ENCUENTRO DE REDES DE RESISTENCIA Y REBELDÍA
Y 25 ANIVERSARIO EZLN
FESTIVAL DE CINE
PUY TA CUXLEJALTIC

Silao es la sexta ciudad con más contaminación en México (Guanajuato)

Alrededor de 600 ladrilleras arrojan grandes volúmenes de gases tóxicos. No obstante, están dispuestos a trabajar con las autoridades para revertir el problema.

Milenio Digital
Guanajuato / 17.04.2018 04:28:51

Las columnas negras de humo se alzan día y noche sobre el cielo de por sí ya gris de Silao, Guanajuato. Son gases contaminantes producidos por alrededor de 600 ladrilleras que se extienden en un corredor entre Silao y León, cuyas quemas, hasta por 12 horas continuas, arrojan grandes volúmenes de contaminantes a la atmósfera.

Silao es la sexta ciudad más contaminada de México, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y, en gran medida, esto se debe a las emisiones producidas por una industria artesanal: las ladrilleras.

Para la elaboración de tabiques de arcilla, los productores queman leña, residuos de curtiduría, plásticos de todo tipo y residuos peligrosos como aceites gastados, que en la combustión generan enormes cantidades de tóxicos como dioxinas y furanos, óxidos de nitrógeno, monóxido de carbono, óxidos de azufre y carbono negro como material particulado PM 2.5 y PM 10.0, contaminantes causantes de enfermedades irreversibles.

Padecimientos como cáncer de pulmón, de esófago; cáncer de estómago, páncreas, de hígado o de riñón, que saturan al sistema de salud local, explicó Carlos Álvarez Flores, presidente de México, Comunicación y Ambiente AC.

“Estas partículas contaminantes ingresan hasta los pulmones, llegan a los alveolos, o bien van hasta la sangre, y se quedan en los pulmones y en ambos casos son muy tóxicas, porque pueden provocar leucemia o cáncer pulmonar”, insistió.

Tan solo la combustión de la madera arroja a la atmósfera más de 102 mil toneladas al año de dióxido de carbono y 330 toneladas de metano, ambos gases de efecto invernadero, agregó el especialista en temas ambientales.

Para cada 100 quemas que se realizan por semana se necesitan alrededor de 2.5 toneladas de madera con un horno tradicional.

La organización civil Medio Ambiente y Calidad de Vida AC, que pugna por una efectiva regulación de las ladrilleras, alertó que la producción de ladrillos se realiza sin mayor tecnificación y sin el cumplimiento de la norma ambiental.

En 2010 fue modificada la norma técnica ecológica estatal NTE-IEG-0012010, la cual establece que las ladrilleras solo podrán usar como combustible gas L.P, natural y diésel. Además, queda prohibida su ubicación dentro de la marcha urbana, ya que deben instalarse a una distancia mayor de cinco kilómetros de cualquier asentamiento mayor a 2 mil 500 habitantes.

No obstante, en colonias como Baladito, escuelas y centros habitacionales conviven de manera permanente con los gases emitidos por los hornos ladrilleros.

“Aquí las autoridades permiten que los ladrilleros quemen tarimas, los restos de los embalajes de las diferentes industrias como la zapatera y automotriz, y por supuesto los restos de las curtidurías que tienen restos de pegamentos y pinturas. No existe un verdadero control por parte de la autoridad ambiental y municipal, no tienen suficientes inspectores y al final se permiten todo tipo de quemas”, aseguró Eduardo Frías, de la organización civil Medio ambiente y Calidad de Vida AC.

MILENIO buscó a las autoridades municipales de Silao para conocer las políticas adoptadas en torno a las ladrilleras, pero hasta el cierre de la edición no hubo respuesta.

***

Una parte de los productores ladrilleros es consciente de la contaminación que provoca esta industria, por lo que pide a las autoridades normas ambientales claras y aplicables.

La Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial (PAOT) de Guanajuato calcula que existen alrededor de 2 mil 400 hornos en todo el estado. En lo que va de la actual administración, el organismo ha inhabilitado 57 en León, y a finales de 2017 clausuró nueve en Silao.

No obstante, para los productores se trata de simulaciones, pues aseguran que existen hornos que operan sin licencia y realizan quemas de diferentes residuos peligrosos.

“Es una industria artesanal de toda la vida, heredada de familia, pero sabemos que llegamos al punto que estamos afectando a la sociedad con monóxido de carbono”, reconoció Rafael Lara, productor ladrillero ubicado en la colonia Baladito, en León.

Rafael es un productor que impulsa la transformación de la industria ladrillera mediante la exigencia a las autoridades de la correcta aplicación de las normas ambientales, así como del uso de nuevas tecnologías.

Sin embargo, denunció, las trabas gubernamentales son muchas.

“Lo que buscamos es trabajar en conjunto con el gobierno para buscar alternativas que disminuyan el impacto de nuestro trabajo, sabemos que hay tecnología que se puede aplicar. Usar otros combustibles. Pero también sabemos que desde hace 32 años que nos reubicaron acá para una zona ladrillera, hemos venido buscando alternativas, desafortunadamente no hemos encontrado el apoyo y nos hemos juntado con la mancha urbana.

“Sabemos que las inspecciones de la autoridad ambiental no son efectivas. Nosotros no pedimos dinero para que nos reubiquen, sino reglas claras para nuestra operación, que realmente entre productores, municipio y gobierno busquemos alternativas para disminuir la contaminación y mejorar nuestra forma de vida”, manifestó.

Carlos Frías tiene su horno ladrillero en la zona conocida como El Refugio, en los límites entre León y Silao. El productor ha sido un promotor del horno MK2, el cual cuenta con una chimenea con un lavador de contaminantes cuya función es absorber parte de las emisiones. Sin embargo, es un horno que solo ha sido apoyado en su construcción por el sector académico y no por el gubernamental.

Frías sabe que es necesario transformar la industria ladrillera, ya que su mismo hijo padece las consecuencias de la contaminación.

“Mi niño va a cumplir cinco años y ya tiene un retraso psicomotriz causado por neumonías severas. Sabemos que en parte es nuestra culpa por la constante exposición a estos gases, por eso queremos que las autoridades nos ayuden a cambiar esta realidad”, pidió.

Al respecto, el secretario de Medio Ambiente de León, Ricardo de la Parra, aseguró que están desarrollando un programa para la reubicación de ladrilleras con nuevas tecnologías. No obstante, no ofreció mayores detalles sobre plazos o propuestas.

http://www.milenio.com/estados/silao-es-la-sexta-ciudad-con-mas-contaminacion-en-mexico