FESTIVAL DE CINE
PUY TA CUXLEJALTIC

Una semana para cruzar Oaxaca

Pie de Página / En el camino, migración más allá de las vías.

Texto Diana Manzo (Página 3),
Fotos: Ximena Natera, Javier García y Pedro Matías (Página 3),

Durante una semana el éxodo centroamericano cruzó suelo oaxaqueño. Este es el resumen de ese recorrido.

Donají, Oaxaca.- Después de permanecer 7 días en territorio oaxaqueño y recorrer 5 poblados de la región del Istmo de Tehuantepec (Tapanatepec, Niltepec, Juchitán, Matías Romero y Donají) la caravana de migrantes integrada por más de 5 mil migrantes de origen centroamericano ingresó la tarde del sábado al estado de Veracruz.

Para ingresar a Oaxaca tuvieron que enfrentar un retén de 200 policías federales y de la gendarmería, el visitador general de la Defensoría de los derechos Humanos de Oaxaca, Arturo Peimbert reprobó esta acción y exigió al gobierno mexicano solidarizarse con esta “crisis humanitaria” que vive Centroamérica. “Esto es un éxodo, un desplazamiento humano”.

Eran 7 mil personas aproximadamente cuando ingresaron a Oaxaca, unos mil fueron repatriados a su país “voluntariamente” y otros avanzaron por su cuenta. Esas 2 mil historias de vida que al igual que las 5 mil que todavía acompañan a la caravana huyeron por la violencia en sus países, principalmente Honduras.

La solidaridad de la sociedad civil creció en favor de los migrantes y, aunque nada fue suficiente por la cantidad de personas que caminan en este éxodo, ellos siguieron su ruta al estado de Veracruz después de 7 días en Oaxaca, con la esperanza de cruzar México y llegar a la frontera norte.

Con sus mochilas al hombro, sus botellas de agua, sus pertenencias, algunos víveres y muy agotados se desplazaban por las carreteras federales. Los “aventones” fueron el mayor método de transportarse, otros pedían monedas con las cuales pagaban sus pasajes y comían alimentos.

Juchitán, una de las ciudades más importantes de la región, fue en donde recibieron la mejor atención. Ahí hubo organización, según reportó la Misión de Observación integrada por organismos sociales de Oaxaca.

Fue en esa misma ciudad donde nació Allison Guadalupe Vásquez Pérez, la primera bebé de padres guatemaltecos que nació en la caravana de migrantes misma que entró a territorio mexicano hace 18 días y que salió de San Pedro Sula, Honduras el 13 de octubre.

Donají fue la última comunidad de Oaxaca que visitaron. De ahí, el éxodo de migrantes decidió acelerar el paso hacia Veracruz para evitar encontrarse con otras caravanas que ya ingresaron a México, al menos otros tres contingentes que también aglutinan a cientos de personas. Aunque reconocen que son sus hermanos y hermanas, manifestaron que les preocupa que existan personas “revoltosas” que estén generando violencia y que su actuar sea una “justificante” para que las autoridades los regresen a sus países y ahí acabe todo.

Para los niños caminar con sus padres es una aventura, nada les preocupa y solo despiertan para comer, jugar y dormir, muchos van enfermos pero sonríen, los rostros de cansancio se perciben en la mayoría, sus pies parecen no rendir más, pero siguen porque vienen huyendo de la violencia para lograr algún día vivir dignamente y en paz.

http://enelcamino.piedepagina.mx/una-semana-para-cruzar-oaxaca/