Jornadas “SAMIR SOMOS
TODAS Y TODOS”
COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

“Ya aquí ni estudios de sangre hacen, ¿entonces?”, la queja en el Hospital de la Mujer


Verónica señala que ellas tienen Seguro Popular, pero que no les hicieron válida la póliza porque son de Veracruz. (Especial)

Mariluz Roldán / La Silla Rota

La hermana de Verónica acaba de tener bebé en el Hospital de la Mujer, pero lograr que le brindaran atención fue complicado; aunque tienen Seguro Popular no les hicieron valida la póliza porque son de Veracruz

“Mis hijos todavía nacieron con la ayuda del Seguro Popular, asívya no me cobraban, nada más de repentev algún medicamento que no hubiese en el hospital, pero ahorita por ejemplo, con mi hermana sí fue difícil”, destaca Verónica Trujillo, mientras espera afuera del Hospital de la Mujer, en la Ciudad de México.

Su hermana acaba de tener un bebé, pero lograr que le brindaran atención fue complicado, ya que no querían recibirla en otros hospitales, porque venía de Veracruz y también por las complicaciones que presentaba.

“No me la recibían porque ella tenía preeclampsia, en otros hospitales pedían estudios y eso y ella no tenía, aquí me la recibieron de emergencia y porque según yo, reciben a las mujeres con embarazo de alto riesgo”, indica Verónica.

Explica que por la cesárea de su hermana tuvieron que pagar mil 400 pesos, ahora sólo les falta cubrir el costo por la atención al bebé, quien presentó algunas complicaciones y tuvo que quedarse algunos días más. Espera que la cantidad que tienen que cubrir no sea muy alta, por ejemplo, por día de hospitalización le dijeron que son 60 pesos.

Verónica señala que ellas tienen Seguro Popular, pero que no les hicieron válida la póliza porque son de Veracruz. Explica que en ocasiones anteriores sí habían usado los servicios a los que tenían derecho, por lo que ahora tiene dudas de qué va a suceder con la atención.

“A nosotros que sí lo usábamos, sí se nos complica bastante, porque de repente hay dinero, de repente no. Ahorita por ejemplo, a mi hermana la dejó su marido y no tiene quien la apoye más que yo y mis otras hermanas, pero somos amas de casa, el Seguro Popular sí nos ayudaba bastante”, destaca.

Debido a los cambios que hay en el sistema de Salud con la desaparición del Seguro Popular y la creación del Insabi, Verónica le pide al presidente Andrés Manuel López Obrador y a las autoridades de Salud: “Que estén al pendiente de su personal, porque en sí ellos sólo mandan de arriba, pero no se dan cuenta de lo que está pasando en cada camilla de cada paciente, con las enfermeras. Ya si me van a empezar a cobrar, mínimo un respeto, tolerancia hacia los pacientes. Digo ya si voy a pagar que estén al pendiente de su personal”.

El Hospital de la Mujer es uno de los seis hospitales de referencia que hay en la Ciudad de México y la zona conurbada, igual que el Juárez de México, el General de México, el Gea González, la Unidad Médico-Quirúrgica Juárez Centro y el Nacional Homeopático.

Los hospitales de referencia son en los que se brinda atención especializada que se considera de tercer nivel, por lo que el Insabi aún no otorga los servicios médicos gratuitos a los pacientes que llegan ahí. El nuevo Instituto cubre sólo primer y segundo nivel.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dio la instrucción de que se haga todo lo necesario para que a más tardar a finales de este año la universalidad de los servicios llegue hasta el tercer nivel de atención, pero mientras se hacen las adecuaciones necesarias, las familias tienen dudas sobre cuánto gastarán cuando se enferman.

Un caso similar es el de Alejandra Sánchez, quien salió molesta de su consulta en el Hospital de la Mujer: “Me dicen que no hay para que hagan análisis. Como le estoy diciendo al doctor, ya aquí ni estudios de sangre hacen, ¿entonces?”.

Ella ha vivido un peregrinar de un hospital a otro desde que le detectaron cáncer de matriz hace tres años, ya que ha tenido que buscar en dónde le pueden hacer los estudios y los procedimientos que necesita.

“He ido al Gea González, a Cancerología, al Juárez, al Hospital General, a todos esos me han mandado hacer los estudios”, declara Alejandra, quien viene desde Michoacán en busca de atención médica, ya que necesita continuar el tratamiento para cáncer, pero su condición se agravó por otros problemas de salud.

En esta ocasión regresó al Hospital de la Mujer en búsqueda de apoyo, ya que uno de sus riñones dejó de funcionar a causa de un procedimiento que le realizaron de manera equivocada, pero después de tres años ya no encontró a los médicos que la trataron en aquella ocasión.

Relata que en 2016 la operaron por el cáncer de matriz en el Hospital de la Mujer. En esa época también tenía problemas en un riñón, por lo que le habían hecho una nefrostomía en el Hospital General de México Dr. Eduardo Liceaga.

Sin embargo, dice que la nefróloga del Hospital de la Mujer le retiró la sonda de la nefrostomía y le indicó que ya estaba bien. Ella continuó con su vida de manera normal porque no sentía malestar, pero a mediados del año pasado el dolor regreso, fue entonces cuando buscó atención médica de nuevo.

“Yo tardé dos años sin tratarme el riñón ni nada, ya cuando quise, mi riñón no trabajaba. Ahorita vine a ver, porque sí quería hablar con ella (la nefróloga) y me dan la noticia de que ya no están aquí ni ella ni el otro doctor que me operó”, expresa.

Alejandra detalla que en septiembre del año pasado la operaron del riñón en el Hospital General y que le cobraron 20 mil pesos por el procedimiento. Aunque se encuentra estable, le preocupa cuánto va a necesitar para continuar con el tratamiento, tanto del riñón como del cáncer.

Aquí no me cobraron la consulta, pero todos los estudios me los mandaron hacer fuera. La nefrostomía que me hicieron me costó 20 mil pesos, me la hicieron en el Hospital General. En el Juárez me mandaron hacer otro que me costó 4 mil pesos

“Ahorita me manda el doctor a hacerme el Pet allá a Cancerología y también me sale caro, la verdad, como en 2 mil 500. Yo la mera verdad ahorita no tengo para tenerlo en febrero, en un mes no puedo juntar el dinero, me quedé bien atrasada”, expresa con preocupación esta mujer, quien viajó acompañada por su hermana.

Alejandra quiere que la ayuden a transferirla al Instituto Nacional de Cancerología, pero con los cambios que hay actualmente en el sistema de salud con la creación del Instituto de Salud para el Bienestar, le preocupa cuánto tendría que pagar.

Por eso hace un llamado a las autoridades: “Que haya más atención para los enfermos y que tengan todos los aparatos para que aquí hagan los estudios, que lo atiendan. También los costos, porque yo aquí en el Hospital de la Mujer tengo también el nivel 1 y no me cobran mucho, para qué, pero como uno que viene de lejos, el pasaje, y todo y pues sí afecta”.

https://lasillarota.com/nacion/ya-aqui-ni-estudios-de-sangre-hacen-entonces-la-queja-en-el-hospital-de-la-mujer-amlo-sector-salud-4t-seguro-popular/352911