ENCUENTRO DE REDES DE RESISTENCIA Y REBELDÍA
Y 25 ANIVERSARIO EZLN
FESTIVAL DE CINE
PUY TA CUXLEJALTIC

Ejidatarios de Zacatecas critican respaldo de AMLO a la empresa Newmont Goldcorp

Trabajadores de la mina Peñasquito en una protesta en Mazapil, Zacatecas, en 2016. Foto: Leonardo Garza

 

Gloria Leticia Díaz / Proceso, 24 de octubre de 2019

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ejidatarios de Cedros, municipio de Mazapil, Zacatecas, reprocharon el “respaldo” del presidente Andrés Manuel López Obrador a la empresa Newmont Goldcorp, propietaria de la minera Peñasquito, instalada en su territorio desde hace 10 años.

La compañía, subrayaron, ha causado estragos a la salud de habitantes, agotamiento de un manantial de agua y daños al medio ambiente, sin contar con que ha violado acuerdos de dar empleo a los ejidatarios.

En representación de los ejidatarios, Rigoberto López Martínez, presidente ejidal de Cedros, Mazapil, y Ascencio Carrillo Vázquez, secretario del Sindicato de la Unión de Transportistas y Trabajadores del municipio de Mazapil, expresaron su decepción por la defensa del gobierno de López Obrador a la empresa de capital canadiense y estadunidense, bajo el argumento de que genera más de 5 mil empleos.

Luego de señalar que los ejidatarios cuentan con un dictamen de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) que determina que el agotamiento del manantial que surtía al ejido tendría su origen en la extracción de minerales por parte de Newmont Goldcorp, López Martínez y Carrillo Vázquez reclamaron que se esté dando prioridad a los empleos que “a la vida de 3 mil 500 personas que habitan el ejido Cedros”.

Destacaron que, ante su reclamo, en agosto pasado acudió al municipio el subsecretario de Gobernación, Ricardo Peralta, quien constató el agotamiento del agua en la región, así como daños a la salud en niños que viven cerca de la mina.

Lamentaron que pese a las pruebas del daño que está causando la minera en la región, el 23 de agosto, en su conferencia de prensa matutina, López Obrador calificó a la minera Peñasquito en Mazapil como “una importante fuente de empleo en el semi desierto del estado de Zacatecas”.

Tras señalar que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, había fungido como mediadora entre los ejidatarios y los empresarios en el conflicto, López Martínez lamentó: “Vemos con tristeza que mientras a ellos (los empresarios) los dejan pasar con sus suburbans hasta la entrada de la oficina de la secretaria, a nosotros nos dejan afuera de la dependencia por horas, esperando audiencia”.

El presidente ejidal reconoció que hace 10 años los ejidatarios aceptaron rentar las tierras a Newmont Goldcorp por 50 centavos el metro cuadrado, por las promesas de crecimiento económico en la región que ofreció la empresa, como dar empleo y contratarlos como proveedores de servicio.

Sin embargo, abundó, si acaso el 10% de los 5 mil empleados son de la región, en tanto que el resto llegaron de otros estados y viven en campamentos dentro de la mina, “sin consumir ni siquiera alimentos u otros productos en la comunidad, por lo que no hay derrama económica”.

Por su lado, Ascencio Carrillo explicó que uno de los pocos acuerdos que se cumplieron fue contratar camiones de carga entre los ejidatarios, pero desde hace seis meses la empresa hizo a un lado a los transportistas locales encargados de sacar el mineral de la mina, y ahora contrataron a una nueva empresa.

“A los transportistas nos dejaron sin posibilidades de ingresos, además de que muchos compañeros están endeudados, porque para dar el servicio a la minera compraron camiones de carga”, contó.

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ejidatarios de Cedros, municipio de Mazapil, Zacatecas, reprocharon el “respaldo” del presidente Andrés Manuel López Obrador a la empresa Newmont Goldcorp, propietaria de la minera Peñasquito, instalada en su territorio desde hace 10 años.

