Jornadas “SAMIR SOMOS
TODAS Y TODOS”
COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

César Duarte le heredó a Oaxaca el juego sucio de las despensas

Proceso / Virgilio Sánchez León / Quinto Elemento Lab.


El propietario de la empresa Prometeo y sus socios, ligados a un grupo de legisladores priistas, pasaron de ser los proveedores de despensas favoritos de César Duarte en Chihuahua, a ser los de Alejandro Murat, en Oaxaca. Foto: Quinto Elemento Lab.

El propietario de la empresa Prometeo Proyectos Ejecutivos y sus socios, ligados a un grupo de legisladores priistas, pasaron de ser los proveedores de despensas favoritos del gobierno de César Duarte en Chihuahua, a hacer el mismo negocio en la administración de Alejandro Murat, en Oaxaca. Notorias anomalías tienen a ese núcleo del PRI en la mira de la autoridad hacendaria.

CIUDAD DE MÉXICO (proceso).- La investigación hacia el exgobernador de Chihuahua César Duarte amenaza con extenderse hasta el más joven de los gobernadores de la familia priista: Alejandro Murat. Una de las empresas favoritas del sexenio duartista y acusada de haber participado en los esquemas de corrupción en el estado norteño fue arropada en los últimos tres años por el gobierno de Oaxaca, entidad donde ganó contratos de miles de millones de pesos.

Prometeo Proyectos Ejecutivos, del empresario y simpatizante priista Jaime Galván Guerrero, se convirtió entre 2013 y 2016 en el principal proveedor de leche y despensas del DIF de César Duarte. Aquel gobierno de Chihuahua le otorgó contratos por 763.3 millones de pesos vía adjudicaciones directas y licitaciones restringidas.

Terminado el sexenio de Duarte en 2016, la compañía se perfiló hacia Oaxaca, donde entre 2017 y 2019 obtuvo contratos y adjudicaciones por 2.1 miles de millones de pesos. Durante esos años Prometeo acaparó 71% del presupuesto que ejerció el DIF oaxaqueño al venderle productos alimenticios para atender a población vulnerable, revela una investigación apoyada por Quinto Elemento Lab.

El gobierno de Javier Corral comenzó el ataque contra Prometeo cuando anunció en octubre pasado las pesquisas en Chihuahua contra exfuncionarios de Duarte y empresas que colaboraron en su red de corrupción. Coincidentemente, Prometeo dejó de concursar en Oaxaca y comenzó un proceso de reconversión para cambiar su nombre e imagen por los de una nueva compañía.

Detenido el pasado 8 de julio en Miami y enfrentando un proceso de extradición, el exgobernador Duarte es acusado por el gobierno actual de Chihuahua de peculado, fraude, lavado de dinero, ejercicio indebido de funciones y desvío de recursos dirigidos a financiar campañas del PRI.

“El entramado de corrupción utilizado por el gobierno anterior involucró 23 esquemas agresivos de evasión fiscal y/o desvío de recursos, así como a 365 contribuyentes, de los cuales 127 eran proveedores directos y 238 proveedores de proveedores”, reveló la Secretaría de Hacienda estatal al presentar en octubre un informe sobre la red de Duarte.

El reporte identificó la actividad donde participó Prometeo: “Esquema utilizado en el DIF, compra de leche”, apunta el documento elaborado por las autoridades hacendarias.

Prometeo fue creada en Chihuahua en junio de 2012, durante el segundo año de gobierno de César Duarte. Ganó su primer contrato con el DIF en febrero de 2013 y a partir de ahí no dejó de ganar adjudicaciones directas, licitaciones y concursos por invitación. La compañía obtuvo en Chihuahua 14 contratos por un valor global de 763.3 millones de pesos, convirtiéndose en el principal proveedor de leches en polvo y naturales, despensas y víveres.

Portavoces del gobierno de Chihuahua declinaron dar más detalles sobre el caso que envuelve a Prometeo por la secrecía que guardan las investigaciones aunque, durante la presentación del Fondo de Reparación Justicia para Chihuahua, el subsecretario de Hacienda, Juan Pablo García Delgado, ofreció un esbozo de lo que las autoridades locales han encontrado.

“Se trataba de verdaderos esquemas agresivos de evasión fiscal que fueron utilizados no sólo como un medio para que empresas privadas defraudaran al fisco federal, sino también como un medio para desviar recursos públicos y realizar operaciones con recursos de procedencia ilícita”, dijo García Delgado el 8 de octubre en el acto público, y ofreció datos sobre la red de corrupción de 23 esquemas detectados, uno de los cuales fue la venta de leche al DIF.

