ENCUENTRO DE REDES
DE APOYO AL CIG
COMPARTE 2018
Y 15º ANIVERSARIO DE LOS CARACOLES

Confirma la UNAM contaminación de pozo en Guanajuato

Verónica Espinoza, GUANAJUATO, Gto.

El agua del pozo de la comunidad La Cantera, en el municipio de San José Iturbide, no debe ser empleada para el consumo de los habitantes hasta que se realicen estudios exhaustivos sobre los niveles y fuentes de toxicidad y se aclare si existe relación con casos de leucemia en la zona, ratificó hoy el Instituto de Geociencias de la UNAM campus Juriquilla.

En un comunicado, el instituto científico reiteró su postura respecto a la calidad del agua del pozo, luego de que los análisis de laboratorio arrojaron un nivel de radiactividad alfa cuatro veces por encima de la Norma Oficial Mexicana (NOM).

La intervención de los investigadores fue solicitada por vecinos de La Cantera después de que murieron tres menores de edad y dos adultos por cáncer, lo que generó sospechas sobre la calidad del agua del pozo que abastece a la comunidad.

El delegado de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Humberto Navarro de Alba, y el gobierno del estado desestimaron tal información y rechazaron los resultados. Argumentaron que cuentan con otros estudios que indican lo contrario; es decir, que descartan un riesgo por el consumo humano del agua del pozo.

Ante los resultados difundidos por el centro de la UNAM, la operación del pozo fue suspendida el pasado viernes por órdenes del presidente municipal César Rodríguez –emanado del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) –. Pero la cancelación sólo duró unas horas, pues luego de que el delegado de Conagua se apersonó en San José Iturbide, se reanudó el servicio.

En el comunicado, el Centro de Geociencias estableció que investigadores –como el geohidrólogo Marcos Adrián Ortega– efectuaron diversos estudios durante los últimos siete meses antes de concluir que el agua tiene concentraciones de radioactividad que, efectivamente, pueden estar vinculados a los casos de leucemia y otras neoplasias entre los pobladores.

Por ello, los especialistas recomendaron la realización de análisis más profundos. “Se requiere conocer los niveles y fuentes de toxicidad” para determinar de manera definitiva y contundente si el agua contiene contaminantes a un grado tal como para causar afecciones en las personas.

Eso sí, a diferencia de la Conagua que descartó que el agua represente un riesgo para la salud, el Centro de Geociencias de la UNAM sugirió a los habitantes de La Cantera no consumir el agua del pozo, así como que las autoridades “proporcionen una fuente alterna de abastecimiento e información adecuada sobre el tema de implicaciones a la salud por consumo de esa agua”.

www.proceso.com.mx/?p=421504