Jornadas “SAMIR SOMOS
TODAS Y TODOS”
COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

Dislocada en el INPI, CDMX. Jornadas “Samir Somos Todas y Todos”

Foto: Colectivo Grieta

Colectivo Grieta.
Éste 20 de febrero en que se cumple el primer año del asesinato de Samir Flores Soberanes, la lucha por justicia para Samir y por mantener la defensa del territorio sigue constante a lo largo de la geografía de México y el mundo.
Ejemplo de ello es la continuación a los trabajos en la Jornada en defensa del territorio y de la madre tierra “Samir somos todas y todos”; más de 70 actividades dislocadas en México y en el mundo hoy han resonado en eco con la voz, ¡Samir vive!
En la ciudad de México compañeras y compañeros de diversas colectividades se dieron cita para efectuar una toma del edificio del INPI (Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas).

Se dieron cita ahí porque esta institución, encabezada por Adelfo Regino (quien fue Director General del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas en el gobierno de Vicente Fox y secretario de Asuntos Indígenas de Oaxaca en el  de Gabino Cué), ha pretendido acallar las voces de los pueblos simulando consultas que no respetan la voluntad de las comunidades y tratados internacionales con el fin de legitimar los megaproyectos del gobierno en turno, porque ha callado ante la mayoría de los asesinatos de líderes indígenas comunitarios opuestos a los planes impulsados por el gobierno y los empresarios, porque impulsa la traición de autoridades ejidales a sus pueblos y comunidades y porque, en resumen, sirve al capitalismo y sus proyectos de muerte.

En el micrófono abierto se denunció la guerra que sufre el CNI (Congreso Nacional Indígena), para decirle al gobierno que la defensa de la vida la hacemos todas y todos, y para abrazar las luchas de los compañeros que han caído desde que el nuevo capataz fue asignado.
Se hizo el ejercicio de la memoria de los que hoy faltan, nombrándolos y escribiendo sus nombres en las paredes, para hacerlos presentes, para que el olvido no se apropie de sus vidas.

Samir Flores Soberanes, indígena nahua de Morelos  y opositor a la termoeléctrica de Huexca, fue asesinado  apenas unos días después de ser señalado por el presidente de México, quien lo acusó de ser un “conservador disfrazado de radical de izquierda”, justamente por oponerse al Proyecto Integral Morelos, con el que el actual gobierno pretende despojar de sus territorios a pueblos de Morelos, Puebla y Tlaxcala en función de los intereses de compañías transnacionales.
Las acusaciones hechas por el presidente poco antes del asesinato del líder comunitario morelense, contrastan con las pronunciadas por el propio López Obrador, quien  en mayo de 2014, en un mitin en Yecapixtla, Morelos, pronunció un discurso en oposición a los megaproyectos:  “Imagínense lo que significa el que en la tierra donde nació Emiliano Zapata, el mejor dirigente que ha habido en la historia de México, aquí, en Anenecuilco (dijo, aunque estaba en Yecapixtla), ahí quieren llevar a cabo una termoeléctrica”. Y prometió: “Yo aquí quiero expresarles que nosotros vamos a defender con todo lo que podamos a los pueblos, que no queremos ese gasoducto, esa termoeléctrica, y no queremos tampoco las minas que nada más van a destruir el territorio y van a contaminar las aguas” (“No queremos esa termoeléctrica”: AMLO en 2014).
Cabe mencionar que un día antes de su asesinato, Samir y sus compañeros de Amilcingo habían cuestionado al delegado federal en Morelos, Hugo Erik Flores, durante el foro informativo que este funcionario realizo? en Jonacatepec, Morelos, para tratar de convencer a las comunidades de la conveniencia de echar a andar la termoeléctrica. Aunque en su momento el titular del INPI condenó el asesinato y exigió del gobierno para el que trabaja una “investigación expedita, justicia y castigo a los responsables”, lo cierto es que como funcionario y operador político del gobierno actual, ha colaborado con la imposición de megaproyectos de corte neoliberal y organizado consultas y foros expeditos, manipulados y escasa participación, pasando por encima de la legislación internacional referente a los derechos de los pueblos indígenas.
 

Foto: Colectivo Grieta

 

Foto: Colectivo Grieta

Foto: Colectivo Grieta

Foto: Colectivo Grieta

Foto: Colectivo Grieta

Foto: Colectivo Grieta

Foto: Colectivo Grieta