Condenado en EU

La formación de Prometeo en los albores del gobierno de Duarte y su súbito éxito empresarial como proveedor oficial ocurrieron a pesar de que en esos años Galván fue imputado y condenado por fraude en Estados Unidos.

Fue detenido en La Vegas en 2010 acusado de fraude y, tras un juicio de varios años, una juez de Texas lo sentenció en abril de 2013 a reparar el daño de 825 mil 563 dólares, pagar una multa de 2 mil dólares y cumplir 60 meses de libertad condicional.

Galván confesó haber creado “facturas falsas, documentos de envío, estados financieros y otros documentos” para justificar una supuesta adquisición de equipo de construcción y estafar al Exim Bank, un banco que depende del gobierno de Estados Unidos.

La Oficina del Inspector General del banco informó en un comunicado que Galván “se declaró culpable el 3 de agosto de 2011 de un cargo de conspiración para cometer fraude electrónico y un cargo de fraude electrónico en relación con un plan para defraudar al Exim Bank de aproximadamente 825 mil (dólares)”.

Hijo de Félix Galván López, secretario de la Defensa Nacional en el sexenio de José López Portillo, el empresario ha estado relacionado con el partido tricolor. En diciembre de 2014 el Comité Ejecutivo Nacional del PRI propuso a Galván como candidato a diputado federal en el distrito 5 de Chihuahua para las elecciones intermedias de 2015, pero no logró alcanzar la nominación partidista.

La caída del exgobernador Duarte hasta los confines de las fichas rojas de la Interpol y las acusaciones de peculado no fueron impedimento para que Prometeo llevara sus negocios hasta Oaxaca. Si durante el sexenio de Duarte había obtenido contratos por más de 760 millones de pesos, con Murat acabó por amarrar negocios por un valor casi tres veces más grande.

Fiebre de contratos en Oaxaca

Prometeo Proyectos Ejecutivos y su buena estrella para ganar contratos gubernamentales recorrieron los mil 873 kilómetros que hay entre Chihuahua y Oaxaca. Celebrado su último contrato con Chihuahua en febrero de 2016, Prometeo comenzó en marzo de 2017 a hacer negocios con el gobierno de Murat. La compañía consiguió a partir de entonces seis contratos con el DIF de Oaxaca por un monto global de 2 mil 130 millones.

A través del DIF estatal, la administración de Murat compró millones de despensas para abastecer los programas locales de asistencia alimentaria, como Cocinas Comedor Comunitarias, Desayunos Escolares y Asistencia Alimentaria a Sujetos Vulnerables, de acuerdo con los expedientes entregados por el gobierno a partir de solicitudes de información.

La revisión de los documentos gubernamentales deja al descubierto que la compañía ganó sus contratos sin que mediara competencia, incurrió en sobreprecios y recibió cada año mayores recursos públicos a pesar de que el universo de beneficiarios se redujo. Portavoces de la empresa declinaron hablar para este reportaje.

Prometeo se postuló y fue elegida para ganar contratos en Oaxaca en 2017, 2018 y 2019, y dejó de participar en 2020. Durante esos años logró amarrar seis contratos con el DIF de Oaxaca: tres de ellos por adjudicación directa; es decir, sin haber competido con nadie, y otros tres por licitación, aunque los competidores de Prometeo desistieron antes de que terminaran los procesos y la empresa se quedó como el único participante en esos concursos.

Los productos que vendía Prometeo al gobierno de Oaxaca fueron hasta dos o tres veces más caros que los mismos artículos que vendía a otros gobiernos. Por ejemplo, en contratos similares, con mismos volúmenes y alrededor de los mismos días en marzo de 2017, Prometeo vendió botellas de aceite vegetal comestible de medio litro a 22.10 pesos cada pieza para Oaxaca; a Nuevo León se las dio en 10.85 pesos.

Algo similar con las galletas de 30 gramos. Prometeo le cobró 2.91 pesos por cada pieza al DIF Oaxaca, mientras que a Nuevo León le dio un precio de 1.91 pesos. El incremento más notable fue en la leche descremada, donde la diferencia fue de siete a uno: la presentación de 210 mililitros para Oaxaca costó 31.20 pesos y la de 250 mililitros para Nuevo León, 4.40 pesos.

Respecto al monto de los convenios, 2019 fue el mejor de los tres años para Prometeo, al ganar dos contratos por un valor conjunto de 813.1 millones de pesos, no obstante que durante esos años el padrón de beneficiarios tuvo una caída: el programa de Cocinas Comedor Comunitarias dejó de atender a 100 mil 832 personas entre 2016 y 2019, según los informes de Oaxaca.

