Jornadas “SAMIR SOMOS
TODAS Y TODOS”
COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

Asamblea en Defensa del Territorio y la Madre Tierra. Jornadas “Samir Somos Todas y Todos”

Colectivo Grieta

Amilcingo, Morelos. 22 de Febrero 2020.

El día sábado, 22 de febrero, se llevó a cabo la “Asamblea en Defensa del Territorio y la Madre Tierra”, como cierre de las Jornadas “Samir Somos Todas y Todos” convocadas por la Asamblea de la Resistencia de Amilcingo, el CNI-CIG, y el EZLN. La asamblea se realizó dentro de la escuela “Samir Flores Soberanes” en el centro de la Comunidad de Amilcingo. A la asamblea acudieron cientos de personas representando a pueblos originarios de México, organizaciones políticas, colectivos y a distintos pueblos que luchan en el mundo.
El patio de la escuela se llena de sillas y mantas de todo tipo que rodean el espacio de la asamblea: mantas aludiendo a la vida y lucha de Samir Flores, a su asesinato y al reclamo de justicia; mantas para nombrar las Jornadas en Defensa del Territorio y la Madre Tierra, mantas del CNI, de las organizaciones asistentes, de los presos políticos, de los compañeros desaparecidos, de los compañeros caídos en la lucha; mantas que nombran al enemigo: el capitalismo y sus proyectos de muerte; entre todas ellas, pequeña y discreta como es el modo, se ve una bandera zapatista.
El ambiente es festivo y de lucha, la gente está animada por los eventos de los días recientes realizados en el marco de las Jornadas.
La asamblea inicia recién pasado el medio día. En la inauguración habla una compañera con cargo, es parte de la Ayudantía Comunitaria que forma el gobierno autónomo de la Comunidad de Amilcingo, y fue electa por usos y costumbres en asamblea comunitaria. Ella da la bienvenida a todos los asistentes en nombre de la comunidad y saluda los trabajos que van a ser realizados.
Después hablan los padres de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa. Hablan poco y duro: “No hay mucho que decir” dicen. Pero en su dolor, recuerdan un gesto hermano y solidario: cuentan cómo hace 5 años Samir Flores los recibió en Amilcingo, con la digna rabia que lo caracterizaba. Al concluir su breve palabra se escuchan rabiosas consignas: “¡No estamos todos, nos faltan 43!”
Después habla María de Jesús Patricio, vocera del CIG. Marichuy saluda a los presentes, les da la bienvenida en nombre del CNI y establece el tenor de la asamblea: los invita a reflexionar sobre cómo se vive el despojo capitalista, y sobre cómo urge dar una respuesta desde abajo y a la izquierda. También invita a que se reflexione a lo largo del día, de qué manera vamos a luchar juntos, cada quien desde donde está; cómo vamos a seguir luchando contra el monstruo capitalista. Al finalizar su intervención se escuchan consignas unánimes: ¡Viva el CNI, viva el CIG, viva el EZLN!
Los trabajos comienzan. La asamblea se divide en 4 mesas de diálogo, en todas ellas se deben discutir 4 puntos: 1) balance de las jornadas y actividades del 20 y 21 de febrero; 2) articulación y alianzas con colectivos, organizaciones y movimientos; 3) políticas de comunicación interna y externa; y 4) estrategias internacionales. En cada mesa un concejal del CIG modera el diálogo.
Para cada punto en el orden del día, los concejales plantean preguntas generadoras que ayudan a que la discusión se organice y no se pierda. Es una jornada muy nutrida. Se comparten las acciones realizadas los días previos: son muchas, hubo por todos lados. Los asistentes están sorprendidos, no sabían que hubiera habido tantas y tan variadas: pintas, pegas, volanteos, marchas, mítines, tomas simbólicas, actividades y eventos culturales con música, pintura mural, teatro; también se organizan foros, conversatorios, limpieza de lugares contaminados y vinculación con la comunidad… entre muchas más. La riqueza y variedad de las acciones dislocadas sorprende: porque abajo y a la izquierda hay muchas formas de hacer política. Lo mismo sucede cuando se reflexiona sobre la marcha del 21 de febrero, la misma sorpresa: fue muy grande, dicen, mucho más grande de lo que se imaginaban.
La sorpresa va dando paso a la conciencia: los que se oponen a la avanzada capitalista de la actual administración del país y sus proyectos de muerte, no son pocos ni unos cuantos, como quieren hacer creer los medios de información alineados y el discurso oficial. Son muchos y están por todos lados.
El saldo de las Jornadas es positivo: abajo y a la izquierda, los pueblos originarios, las organizaciones sociales dignas, los colectivos que luchan se están organizando, están construyendo puentes, están tejiendo las redes. Allá arriba quisieron asesinar a Samir Flores para matar su legado, para callar su lucha. A un año de su asesinato, Samir y su lucha crecen, se multiplican, están por todos lados: Samir es símbolo, ejemplo, bandera, consigna, demanda, organización. Hoy Samir es mujer, es indígena, es campesino y campesina, es trabajadora y trabajador, es estudiante, académica; joven o jubilado y jubilada. Porque Samir somos todas y todos los que luchamos en contra del capitalismo desde abajo y a la izquierda.