La compañía, subrayaron, ha causado estragos a la salud de habitantes, agotamiento de un manantial de agua y daños al medio ambiente, sin contar con que ha violado acuerdos de dar empleo a los ejidatarios.

En representación de los ejidatarios, Rigoberto López Martínez, presidente ejidal de Cedros, Mazapil, y Ascencio Carrillo Vázquez, secretario del Sindicato de la Unión de Transportistas y Trabajadores del municipio de Mazapil, expresaron su decepción por la defensa del gobierno de López Obrador a la empresa de capital canadiense y estadunidense, bajo el argumento de que genera más de 5 mil empleos.

Luego de señalar que los ejidatarios cuentan con un dictamen de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) que determina que el agotamiento del manantial que surtía al ejido tendría su origen en la extracción de minerales por parte de Newmont Goldcorp, López Martínez y Carrillo Vázquez reclamaron que se esté dando prioridad a los empleos que “a la vida de 3 mil 500 personas que habitan el ejido Cedros”.

Destacaron que, ante su reclamo, en agosto pasado acudió al municipio el subsecretario de Gobernación, Ricardo Peralta, quien constató el agotamiento del agua en la región, así como daños a la salud en niños que viven cerca de la mina.

Lamentaron que pese a las pruebas del daño que está causando la minera en la región, el 23 de agosto, en su conferencia de prensa matutina, López Obrador calificó a la minera Peñasquito en Mazapil como “una importante fuente de empleo en el semi desierto del estado de Zacatecas”.

Tras señalar que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, había fungido como mediadora entre los ejidatarios y los empresarios en el conflicto, López Martínez lamentó: “Vemos con tristeza que mientras a ellos (los empresarios) los dejan pasar con sus suburbans hasta la entrada de la oficina de la secretaria, a nosotros nos dejan afuera de la dependencia por horas, esperando audiencia”.

El presidente ejidal reconoció que hace 10 años los ejidatarios aceptaron rentar las tierras a Newmont Goldcorp por 50 centavos el metro cuadrado, por las promesas de crecimiento económico en la región que ofreció la empresa, como dar empleo y contratarlos como proveedores de servicio.

Sin embargo, abundó, si acaso el 10% de los 5 mil empleados son de la región, en tanto que el resto llegaron de otros estados y viven en campamentos dentro de la mina, “sin consumir ni siquiera alimentos u otros productos en la comunidad, por lo que no hay derrama económica”.

Por su lado, Ascencio Carrillo explicó que uno de los pocos acuerdos que se cumplieron fue contratar camiones de carga entre los ejidatarios, pero desde hace seis meses la empresa hizo a un lado a los transportistas locales encargados de sacar el mineral de la mina, y ahora contrataron a una nueva empresa.

“A los transportistas nos dejaron sin posibilidades de ingresos, además de que muchos compañeros están endeudados, porque para dar el servicio a la minera compraron camiones de carga”, contó.

Los ejidatarios hicieron un llamado al gobierno de López Obrador para “dar una respuesta que beneficie al pueblo, a la comunidad de Mazapil, al medio ambiente, y no anteponga los intereses de la compañía Newmont Goldcorp”.

La representación legal de los mineros, la Red Solidaria Década contra la Impunidad AC (RSDCIAC), informó que en días pasados una comisión de ejidatarios, acompañada de abogados de la organización civil, acudieron a la sede de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Washington para denunciar la crisis ambiental y humanitaria en Mazapil, derivada del modelo extractivista.

La organización precisó que el expediente del caso tiene el número P-2197-19, y solicitó solicitó a la Relatoría Especial sobre Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales de la CIDH “hacer una visita a Mazapil y constate los daños causados al medio ambiente por la mina a cielo abierto explotada por la transnacional Newmont Goldcorp”.

https://www.proceso.com.mx/604607/ejidatarios-de-zacatecas-critican-respaldo-de-amlo-a-la-empresa-newmont-goldcorp