Ninguna auditoría ni investigación por parte del Congreso local ha sido instrumentada para examinar los contratos o productos de Prometeo; portavoces del gobierno de Oaxaca declinaron ofrecer detalles y se buscó una entrevista con el gobernador Alejandro Murat sin que se obtuviera una respuesta.

Equipo priista

En la asignación y firma de los contratos que Prometeo ganó en Chihuahua y Oaxaca estuvieron implicados directa o indirectamente cuatro priistas que compartieron curul en San Lázaro entre 2000 y 2003: César Duarte Jáquez, Ángel Artemio Meixueiro González, Irma Piñeyro Arias y Luis Humberto Montaño García.

Duarte, Meixueiro, Piñeyro y Montaño fueron diputados federales y compañeros en la bancada priista en la LVIII Legislatura. Duarte encabezó el gobierno en Chihuahua que le otorgó 14 contratos a Galván, mientras que Meixueiro y Piñeyro están relacionados con funcionarios clave que otorgaron y firmaron los contratos de Galván en Oaxaca.

Piñeyro es madre de Mariana Nassar Piñeyro, exdirectora del DIF Oaxaca, con quien Prometeo firmó los primeros contratos de adquisición de despensas alimentarias. Meixueiro trabajó en el gabinete de Murat en los primeros 13 meses de la administración, al frente de la Coordinación, de Planeación para el Desarrollo (Coplade) y aunque salió del gobierno, mantuvo la estructura de personal de confianza y el actual director de Administración y Finanzas del DIF oaxaqueño, Carlos Alberto Ríos Ottosen, quien ha sido el responsable de las contrataciones de Prometeo en la entidad, ocupó la dirección administrativa de Coplade cuando Meixueiro fue su director.

Por su parte, Montaño fundó Lumo Financiera del Centro, una firma que en 2017 creó un fideicomiso que sirvió de intermediario para que los pagos del Sistema DIF Oaxaca fluyeran a la empresa Prometeo Proyectos Ejecutivos.

Los primeros pagos que hizo el gobierno de Murat a Prometeo se realizaron vía depósitos a una cuenta bancaria de la empresa en Citibanamex, pero a partir de julio de 2017 las transferencias se hicieron vía el “Fideicomiso CIB 2025 SA de CV” creado por Lumo, según los documentos obtenidos vía Transparencia. Luis Humberto Montaño no estuvo disponible para una entrevista sobre el fideicomiso, no pudo ser ubicado en su oficina y no devolvió las llamadas.

Después de tres años de tener el dominio en las compras del DIF Oaxaca, Prometeo obtuvo su último contrato en junio de 2019. Cuatro meses después, cuando las investigaciones por evasión fiscal y desvío de recursos ya estaban en marcha en Chihuahua, nació una nueva empresa que poco a poco iría sustituyendo a Prometeo.

El 23 de octubre de 2019, apenas dos semanas después de que el gobierno de Corral anunciara su cruzada contra los antiguos proveedores del gobierno de Duarte, nació en Delicias la compañía Agroindustrial Láctea y Derivados San Diego, creada por dos socios que tenía Jaime Galván en Prometeo: Jorge Raúl Cajiga Cano y Manuel Vargas Gallardo.

Las actas constitutivas de Agroindustrial San Diego y de Prometeo son prácticamente idénticas respecto al objeto de las empresas y sus actividades, e incluso la nueva compañía se ha adueñado de la antigua página web de Prometeo. En mayo pasado, el logotipo de San Diego apareció en el sitio digital https://www.agroindustrialsandiego.com/ y sustituyó al antiguo portal de https://prometeo.mx/ que ahora redirige automáticamente a la página en internet de la nueva empresa. Ambas páginas son idénticas, salvo por el logotipo con el nombre de las empresas.

Galván no aparece como accionista o ejecutivo de la nueva compañía, sino solamente sus antiguos socios en Prometeo, Cajiga y Vargas. No obstante, la dirección corporativa de Prometeo y de Agroindustrial San Diego es la misma: calle Isla Anguila 2947, Interior 1, colonia Jardines de la Cruz, Guadalajara.

Los esfuerzos para hablar con Cajiga y Vargas fueron infructuosos, pues los teléfonos de sus oficinas que aparecen en los contratos con el gobierno de Oaxaca y que son publicados en la página en internet de la compañía no existen, excepto uno en el que respondió una recepcionista que informó que Prometeo no opera en ese sitio. Tampoco Jaime Galván estuvo disponible para hablar para este reportaje.

La investigación federal contra César Duarte se aceleró en 2020 y al final derivó en su captura en Miami. En tanto, el gobierno de Oaxaca cambió este año de proveedor de despensas.

https://www.proceso.com.mx/646956/cesar-duarte-le-heredo-a-oaxaca-el-juego-sucio-de-las-despensas