulado de manera extraoficial en el que daban por terminado el patrocinio de la mina, el mismo Oaxaca FilmFest que se decía “comprometidos con Oaxaca” y “sensibles a la sociedad”, dejaba entrar a su evento “público” a quienes, mayoritariamente extranjeros, parecían haber pagado por participar; y dejaban fuera escoltados por policías a quienes, mayoritariamente Oaxaqueños, pedían llevar la voz de un pueblo originario agraviado por la minería.


Policías estatales con armas largas terciadas al cuerpo para desalojar a participantes del boicot. Foto de Avispa Midia

Posturas finales

Poco tiempo después la Compañía Minera Cuzcatlán publicó en su página un comunicado titulado: “Compañía Minera Cuzcatlán lamenta decisión del Oaxaca FilmFest” en el que lamentan la cancelación de su participación comercial acaecida por la presión de múltiples organizaciones, colectivxs e individuos, que según la mina lo exigían “con argumentos falsos y difamatorios”. Sin embargo, en el resto del comunicado no dan información ni fundamentos que contra-argumenten ni una sola de las tesis sostenidas por los señalamientos originales:

1- Las violaciones a los derechos de pueblos y comunidades indígenas, y de derechos humanos (entre ellos el derecho a la vida), durante la imposición violenta del Proyecto Minero “San José” en el pueblo zapoteco de San José del Progreso.

2- Las gravísimas afectaciones al medio ambiente durante el derrame de desechos mineros al río Coyote en el pueblo zapoteco de Magdalena Ocotlán.

3- La muerte de Luis Fernando Landeros García empleado de la mina a través de una empresa contratista, y los señalamientos a las opacas condiciones de trabajo.

4- La escasa cantidad de dinero que dejan en San José del Progreso, en Oaxaca, y en México, en comparación con las ganancias reportadas año con año por la canadiense Fortuna Silver Mines Inc.

5- Las intenciones de seguir ampliando las concesiones mineras en los Valles Centrales de Oaxaca.


Comunicado leído durante la clausura de la 10ª edición del Oaxaca FilmFest.

Por último, no obstante circuló en medios de comunicación (y se leyó durante la clausura) la decisión del Oaxaca FilmFest de “terminar de manera inmediata y definitiva con ese patrocinio”, durante todo el miércoles 9 de octubre siguieron los logos de la Minera en su página oficial, y hasta el cierre de esta edición no se ve publicada ahí dicha respuesta o ningún comunicado que explique las implicaciones que tuvo la alianza, ni las que tendrá el rompimiento. Tal vez terminó por cumplirse la predicción de Ana Echenique, directora ejecutiva del festival, cuando describió durante la conferencia de prensa inaugural la ambición de esta última edición, y se refirió al Oaxaca FilmFest como “un pequeño festival monstruo”.

https://avispa.org/minera-cuzcatlan-y-oaxaca-filmfest-cronica-de-un-boicot-anunciado/