ENCUENTRO DE REDES DE RESISTENCIA Y REBELDÍA
Y 25 ANIVERSARIO EZLN
FESTIVAL DE CINE
PUY TA CUXLEJALTIC

Deja minera El Rosario laguna tóxica en Guanajuato capital

Cuatro ductos arrojan constantemente una mezcla líquida gris al embalse. Foto: Jesús García López

Vierte empresa seis millones 625 mil toneladas de residuos  tóxicos, por la extracción de minerales, a la Presa de Jales No. 9 ubicada en Guanajuato capital.

Jesús García López / AM, León GUanajuato, 01 de Julio de 2019

Guanajuato capital.- La empresa Minera Mexicana El Rosario (MMR) vaciará seis millones 625 mil toneladas de residuos tóxicos a la Presa de Jales Número 9, ubicada en Guanajuato capital, al término de su vida útil que podría ser el próximo año.

Los jales mineros son básicamente el sobrante de las rocas molidas, luego que se extraen los minerales de interés como oro, plata, cobre, bronce y zinc, principalmente.

En el acceso a la Presa de Jales hay un letrero que prohibe el paso. Foto: Jesús García López

El polígono utilizado como tiradero tóxico con una superficie de 59.2 hectáreas se ubica en la zona conocida como Cañada de Jojula, que pertenecía a la ex Hacienda de Bustos de la colonia Cata en la capital guanajuatense.
Peligrosidad de desechos

Un estudio comparativo de la peligrosidad de desechos en zonas mineras del centro y sur del país, realizado por la Sociedad Geológica Mexicana en 2010, arrojó que los jales se caracterizan por contener elementos potencialmente tóxicos como arsénico, cadmio, plomo, zinc y hierro, que podrían representar un riesgo para el medio ambiente y la salud de las personas.

En la investigación se encontraron en menor medida elementos también peligrosos como bario, cromo, mercurio, plata, selenio, berilio, talio, níquel y vanadio, que no reflejan un riesgo por sus bajas concentraciones.

La empresa MMR dio a conocer el 15 de junio de 2018 que llevaría a cabo una segunda ampliación, que al parecer consiste en la elevación de la cortina de la presa para recibir una mayor cantidad de desechos de sus procesos industriales.

Árboles secos con lodos tóxicos

“Los principales impactos ambientales que se identifican en la realización de las obras son la pérdida de cobertura vegetal, pérdida de suelo fértil, cambios en el paisaje, desvío de agua de arroyo de su cause natural, incremento en la generación y disposición de jales, entre otros de menor magnitud en importancia”, informó la empresa sobre el proyecto.

Instalaciones de la empresa Minera Mexicana El Rosario (MMR) en la colonia Cata. Foto: Jesús García López.

En un recorrido que realizó am por la zona se pudo observar cómo el paisaje y el medio ambiente ha cambiado drásticamente por la presencia de lodos tóxicos, como árboles secos en las orillas del vaso de captación y poca vida animal silvestre.

Antes de llegar a la cortina de la presa, localizada a unos 650 metros en línea recta del centro de la colonia Cata (donde se ubica el templo del Señor de Villaseca), un portón de reja advierte que está prohibido el paso, y es obligatorio el uso de equipo de protección personal en caso de entrar.
Líquido con olor ácido

Sin embargo, por la parte alta del cerro se puede apreciar que cuatro ductos arrojan constantemente una mezcla líquida gris al embalse, que luego se convierte en un tono más claro, donde se alcanza a percibir un olor ácido.

Desde este punto se observan algunas de las viviendas de la colonia Cata, así como parte de las instalaciones de la minera que están sobre la carretera Panorámica.

Una presa con historia

Desde 1992 la Presa de Jales Número 9, ubicada en Guanajuato capital, entró en operación y por 20 años recibió tres millones 349 mil 200 toneladas de jales en su vaso de captación hasta 2011, según se detalla en el Estudio de Impacto Ambiental al cual am tuvo acceso.

Hasta 2006 el embalse recibía 434 toneladas de lodos diariamente, pero se estimó que si la molienda de minerales llegara a la cifra de mil 200 toneladas por día, su vida útil terminaría en 2020.

“Dicho incremento de producción para llegar a las mil 200 toneladas por día no se ha podido dar, y parece que al menos en lo que resta de este año 2012 no será aún posible, el escenario más probable puede ser el de un ritmo de producción de 600 toneladas por día”, se señala en el documento.

Profepa solicitó cambios en 2011

“En cuanto a la producción y beneficio de mineral, para la empresa el escenario de producción de mil 200 toneladas por día es el más deseable porque ofrece mayores rendimientos, más no en cuanto a la vida útil de la presa ya que le restarían ocho años”, añade.

Cabe señalar que en 2011 la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) instruyó a MMR a trabajar en el reforzamiento de la presa de lodos, con base en un rediseño y la estabilización de los bordos de la estructura, lo cual fue acatado por la minera.

De igual forma se recomendó recuperar especies nativas en los sitios próximos a inundarse, para preservarlas.
Contaminación permanente

“Los residuos generados de plantas de beneficio de minerales pueden ser una fuente de contaminación permanente para el medio ambiente, ya que los residuos mineros contienen trazas de metales pesados, reactivos utilizados en el proceso y lodos”.

