Jornadas “SAMIR SOMOS
TODAS Y TODOS”
COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

“Porque la radio viene del pueblo, es del pueblo y para el pueblo”: Radio Zacatepec en defensa del territorio, el río Metlapanapa, la autonomía y la libertad (Puebla)

Tomada de Lado B. Foto: Marlene Martínez

Colectivo Grieta, 10 de marzo 2020

Norma y Mari, ambas locutoras de la Radio Zacatepec, la radio comunitaria que desde hace seis años transmite Santa María Zacatepec, en el municipio Juan C. Bonilla, Puebla, narran una larga historia de lucha: de lucha contra carreteras, granjas de marranos, torres de alta tensión, gasoductos, gobiernos corruptos, policías, guardias nacionales y drenajes industriales. Ante estas fuerzas que se presentan como invencibles se planta una radio que en palabras de Mari Torres “no es gran cosa”: una cabina, un micrófono, un trasmisor y un pueblo organizado.

Con palabras sencillas y alegres las locutoras de Radio Zacatepec hacen un recuento de su lucha. Cuentan sobre la represión que sufrieron recientemente al tratar de impedir la imposición violenta e ilegal, por medio de máquinas resguardadas por la Guardia Nacional, del drenaje industrial en el Río Metlapanapa. Explican que “al frente de la defensa del río hemos estado las mujeres recibiendo todo tipo de amenazas ofensas, insultos, porque llegó la violencia. Nosotros nos acercamos a exigir que se pararan las máquinas, nos acercamos a preguntar por qué no nos obedecen. Porque no tenían permiso ni nada, sabíamos que no había permiso, y pues sí se enojaron y nos empezaron a golpear. Acá la compañera es la que salió más lastimada y es la que metió la demanda junto con una señora más. Es por eso que estamos en esto y seguiremos hasta donde lleguen las consecuencias, recibiendo de todo”.

Doña Facunda, otra de la mujeres que llevan años en la lucha no dice mucho pero lo que dice lo dice claro: “Hagan lo que hagan no nos vamos a dejar, estamos fuertes y no nos vamos a dejar.”

La defensa del río se hace a partir del platón que resguardan durante toda la semana las personas de las distintas comunidades del municipio conformado por Zacatepec, San Gabriel Ometoxtla, San Lucas Nextetelco y la Colonia Los Ángeles. Los viernes le toca quedarse a las mujeres, explican. Si bien Santa María Zacatepec es el lugar donde se reúnen en asamblea y de donde está más cerca el plantón, la organización comprende a todo el municipio e incluso a otras comunidades fuera del mismo se empiezan a unir, “porque también les van a perjudicar las obras”, explican.

De momento ha habido una pausa en las obras, en buena medida a raíz de las movilizaciones que se dieron después de la detención ilegal del defensor del río y también delegado del CNI en Zacatepec, Miguel López. Pero las mujeres de Santa María entienden que es una estrategia para tratar de calmar un poco las cosas: “lo que hicieron es una cláusula provisional porque, en sí, no se han ido las máquinas. Todo sigue ahí. Por eso tampoco nos movemos. Hasta cuando sea la cancelación y cierren lo que hicieron —porque abrieron la carretera— Entonces ya vamos a decir que es cancelación y levantamos el plantón, pero mientras no.”

La historia de Radio Zacatepec

La radio surgió un 19 de julio después de un evento del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua (FPDTA). En ese momento quienes se animaron a levantar la radio eran tres personas.

Para ellos la idea de la radio estaba directamente relacionada con la noticia de los planes de construir el Gasoducto Morelos. Quienes se enteraron del plan del gasoducto se empezaron a preguntar cómo informar lo que estaba pasando. La respuesta aunque sencilla, no era tan fácil: la radio.

Norma explica que a base de la radio se empezó a informar lo que estaba pasando y riéndose un poco, como contando una travesura, cuenta cómo la gente al principio pensaba que era una idea imposible: “¿Cómo una radio?.. Pero si ni estudiaron”, decían. “Pero nos dábamos la idea de cómo informar y pues después de eso los mismos jóvenes y adultos tuvieron la inquietud por la radio y se empezaron a entrar. Empezamos tres y se montó bien sencillito al principio, un micrófono y un transmisor. Hasta yo lo veía y decía: “¿con esto se hace una radio?” O sea yo también estaba sorprendida”.

