Jornadas “SAMIR SOMOS
TODAS Y TODOS”
COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

Desechos industriales vertidos en Río Atoyac llevan muerte a Tlaxcala y Puebla

Redacción / La Verdad

Poblados de Tlaxcala y Puebla, se han envuelto en contaminantes, luego de que, el Río Atoyac, corriente fluvial que atraviesa ambos estados, lleva la muerte a los seres vivos con los que se cruza a su paso.
Río Atoyac mata todo a su paso

Las que una vez fueron fuente de bienestar ciudadanos de Puebla y Tlaxcala, el Río Atoyac, es hoy el síntoma más fehaciente de que, México y la industria enferman la tierra, pues, se sabe que, desde hace mucho tiempo sus aguar están contaminadas con desechos tóxicos.

Las toxinas que el Río Atoyac arrastra por su paso, desde la Sierra Nevada hasta la presa de Valsequillo o Presa Manuel Ávila Camacho, situada en el estado de Puebla.
Río Atoyac es causa de muerte

Los contaminantes que trae consigo el Río Atoyac, ha enfermado la fauna y vegetación de las zonas cercanas a su cauce, incluso, ha cobrado vidas humanas, así lo testifica, una mujer del Municipio de Tepetitla de Lardizábal, Tlaxcala.

Isabel Cano, es una mujer, quien, asegura que, durante los años 60’s el Río Atoyac comenzó a cambiar, y se pintó de residuos contaminantes, provenientes de la industria.

Cano, declaró: “Entra Pemex que fue la primera industria que más llegó. Pero de ahí se hizo el corredor industrial y de ahí empezaron a cambiar las cosas empezaron a morir los peces, empezaron a morir las cosas y con ella la gente empezó a morir porque eso es lo que nos trajo la industria”.
Río Atoyac mató a Zulma

La exposición a tóxicos y metales pesados, puede provocar cáncer, y la hija de Isabel Cano, murió a manos de una leucemia que, la enfermó en 2009, y en el 2011, le quitó la vida.

Isabel Cano, está comprometida en frenar la contaminación del Río Atoyac, pues, sabe de primera mano que, los contaminantes que presenta son un peligro para todos los habitantes de Puebla y Tlaxcala que, se encuentran a su paso.

El Centro Fray Julián Garcés de Derechos Humanos de Tlaxcala, segura que, en las aguas del Río Atoyac, se han encontrado “metales pesados, arsénico, plomo, cadmio, zinc, encontramos compuestos orgánicos volátiles, encontramos benceno, tolueno, bromodimetano, clorometano, fenoles…”.

Además, señaló que, “…el cúmulo de sustancias presentes acá es lo que está provocando ese daño genotóxico y eso hace vulnerable a la población a contraer un cáncer, una insuficiencia renal, un aborto espontáneo”.
CDNH apoya a la comunidad afectada

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), señaló que, en el año 2017, reportó la contaminación del Río Atoyac amenaza la salud de más de 2 millones 300 mil personas de Puebla y Tlaxcala que, se encuentran cerca del paso de sus aguas.

A raíz de la muerte de Zulma se pidió a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) intervenir por la violación al derecho a un medio ambiente sano.

Al respecto, Centro Fray Julián Garcés de Derechos Humanos de Tlaxcala, declaró que, la CNDH, ha reconocido de manera oficial que, la exposición ambiental causa daño en la salud humana, y aseguró que, lo que viven los habitantes cercanos al Río Atoyac, es un riesgo latente que se “está volviendo exponencial”.

https://laverdadnoticias.com/mexico/Desechos-industriales-vertidos-en-Rio-Atoyac-llevan-muerte-a-Tlaxcala-y-Puebla-20200122-0136.html