“Su disposición inadecuada podría contaminar suelos y cuerpos de agua superficiales y subterraneas”, se menciona en el estudio de impacto ambiental realizado por Víctor Manuel Quezada Aguilera.

Usan terreno de 50 hectáreas

El terreno donde se construyó la Presa de Jales es propiedad de la MMR de acuerdo a la escritura pública 1,242 del 28 de octubre de 2005, adquirido por la Sociedad Cooperativa Minero-Metalúrgica Santa Fe de Guanajuato en 51 mil pesos, según la inscripción en el Registro Público de la Propiedad y el Comercio de este municipio.

La propiedad anteriormente era conocida como Cañada de Jolula que formó parte del Rancho de Guerra o Estancia de Reforma con una superficie de 50.4 hectáreas, aunque la minera asegura en el Estudio de Impacto Ambiental que en total son 59.2 hectáreas.

Históricamente el predio perteneció a Amado Carrillo Hernández, quien a su vez lo vendió el 19 de febrero de 1985 a la sociedad cooperativa en cuatro millones 117 mil 230 viejos pesos.
Extracción de oro y plata

En las minas del grupo MMR conocidas como Cata, Rayas, San Vicente y San Ignacio, se han llevado a cabo en las últimas tres décadas explotación de oro y plata.

Desde el centro de Guanajuato capital hay una distancia de 4.7 kilómetros hasta el vaso de la Presa de Jales que se recorren en 20 minutos aproximadamente a bordo de un automóvil.
Labora empresa 21 años

El 24 de junio de 1998 nació la Minera Mexicana El Rosario (MMR) en la Notaría 11 de la ciudad de Chihuahua, según la escritura pública 2,179 otorgada por la federataria María de Lourdes García Mayagoitia.

La sociedad se constituyó con el objeto de explorar y explotar lotes mineros, así como realizar molienda, refinación, conversión y tratamiento de toda clase de minerales metálicos y no metálicos.

En una asamblea del 6 de octubre de 2004 sus accionistas, Robert Alexander Archer y la sociedad Magna Rosario Barbados LTD, vendieron el 99% de las participaciones sociales a la canadiense Great Panther Resources Limited, que actualmente sigue operando.
Extraen ‘ganga’ y ‘mena’

La minera extrae de tierras principalmente dos tipos de materiales que contienen oro y plata, conocidos como “mena” y “ganga”.

En el primero se obtiene argentita, pirargirita y calcopirita, mientras que en segundo cuarzo, calcita, pirita, dolomita y minerales arcillosos.

Niegan que jales sean peligrosos

Mariana Fregonese, vicepresidenta de Responsabilidad Social de la empresa canadiense Great Panther (socia estratégica de Minera Mexicana El Rosario), declaró en entrevista telefónica para am que los jales depositados en la Presa de Jales número 9 no son peligrosos.

Destacó que los estudios están sustentados en monitoreos realizados por laboratorios externos acreditados por la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA) y aprobados por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), aunque no mostró copias de dichos documentos.

La directiva de la empresa canadiense informó que a finales de 2018 recibieron por parte de las autoridades ambientales la aprobación para una ampliación de la Presa de Jales y que pueda operar por otro periodo.

Nueva empresa de lodos

“En diciembre de 2018 se recibió la autorización de una Manifestación de Impacto Ambiental para la ampliación de la presa y ésta fue autorizada para que la presa opere por nueve años más”, aseveró.

Aclaró que la vigencia de la Manifestación de Impacto Ambiental aprobada para la primera etapa, aún no concluye y estaría amparando cerca de tres años más de la operatividad del embalse.

De igual forma explicó que no se están buscando otras opciones para una nueva presa de lodos, ya que el periodo de nueve años es suficiente para la operación proyectada.
Plantación de 5 mil árboles

“En el contexto de esta Manifestación de Impacto de los nueve años, digamos que da una vida más que suficiente para seguir trabajando en los siguientes años, entonces en ese sentido no nos podemos adelantar”, dijo Fregonese.

Destacó que como señala la Manifestación de Impacto Ambiental se han reforestado los bordos de la presa, pues desde que Great Panther tomó la operación de la minera se han plantado más de cinco mil árboles y el responsable de estas acciones es Minera Mexicana El Rosario (MMR), subsidiaria de Great Panther México.

“En Guanajuato hay un excelente ejemplo de una presa cerrada, que es la cancha de atletismo que se recuperó y se convirtió en un centro deportivo para la ciudad, asumir que todas las presas de jales terminan en un lugar tóxico… primero considerar la legislación ambiental”.

“Nosotros anualmente tenemos consultores externos que están revisando nuestro planes y asesorando a la empresa”, afirmó la Vicepresidenta de la minera.

Al detalle

1992 es el año que inició operaciones la Presa 9 de Jales.
6 millones 625 mil toneladas de residuos tóxicos dejará al término de su vida útil.
2012 hubo una primera ampliación.
2018 anunciaron una segunda ampliación.
5 kilómetros aproximadamente hay entre la presa y el centro de Guanajuato capital.
50 hectáreas aproximadamente es la superficie que tiene.
Es propiedad de la empresa Minera Mexicana el Rosario (MMR), filial de la canadiense Great Panther Silver.

https://www.am.com.mx/guanajuato/noticias/Deja-minera-El-Rosario-laguna-toxica-en-Guanajuato-capital-20190701-0006.html