Pero empezaron y, aunque cuentan que al principio les daba pena y que no era fácil, poco a poco más jóvenes de la comunidad empezaron a involucrarse con el proyecto de la radio. “Decían ¿cómo ellos pueden sin haber estudiando lo de comunicación? pues yo también puedo.” Y hoy en día cuentan que participan, desde los más adultos hasta los más chiquitos, alrededor de unas 80 personas.

Las locutoras de Radio Zacatepec tienen claro que la radio tiene una responsabilidad con la comunidad pues lo que importaba desde que empezó el proyecto era poder quitar la inquietud de la gente, responder las dudas que tenía el pueblo y que otros medios de comunicación no respondían. “¿Y cómo responder a estas preguntas? Pues por medio de la radio” contesta Mari.

Y así empezaron a organizar programas de todo tipo y, a cada uno, se le daba su nombre y objetivo porque cada contenido que se da en la radio comunitaria tiene un objetivo. “No se trata no más de hablar, sino de tener un objetivo. Y lo principal es la comunicación que tienes hacia tu pueblo y tu pueblo hacia ti. Porque la radio viene del pueblo, es del pueblo y es para el pueblo” explica Mari.

En la radio tocan de todo: desde música ranchera, tropical y, principalmente, música de la región. Hay música para chavos, romántica, bachata y en la noche cierran el día con música sonidera. Aunque la variedad de estilos es amplia cada programa tiene “su esencia” explican. Hay programas de niños y de jóvenes. Ellas mismas conducen un programa llamado “Mujeres con mucha M” que va dirigido especialmente a las mujeres, con música también cantada por mujeres.

Los días se organizan de acuerdo a las efemérides que quedan anotadas en el calendario y hacia ese tema todos orientan el contenido de su programa. Mencionan el ejemplo reciente del 21 de febrero “Día Internacional de la Lengua Materna” que fue el tema del día hacia el cual todos se dirigieron.

Son seis años desde que comenzó Radio Zacatepec y en el recuento que las mujeres hacen de esta historia se advierte la importancia que ha tenido este medio comunitario de comunicación para la defensa de su territorio. “Nuestro primer atentado lo recibimos al año”, cuentan. Durante este primer atentado dos camionetas blindadas cerraron la calles aledañas a la radio y unas personas entraron de manera violenta a quitarles todo el equipo con el que transmitían sin importar que en ese momento estuvieran muchos niños haciendo un spot. Pero gracias a la estrecha relación de la radio con el pueblo se volvió a levantar. Mari explica “ese primer cierre fue el que dijo que el pueblo dijera: “saben qué, se levanta la radio con el apoyo del pueblo”. Y, con el apoyo del pueblo se vuelve a levantar. Volvemos a comprar equipo y se vuelve a abrir la radio. No, y pues gracias a eso tuvimos más audiencia y más ánimo, más apoyo, energía, más de todo… Sí se fueron la mitad de los locutores, por el susto de cómo llegaron como delincuentes. Sobre todos los jóvenes fueron los que se espantaron. Pero no hay problema…se vuelve a levantar y con mayor fuerza.”

Pero éste no fue el único atentado que sufrieron, dos años después hubo “un nuevo atentado teniendo de presidente municipal a Filemón Aguilar. Por lo mismo de que en esta radio se habla la verdad y tú muy bien sabes que, lo que es la verdad, a muchos no les gusta.”

Estos ataques se hicieron cada vez más frecuentes y, esta vez, empezaron a criminalizar a los integrantes de la radio acusándolos de ser narcomenudistas. Así, cancelaron otra vez la radio y le pusieron sellos no sólo a su local sino a toda la casa de la señora que les rentaba. “La gente estaba muy molesta y quería desquitarse pero nosotros les dijimos tranquilos, tranquilos, y lo trabajamos por vía legal” explican.

Después de un año de lucha lograron que les entregaron la casa otra vez, pero era sólo la casa porque ya para ese momento la radio se había vuelto a levantar: “En otro lado pero ¡se vuelve a levantar! Y esta vez logramos tener el permiso legal y definitivo y el primero en la historia que nos dan como radio indígena. Entonces ya, ahora sí, fiesta como no te imaginas, y el pueblo nos ha apoyado muchísimo”.

