Jornadas “SAMIR SOMOS
TODAS Y TODOS”
COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

Grupo narco- paramilitar “Los Ardillos” amenaza seguridad de indígenas de Chilapa, Guerrero

Redacción / Por Esto

La mañana del domingo 12 de julio fue violenta para los pobladores de la comunidad de Tula, municipio de Chilapa, pues desde las 08:00 horas se escucharon disparos, hecho que derivó en la presencia de las fuerzas armadas a fin de apaciguar los ánimos y de resguardar a los habitantes del lugar, aunque tarde, debido a que el reporte se había levantado un día antes.

Los indígenas del lugar reportaron el ataque armado desde la noche del 11 de julio, mismo que aludieron a “Los Ardillos”, grupo que conforme a la revista Proceso es liderado por la familia del diputado local del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Bernardo Ortega Jiménez. Cabe recordar que a este grupo criminal se le reconoce por aterrorizar a dicha región desde hace más de 20 años, además de dedicarse al tráfico de drogas en la Región de la Montaña de Guerrero en la que de nuevo han violentado la paz de los pobladores.

La noche del 11 de julio se reportó que más de 100 integrantes del grupo narco-paramilitar “Los Ardillos” comenzaron a balacear la comunidad de Tula Guerrero, que se conoce como municipio de Chilapa de Álvarez y que se ubica en la Montaña Baja del estado. Debido a ello, el Consejo Indígena y Popular de Guerrero envió un comunicado en el que describió que después del ataque con armas de fuego, varias casas fueron destruidas, motivo por el que sus habitantes tuvieron que huir hacia el monte.

Al momento no se reporta pérdida de vidas, aunque mayormente gracias al apoyo de la policía comunitaria que repelió el ataque e impidió que los narcos se internaran en la comunidad. Es decir, fueron policías comunitarios de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias de los Pueblos Fundadores (CRAC-PF) los que protegieron mayormente a la comunidad cuando el enfrentamiento comenzó por la tarde del sábado 11 de julio, pues conforme al coordinador de la CRAC-PF, David Sánchez Luna, desde que comenzaron los disparos se denunció y se pidió apoyo a la Secretaría de Seguridad Pública estatal, que no llegó cuando se le necesitaba.

Lo mismo reportaron los pobladores en relación a la Policía Estatal, pues cuando inició el fuego armado, huyeron a resguardarse al panteón del pueblo. Sin embargo, Sánchez Luna ha hecho un llamado urgente para que intervenga tanto el gobierno estatal como el federal.

“Los Ardillos” como célula delictiva también son conocidos por la masacre de 10 músicos indígenas en Chilapa el pasado 17 de enero, a quienes asesinaron con cuchillos para después subirlos a unas camionetas y prenderles fuego.

Igualmente en enero de 2019, se calcula que 12 personas murieron en un enfrentamiento que se dio entre policías del Sistema Comunitario de los Pueblos Originarios y supuestos integrantes de “Los Ardillos”, también en Chilapa de Álvarez.

Al momento, la Secretaría de Seguridad Pública de Guerrero envió una Unidad Aeromóvil que se ha mantenido sobrevolando el área, mientras que efectivos de los tres niveles de gobierno permanecen dando vigilancia.

A ello se han sumado elementos de la Policía Estatal, Sedena y Guardia Nacional que mantienen la seguridad en el punto conocido como El Panteón; los reconocimientos aéreos se han realizado en las comunidades de Colotepec y Tula. La presencia de las fuerzas de seguridad han permitido que la zona este en calma. Sin embargo, los habitantes de origen indígena han cuestionado la pobre participación tanto del gobierno del que es titular Héctor López Astudillo, así como el del Federal, señalando que tienen la impresión de que por ser indígenas de origen nahua de la Montaña Baja de Guerrero, no les prestan atención, hecho que aseguraron les costará votos. Finalmente exigieron el desmantelamiento del grupo narco-militar “Los Ardillos”.

https://www.poresto.net/republica/2020/7/12/grupo-narco–paramilitar-los-ardillos-amenaza-seguridad-de-indigenas-de-chilapa-guerrero-1871.html