Jornadas “SAMIR SOMOS
TODAS Y TODOS”
COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

Familiares de desaparecidos ante la zozobra de no saber nada de los que hacen falta (Jalisco)

Foto: Celia Niño

Celia Niño / UDGTV

Son verdaderas historias de terror, las que contaron los familiares de las más de nueve mil víctimas de desaparición forzada que se cuentan en Jalisco durante la primera caminata de familiares que buscan a sus desaparecidos, las cuales se realizarán el primer miércoles de cada mes en todos los estados del país.

Cientos de personas llegaron a la Glorieta de las y los Desaparecidos, en Guadalajara. Ahí conocimos la historia de Lorena Mercado, madre de Alejandra Montserrat Osorio, una joven madre de 21 años que en 2018 fue a recoger a su hijo del jardín de niños pero nunca llegó por él, aún no regresa a su casa y no hay ningún avance en su carpeta de investigación.

“Hasta que no te toca a ti es cuando te duele y volteas a ver todo este tipo de situaciones, y mientras crees que nunca te va a pasar pero desafortunadamente en mi caso llegó y es un dolor tan grande que no te deja vivir porque se llevaron una gran parte de mi, y la indiferencia de las autoridades y ver que no hacen nada para encontrarlos es lo más doloroso”.

El testimonio que comparte Azucena Gaeta es equiparable a un capítulo de extremo terror y violencia. A su cuñado se lo llevaron de su domicilio en plena madrugada, mientras su esposa e hijos eran testigos del atroz suceso. Esto ocurrió el pasado mes de mayo y a la fecha, tampoco hay novedades de las investigaciones.

“Se lo llevaron de su casa como a las 6:30 de la mañana. Él estaba en su casa y llegaron, quemaron la casa y sacaron a mi hermana, los sacaron a todos, a mi hermana a mis sobrinos y a él, y se lo llevaron a él. -¿Han tenido noticias de él o nula respuesta? Nada, mi hermana fue, la trajeron todo el día hasta en pijama poniendo denuncia y le dijeron que luego le hablaban y nunca le volvieron a hablar”.

Sandra Rivera también fue a la marcha e irá a las todas las manifestaciones que sean necesarias hasta encontrar a su hermano, quien fue desaparecido por unos sujetos que lo subieron a una camioneta en la colonia Guayabitos, en Tlaquepaque.

“Vivimos muertas en vida. Muertas en vida. Que nos escuchen por favor, que nos hagan caso, que se pongan un poquito en nuestro lugar porque este dolor que estamos sintiendo no se lo deseo a nadie, que nos ayuden, que nos ayuden”.

El común denominador entre estos tres testimonios y muchos más que se cuentan por centenares, es que las autoridades no reportan avance alguno en las indagatorias para dar con el paradero de las víctimas de desaparición forzada, no atienden las peticiones de los familiares, como buscar en las cámaras de videovigilancia pública o de establecimientos particulares que puedan dar alguna pista de los responsables de dejar a las familias sin uno de sus miembros, de dejarlos con la zozobra de no saber qué es de los jaliscienses que hacen falta.

http://udgtv.com/noticias/familiares-de-desaparecidos-zozobra-los-que-hacen-falta/