Foto: Tomada de periodicoenfoque.com.mx

Pero las locutoras de Radio Zacatepec tienen claro que su proyecto no le gusta a los gobiernos, como han dejado claro los muchos ataques en su contra, así como tienen claro lo peligrosa que resulta la verdad para quienes tienen el poder. Y en su municipio hay una verdad que incomoda mucho: la del Gasoducto Morelos.

Norma explica que “en la radio se hablaba del gasoducto, de por dónde estaba atravesando, cuántos terrenos perjudicaba, se les decía ya pusieron tales postecitos. Se decía que no iba a perjudicar al medio ambiente ni a los animalitos y nosotros decíamos ¿cómo no va a perjudicar? También se hablaba del dinero dado por la CFE a la iglesia y a algunos miembros de la comunidad y de los intereses económicos detrás del gasoducto. Eso es lo que les molestaba de la radio”.

La radio también fue un medio para convocar a las personas a acudir a los foros de información y ponerlos en contacto con expertos quienes les hablaron de los peligros del gasoducto. “Ahí fue donde nos dimos cuenta de que esto era terrible, esto era grave pero al contrario ellos no te lo dicen y nos decían que nos iba a beneficiar. ¿En qué, dime tú, en qué me va a beneficiar a mí? ¿Acaso me van a conectar el tubo directo para mi cocina? O sea que te tratan de engañar, como siempre, y a la hora que sacamos la verdad es cuando molesta y nos empiezan a atacar”.

Y ahora el caso más reciente del intento de imponer un proyecto de muerte en sus territorios es el del drenaje de desechos industriales, vinculado tanto al gasoducto como al Proyecto Integral Morelos en su totalidad, y que pretenden conectar -denuncian- con “nuestro río”: el Metlapanapa.

“La lucha está muy dura” explican “pero vamos avanzando gracias al apoyo de todas la organizaciones y grupos, escuelas y universidades que se han solidarizado mediante apoyos económicos, de despensa y de información”. Sobre su relación con el Consejo Indígena de Gobierno explican que tienen cuatro o cinco años que empezaron a tener una comunicación más directa con ellos y que lo que se ha aprendido de este espacio es sobre todo la organización. “De ahí vimos las palabras que dicen: nosotros no tenemos que estar mandando, es mandar obedeciendo… Eso es lo que aprendimos”.

Y este aprendizaje se advierte en la reciente decisión de empezar a regirse por medio de usos y costumbres. “Esto ha sido también en parte por todo lo que vemos allá tanto de los caracoles como del CNI. Se va aprendiendo”

Mary explica: “estamos agradecidos porque nos han enseñado y nosotros mismos nos hemos organizado. Nuestra presidencia auxiliar de Zacatepec, la estamos pintando nosotros. Le estamos poniendo murales adecuados a nuestra comunidad, adecuados a lo que nosotros somos y está quedando muy bonito y los invitamos a que se den una vuelta por ahí y por ahí también conocen nuestra radio que no es la gran cosa. Vamos muy bien pero muy sencillos, estamos muy sencillos”.

La decisión de Santa María Zacatepec de elegir a su presidente auxilar por medio de usos y costumbre parece haber incomodado al poder, pues unos días después de esta decisión se dio el encarcelamiento de Miguel López, quien también participa de manera activa en la radio. Sin embargo, como en los casos de los ataques, el pueblo no se ha detenido en sus trabajos: “el que elegimos ya tiene su sello como alcalde mayor y ya algunas cosas que puede firmar él ya lo está haciendo. Allá están tratando de detenernos, pero nosotros estamos aferrados a que no, porque finalmente es indígena, ¿qué más quieren que demostremos? Ya hemos demostrado tantas cosas y están poniendo trabas, pero el gobierno es así. Más que es una comunidad que está pegada a la carretera federal, pues menos les conviene”.

Las mujeres de Santa María Zacatepec saben que no la tienen fácil pues hay división en el pueblo, sobre todo por la cantidad de intereses que se están moviendo y por los apoyos que el gobierno puede ofrecer, pero explican: “Hay división, va a costar, hay todavía programas para adultos, todavía les dan dinero y hay algunos que no quieren dejar ese apoyo, entonces, la gente sí está dividida pero sabemos que poco a poco van a tener que irle entrando porque se va a trabajar mejor así. Así como vemos se va a trabajar mejor. Se está cada ocho días haciendo la limpia del río para que vean que ahí estamos y vean que no es nada más de “ahí lo limpian” sino que tenemos que estar ahí al frente. Y sí ha participado la gente. Te ve y dice “ahí voy”. Y, con ese trabajo, ahí vamos. Poco a poco, sabemos que no va a ser así rápido. Es lento pero sabemos que vamos a tener buenos resultados” explica Norma con una seguridad que convence de inmediato.

