Jornadas “SAMIR SOMOS
TODAS Y TODOS”
COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

Mayas denuncian la siembra de soya y maíz transgénico en Hopelchén, Campeche

Rosa Santana / Proceso

Comunidades mayas y organizaciones civiles denunciaron que productores incurrieron en desacato judicial al sembrar, de nuevo, semillas transgénicas

CAMPECHE, Camp. (apro).- Comunidades mayas y organizaciones civiles denunciaron ante autoridades federales en la capital del país el cultivo clandestino de semillas transgénicas ya no solo de soya, ahora también de maíz, en el municipio de Hopelchén, “epicentro de la ilegalidad”.

Las denuncias, con carácter de popular y ciudadana, fueron presentadas el pasado 2 de diciembre en las oficinas centrales de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica).

Por esta lucha colectiva contra los transgénicos, el pasado 30 de noviembre la apicultora Leydy Pech Martín, representante de las comunidades mayas de Hopelchén, fue galardonada con el Premio Ambiental Goldman 2020, que en su ramo es equiparable al Nobel.

En sus oficios, las comunidades mayas de Hopelchén y las organizaciones civiles Greenpeace México, Centro Mexicano de Derecho Ambiental A.C. (CEMDA) e Indignación exigieron inspección y vigilancia en el área aledaña al ejido Kombén, Hopelchén, donde se presume la presencia de soya y maíz transgénicos.

Recordaron que, desde noviembre de 2015, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) suspendió el permiso 007/2012 que en 2012 otorgó el gobierno federal a la trasnacional Monsanto, hoy Bayer, para la siembra comercial de soya transgénica hasta concretar la consulta indígena.

Además, ese mismo permiso fue revocado por el Senasica desde el 15 de septiembre de 2017, y la revocación confirmada por la Sala Especializada en Materia Ambiental y de Regulación del Tribunal Federal de Justicia Administrativa el pasado 18 de agosto.

No obstante, “por quinto año consecutivo, el municipio de Hopelchén, Campeche, es el epicentro de la ilegalidad”, pues los denunciantes presumen que en el ciclo agrícola 2020 “de nueva cuenta productores incurrieron en desacato judicial” al sembrar semillas transgénicas.

Resaltaron que “especialmente grave es la posible presencia de maíz transgénico en la región, dado que a la fecha no existen permisos para su siembra, además, desde 2013 opera una medida cautelar que prohíbe su siembra”.

Dicha medida cautelar derivó de la acción colectiva presentada por un grupo de 53 organizaciones, colectivos y personas para salvaguardar los maíces nativos de México.

“Una de las razones más importantes para otorgar esa medida es el riesgo de contaminación de los maíces nativos por las semillas transgénicas, de ahí la gravedad de la presencia de esa semilla en el municipio maya de Hopelchén”, insistieron.

Expusieron que, en 2016, el Senasica, organismo dependiente de la entonces Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), ahora llamada Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, “aceptó que se sembró soya transgénica en 16 predios del municipio de Hopelchén, Campeche, a pesar de las restricciones legales”.

Los inconformes reprocharon que tengan que ser las organizaciones civiles y comunidades las que realicen el trabajo de inspección que les corresponde a las autoridades competentes y que son las que “debieran reconocer que hay un grave problema de descontrol y tráfico de semillas transgénicas en la región”.

Reiteraron que “Campeche es ejemplo de prácticas de siembra inseguras en materia de bioseguridad donde se opera al margen de la ley”.

Y urgieron a la autoridad a “actuar sin demora”, pues “la cosecha de maíz se hace en diciembre”, de modo que es el momento para “la aplicación expedita de la ley y de las sanciones a todo aquel que haya incurrido en la violación de la legislación nacional y en detrimento de la bioseguridad del país”.

Exigieron “se proceda tanto al aseguramiento del material, como a la identificación de los puntos de distribución y/o las rutas de ingreso de las semillas genéticamente modificada”, y se investigue lo concerniente a la movilización, almacenamiento, distribución y venta de la semilla utilizada para la siembra de maíz y soya transgénica en el estado de Campeche.

También que se establezcan adecuadas medidas de bioseguridad para salvaguardar el medio ambiente y el territorio de las comunidades mayas de esa región.

Advirtieron que la siembra de semillas transgénicas en Campeche podría alcanzar multas de hasta 2 millones 600 mil pesos por violaciones a la regulación de bioseguridad en México, “pudiendo duplicarse dicha cantidad en los casos de reincidencia (art. 120 de la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados)”.

“Debemos resaltar que esa siembra, además, implica el desacato de una orden judicial, lo cual es muy grave”, recalcaron.

https://www.proceso.com.mx/nacional/estados/2020/12/3/mayas-denuncian-la-siembra-de-soya-maiz-transgenico-en-hopelchen-campeche-253861.html