Jornadas “SAMIR SOMOS
TODAS Y TODOS”
COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

La SEP lleva 5 meses sin pagar salarios a facilitadores y tutores de Prepa en línea

Foto: Cuartoscuro

Nayeli Roldán/ Animal Político

Cuando Isabel del Castillo, de 33 años, fue aceptada como facilitadora en el programa Prepa en Línea en 2016 no sabía que la enseñanza le gustaría tanto que terminaría estudiando una maestría en docencia, pese a que ella era licenciada en Derecho. Pero contrario a la satisfacción personal, la incertidumbre laboral por parte de la Secretaría de Educación Pública (SEP) ha sido una constante.

La SEP encabeza el programa de Prepa en Línea desde 2014 que buscó ser una opción para que jóvenes y adultos pudieran estudiar el nivel medio superior de manera no presencial. Esto eliminaría los exámenes de admisión como requisito para ingresar a una institución de bachillerato y, al ser educación a distancia, permitía a los estudiantes tomar las clases en el momento que les fuera posible.

Si bien el programa está por cumplir seis años y hasta 2019 tenía 147 mil 180 estudiantes activos, de los que 38.6% son hombres y 61.4% mujeres, la situación de quienes apoyan a los estudiantes a mejorar su aprendizaje en línea no ha mejorado y este año, incluso, empeoró porque suman cinco meses sin pago.

Al inicio del programa, la SEP aún los tenía registrados en honorarios asimilados y los pagos provenían directamente de la dependencia e incluso tenían seguridad social, como se estableció en el modelo original impulsado por el exsubsecretario de Educación Media Superior, Rodolfo Tuirán.

Pero a partir de 2016, la SEP decidió que el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN (CINVESTAV) donde operaba el programa en materia tecnológica, también se hiciera cargo de organizar una licitación para contratar a una empresa que se haría cargo del personal, es decir, implementar un modelo de outsourcing.

Isabel del Castillo explica que cada año hay un retraso de dos o tres meses en el pago de su salario por cada módulo impartido debido a que la SEP se tarda ese tiempo en contratar a una empresa que se hará cargo de hacer los contratos y pagar a los tutores y facilitadores.

Esto significa que la SEP y los facilitadores, en este modelo ejercen la función docente, y los tutores, con actividad psicopedagógica, no tienen ninguna relación laboral y, por ende, carecen de prestaciones o antigüedad como el resto de profesores del sistema educativo público.

Durante el primer trimestre de cada año se lanza y concreta la licitación para la contratación de la empresa de outsourcing que luego contrata y dispersa los pagos de los tutores y facilitadores que asciende a 9,800 pesos mensuales, correspondiente a un módulo.

Sin embargo, este año, René Bello Sánchez, director administrativo de Prepa en Línea, informó que no se había podido ejercer los recursos debido al decreto de austeridad que mandata a toda la administración pública a recortar 75% del presupuesto de servicios generales como medida para obtener recursos y afrontar la pandemia de COVID-19.

Pese a que no han recibido pago, los más de mil facilitadores y tutores en activo no han suspendido su labor en el programa que cada vez tiene a más estudiantes inscritos. Los grupos pasaron de tener 50 alumnos a sumar 100, y cada uno entrega 2 trabajos a la semana, lo que implica que cada facilitador revisa 200 trabajos semanales.

Mariana, a quien se le ha cambiado el nombre por temor a represalias, dice que los facilitadores trabajan 110 horas en promedio al mes, tiempo que es contabilizado en la plataforma, pero también hay labores fuera de ella que no les es retribuido. Dicha labor “no se compensa en salud física ni emocional y menos económica”, lamenta, pero en contraste al maltrato laboral, trabajar con alumnos que tienen 14 años y hasta 80 y conocer sus historias es inspirador, dice.

De hecho, de acuerdo a cifras oficiales 50.8% de los estudiantes son jóvenes entre 13 y 29 años y 49.2% adultos de 30 o más años; además, 59.6% del total tienen hijos.

Este no es el primer atentado contra el Programa, la Federación quería asignarle 98% menos presupuesto para 2020, lo que prácticamente significaba su extinción porque no pudo haber operado con sólo 6 millones de pesos que se estaba previendo.

Gracias a los reclamos de estudiantes y a la presión de los facilitadores y tutores, lograron que el Legislativo aumentara el presupuesto a 220 millones de pesos y el programa subsistió para este año, aunque los docentes siguen sin paga.

https://www.animalpolitico.com/2020/06/sep-meses-pago-tutores-prepa-en-linea/