Mary también cuenta: “tenemos nuestro alguacil que ya va a empezar a trabajar por los barrios de Santa María Zacatepec. Santa María está formada por cuatro barrios y en cada barrio se va a formar un comité de vigilancia y ellos son lo que van a dar el rondín para estar checando. Todo esto, igual, se va a vigilar y se va a visitar a los vecinos que viven en la orilla del río y se les va a hacer la invitación para que si ellos mismos sorprenden a una persona tirando basura, le tomen foto o le hablen rápidamente a los vigilantes y se les va a hacer una multa”.

De igual manera explican la forma en que se están organizando para cubrir los gastos que implican todas estas acciones. “Se va a ocupar las ganancias de la feria para cubrir los costos de la pintura y lo demás se va a hacer convenio con la comunidad para hacer los letreros que digan: “Bienvenidos a Zacatepec: aquí el pueblo mando y el gobierno obedece.” La gente votó que sí se ponga así. Y así se va a ir tomando en cuenta a la comunidad primero. Ya la comunidad decide”.

La misma gente de los pueblos está aportando pues ven que ya se está trabajando y pues con una aportación o un botecito de pintura van brindando su apoyo. “Nos dan 100 pesos. Los juegos mecánicos apoyaron con la cantidad que debe ser y el alcalde mayor lo junta y, ya teniendo el dinero, llama a una asamblea y por medio de la asamblea se va a decir. Él dice “tengo tanto, ustedes deciden: seguimos pintando o se ponen los anuncios” porque él no solito va a decir. Ya sabe que por medio de asamblea se decide. Cuando hacemos estas juntas hay un monitor que da el programa y los tiempos. Aquí como en el kínder. Se levanta la mano para hablar. Todos escuchan y a todos se les da tiempo. La opción favorable es la que se vota,” explica Mari.

Tomada de Pie de página. Foto: Daliri Oropeza

Mujeres con mucha M

La claridad con las que las mujeres de Santa María Zacatepec cuentan toda esta historia de lucha pone en claro la importancia que ellas han tenido en el proceso organizativo. Sin embargo, reconocen que todavía queda mucho camino por andar en la lucha de las mujeres en su propia comunidad. Ellas han echado mano de las posibilidades que brinda la radio comunitaria para hablar del tema de la mujeres y sus derechos a través del programa que ellas conducen llamado “Mujeres con mucha M”: “En el programa platicamos de los derechos de las mujeres pero todavía no hay organización de mujeres porque cuesta. En el plantón somos seis o siete mujeres pero entre esas algunas todavía no le entran del todo”. Norma cuenta: “mi inquietud ha sido reunir a más mujeres y obtener un bordado, a lo mejor una pintura, pero es muy difícil porque todavía se ve el machismo. Hay algunas que todavía dicen “no, porque mi esposo se va a enojar” y ponen pretexto, pero mi inquietud siempre ha sido organizar un grupo y poner esos talleres y lo he hecho, pero, desgraciadamente, no se juntan por lo mismo del miedo y que sus maridos qué van a decir porque todavía hay el machismo”.

Mari explica cómo ha sido el proceso de hacer un programa de radio como el que dirigen en su comunidad:

“Cuando empezamos el programa, tuvimos esos ataques porque ellos están acostumbrados a otro tipo de música pero cuando nosotras entramos dijimos: “no, éste programa es especialmente para las mujeres y sólo música de mujeres, cantada por mujeres, vamos a poner”, porque es un espacio en donde las amas de casa ya llevaron a los niños a la escuela. El marido ya se fue a trabajar. Es un espacio donde la mujer está en las labores domésticas y con la radio. Entonces es el espacio donde te unes hacia ella y ¿qué nos gusta a las mujeres? pues música que te llegue al corazón y que se identifique contigo.”

