COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

La muerte nos ronda y ofende (Estado de México)

Arturo Vega/El Heraldo de México

Irinea Buendía pelea contra la impunidad feminicida; Chimalhuacán tira a sus víctimas a la basura

A Mariana Lima Buendía la asesinó su esposo, quien quiso ocultar el crimen con la coartada de un suicidio, pero su madre, Irinea Buendía Cortez, inició, ella sola, una lucha contra el sistema judicial del Edomex y llevó el caso hasta la SCJN para sentar un precedente nacional: todas las muertes violentas deben ser investigadas como posible feminicidio y con perspectiva de género, situación que no sucedía.

El lema “yo no me suicidé, tú me mataste”, se convirtió en su bandera desde junio de 2010. Irinea la acuñó al ver tendido el cuerpo sin vida de Mariana en la cama de su domicilio en la calle Naranjos 23, colonia Olmedo II en Chimalhuacán.

Estaba convencida que se trataba de un feminicidio, porque sabía que en la relación de su hija con Julio César “N”, un policía judicial del Edomex, había violencia y amenazas de muerte contra Mariana.

“Es algo muy doloroso por lo que yo he tenido que luchar desde hace casi nueve años y me queda claro que aunque me pare de cabeza, nunca voy a volver a ver a mi hija, pero eso mismo me da a ese aliento y ese ánimo para seguir buscando justicia”, relata Irinea Buendía Cruz, al pararse frente a la vivienda de su hija.

El Ministerio Público y un juez mexiquense concluyeron que Marina se suicidó con un cordón y un clavo en la pared. La SCJN revisó el caso, encontró negligencias y omisiones, ordenó reponer el juicio en 2015, y en junio próximo, Julio César “N” podría recibir una sentencia condenatoria.

El 31 de julio de 2015, la Segob emitió la Declaratoria de Alerta de Violencia de Género para 11 municipios del Edomex, entre ellos Chimalhuacán. Sin embargo, esto no contuvo la violencia feminicida.

Por una emergencia, la madrugada del 2 de julio de 2017, Diana Velázquez Florencio salió de su domicilio en la colonia Santa María Nativitas, en Chimalhuacán, a realizar una llamada telefónica, ya que su equipo no tenía señal en casa.

No regresó a la vivienda, la familia reportó la desaparición al MP. Diana fue encontrado sin vida en la calle Francisco I. Madero, de la colonia Guadalupe, en el mismo municipio.

Las autoridades confundieron el cuerpo de ella con el de un hombre, por eso tardaron en avisarle a los padres de la muerte de la joven de 24 años, quien tenía signos de estrangulación y violación.

En Chimalhuacán corre un canal de aguas negras, y en ese lugar fue hallado el cadáver de una mujer, a la altura de la colonia San Agustín, el 11 de enero de 2019. Aproximadamente, tenía 45 años de edad y portaba ropa negra.

En recuerdo de otras mujeres asesinadas y encontradas en este río pestilente se colocaron cruces gigantes de color rosa para visibilizar los feminicidios.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública, del 1 de enero de 2015 al 31 de enero de 2019, hubo 2 mil 643 feminicidios, 294 de ellos en el Edomex.

En la CDMX, el 23 de marzo de 2015 fue encontrado el cuerpo de una menor de dos y años dentro de una maleta en calle Berlín, en la colonia Juárez. Nadie reclamó sus restos. Fue sepultada por la autoridad como Ángela.

https://heraldodemexico.com.mx/pais/la-muerte-nos-ronda-y-ofende/?fbclid=IwAR3D-HMPhIvLVSLB3XQCnkSsYX_A2r6IWX95mnNqkCd_tXcag-OmG0liFd4