CONVERSATORIO
"MIRADAS, ESCUCHAS, PALABRAS: ¿PROHIBIDO PENSAR?"”

Marchan en Chihuahua familiares de personas desaparecidas

Proceso

En Cuauhtémoc y Ciudad Juárez familiares de personas desaparecidas en la entidad marcharon para exigir justicia y que se apruebe la Ley de Desaparición Forzada, propuesta por las víctimas.

En el marco del Día de la Persona Desaparecida, en Juárez marcharon las madres de mujeres y hombres desaparecidos, junto con asociaciones civiles.

Además repartieron pesquisas con el rostro de las personas desaparecidas.

En Cuauhtémoc, lugar emblemático por el número de jóvenes desaparecidos -hombres y mujeres-, familiares de personas desaparecidas de la zona y otros municipios acudieron a una misa en la Catedral y posteriormente realizaron una marcha hasta la plaza principal.

Recordaron a la ciudadanía que “un Día Internacional de la Persona Desaparecida no debería existir, esta tragedia no la debemos de vivir ninguna familia”.

En un comunicado de prensa, una decena de organizaciones civiles señalaron que no van a permitir que la trágica práctica sistemática de desaparecer a sus seres queridos se mantenga.

El comunicado dice:

Este día, miles de familiares en diferentes estados de la República y Centroamérica saldremos a las calles a exigir que los y las busquen y encuentren.

Esta tragedia humanitaria que vivimos en México, derivada de la guerra contra la delincuencia organizada y de políticas erróneas de los gobiernos de la región, han posibilitado la más grave crisis de seguridad y de derechos en la que la sociedad civil es la principal afectada; las desapariciones generalizadas en el país están destrozando a nuestros pueblos; a éstas se suma el alarmante aumento de feminicidios, ejecuciones extrajudiciales, la trata de personas, secuestro, desplazamiento forzado a causa de la violencia, entre otras graves violaciones a los derechos humanos.

Nunca se había vivido esa atroz agresión a la población que reside en México o que va de paso por el país.

El fenómeno de las desapariciones es algo continuado en nuestra historia reciente, cuidar la memoria de quienes nos faltan es responsabilidad de nuestros pueblos para no perdernos en el sin sentido de la violencia institucionalizada. Nuestras desaparecidas y desaparecidos por motivos políticos de las décadas de los 60s y 70s y 80s les buscamos, nuestros hermanos y hermanas indígenas que en el contexto de la guerra de contrainsurgencia que se da desde los 90s en Chiapas, los buscamos.

A las autoridades no les importa saber si no están, ni siquiera saben cuántos desaparecidos y desaparecidas hay en el país, en fechas recientes reconoció oficialmente más 26 mil personas ‘no localizadas’, un gobierno que no protege los derechos de los ciudadanos y niega tragedias sociales y humanas como la desaparición, no es digno de nuestros pueblos, pero aún es responsable por estas graves violaciones a los derechos humanos; nosotras si sabemos que no están, sabemos sus nombres uno a uno, son nuestros hijos e hijas quienes nos faltan, no se fueron por gusto o hartazgo, nos los arrebataron, los y las desaparecieron.

Miles de familias hemos caminado por años en la búsqueda de nuestros seres queridos, hemos aprendido a investigar, a buscar, a interactuar con autoridades de todos los niveles, a interactuar con el Ejército o la Marina y también a redactar leyes y proponer políticas públicas, pero sobre todo hemos aprehendido a recuperar y defender nuestra dignidad y la de nuestros seres queridos desaparecidos. Hoy volvemos a exigir al Congreso de la Unión que apruebe una Ley General para erradicar y prevenir la desaparición de personas, porque para que esta ley sea legítima debe incorporar imprescindiblemente las aportaciones de las y los familiares de las personas desaparecidas, ya que solo nosotras y nosotros, hemos velado por los Derechos de nuestros seres queridos, reafirmamos ¡No sin las familias!

Las personas desaparecidas y sus familiares somos sujetos de derecho, no de caridad, ni de asistencia pública; una legislación que no respete este Derecho será una Ley ilegítima que sólo perpetuará la impunidad y la violencia.

La Ley General para Erradicar y Prevenir la Desaparición de Personas, que será aprobada en los próximos meses, deberá llamar por su nombre al delito de desaparición de personas y no desvanecerlo en tecnicismos; deberá tener un enfoque central de búsqueda y localización como política de Estado, pero también y no menos importante, deberá garantizar todos los derechos de las personas desaparecidas, es decir, debe reconocer la identidad y personalidad jurídica de las personas desaparecidas para garantizar la vigencia y protección de todos sus Derechos civiles, económicos, laborales, sociales, culturales.

Esta ley también deberá reconocer el interés jurídico de las familias como sujetos de derecho que representamos a nuestros seres queridos. La desaparición de personas es un delito que no prescribe y como tal la ley deberá ser amplia y reconocer a todas y todos los desaparecidos, en este sentido y de manera enunciativa, mas no limitativa, el legislativo deberá hacer todas las reformas necesarias a otras leyes para garantizar la vigencia de los derechos de las personas desaparecidas, de no hacerlo se convertirán también en cómplices responsables de esta tragedia que viven nuestros pueblos.

Este día, de manera articulada decenas de movimientos de familiares con desaparecidos en México nos movilizamos en cada rincón de la República, hemos llegado al punto en el que el Estado Mexicano no puede negar por más tiempo la tragedia humanitaria de las y los desaparecidos y por tanto está forzado a actuar en consecuencia. Durante los últimos meses hemos preparado un documento que contiene las premisas básicas de lo que deberá contener la Ley para garantizar los Derechos de nuestros familiares desaparecidos y desaparecidas; el cual les entregaremos en cada Estado y a legisladores del Congreso de la Unión y les exigimos sea integrado a las mesas de redacción y aprobación de la ley.

Por eso hoy, Día Internacional de la Persona Desaparecida-Detenida, hacemos un llamado enérgico a las autoridades municipales, estatales y federales, para que la palabra de nosotras, familias víctimas de la desaparición, sea la base fundamental de la Ley general para erradicar y prevenir la desaparición de personas.

Porque nos faltan a todas y todos, ¡No pararemos hasta encontrarlas y encontrarlos!.

¡No sin las familias!

Marchan en Chihuahua familiares de personas desaparecidas