Así aunque ellas en un principio optaban por canciones más tranquilas, “más románticas” dicen, pronto empezaron las peticiones de poner canciones de Paquita la del Barrio, con quien muchas de las mujeres se identificaban. “Y pues el pueblo también es el que pide y tú estás por el pueblo y para el pueblo y entonces tienes que complacer al pueblo porque eres de ahí y estás para ellos. ¿Cómo puedes gritar algo que te está doliendo?, pues con una canción”. Pero el tema de la música era sólo una parte de lo que quería hacer el programa pues otra parte del trabajo era hablar de temas como el maltrato que las mujeres viven en el día a día: “ahí también empezamos a meter los derechos de la mujeres, que es el maltrato a la mujer de todos tipos. Empezamos a trabajar eso y las mujeres se identificaron mucho con nosotras pero los caballeros no. Machistas, ya sabes que no…”.

Y junto con este trabajo de comunicación empezaron a llegar más ataques, esta vez de algunos hombres de las comunidades a quienes molestaban los temas que se trataban en el programa: “también nos llegan a escuchar los hombres y empezaron a atacarnos. Nos decían “que son unas viejas chismosas, que ustedes deben de estar en su casa haciendo su quehacer, barriendo, lavando, ¿qué hacen ahí? déjenlo eso a los que sí saben” y, pues al momento como que te sientes. Sí nos sentíamos feo porque te llegaban así mensajes, pero también llegaba la otra parte, la de las mujeres, que decían “me encanta tu programa, soy fulana, qué bueno que hubo este programa, qué bueno que nos están tomando en cuenta como mujeres. Fuimos muy atacadas pero conforme pasó el tiempo ya hasta los mismos hombres —bueno algunos… porque no todos— Ya hay hombres que piden canciones para su esposa, porque la amo dicen”.

“Yo tuve una experiencia de que un señor que me preguntó si yo era Mari Torres en el segundo aniversario de la radio y me dijo:
– “A usted señora… la odio”.
– Y yo le digo: “Ah, ¿sí?”.
– Y entonces él dice: “sí, porque por su pinche programa mi esposa ya no me obedece. Ya no me da de comer. Mi esposa ya no lava, por eso la odio”.
Pero ya después se empieza a reír y me dice “¡Felicidades! Ya mi esposa se ha vuelto cabrona pero es por su programa, porque las escucha. Pero no se preocupe ¡qué bueno!”. Al momento me sentí, pero ya muchas mujeres nos han dicho “gracias a su programa abrí los ojos, gracias a su programa yo he cambiado, porque era una tonta que me dejaba”. Las mujeres se acercan en la calle o por llamada cuando estamos las dos y nos dicen “¡qué bonito programa!” y ahí dices “valió la pena, valió la pena, las regañizas”.

Norma también cuenta un poco de su experiencia participando en los encuentros de mujeres organizados por el EZLN y el CNI y comenta cómo este tipo de eventos le han dado ánimo para seguir, poco a poco, en la lucha por construir estos espacios para las mujeres en sus comunidades. “Las mujeres son más abiertas en los encuentros, nada más me dan muchos ánimos, pero regreso y acá es muy difícil. Es bien difícil, pero yo sé que poco a poquito, ya empecé con dos”.

Mari también comenta sobre la responsabilidad que la radio tiene para abrirle paso a nuevos puntos de vista dentro de las comunidades, pues estar como locutora de radio “es bien padre, porque te vas llenando de muchas cosas. Te vas enriqueciendo y tienes todas estas cosas para poder llevarle a tu comunidad, que nunca ha salido. Porque, aunque no lo creas, hay mucha mujer que no ha salido de su casa, porque volvemos al machismo, porque tú, mujer, solamente te dedicas a casarte, a tener hijos, y a atender a tu marido. Eso es para ti. Ese es tu trabajo y pues la mujer ¿qué hace? Lo único que tiene es su radio y tú le llevas toda esta información, y te llenas, y les llevas, y te hablan, y te dicen ¿a poco sí?… Es muy bonito.”

Y así de bonito es platicar y compartir el ánimo de estas dos locutoras quienes demuestran el poder que este instrumento de comunicación que “no es gran cosa” —solo una radio comunitaria— puede tener para la lucha de los pueblos en defensa de su territorio, su seguridad, su agua, su autonomía y su libertad.

Foto: FB Radio Zacatepec