Jornadas “SAMIR SOMOS
TODAS Y TODOS”
COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

San Mateo del Mar reitera su llamado URGENTE para frenar la represión contra el pueblo Ikoots (Oaxaca)

Colectivo Grieta,

Mediante un comunicado, fechado el 30 junio de 2020, la Alcaldía Única Constitucional de San Mateo del Mar (autoridad tradicional) advierte que el clima de violencia que criminaliza al pueblo Ikoots (huave) en el Istmo de Tehuantepec es parte de la estrategia para romper su organización y despojar sus territorios. Las víctimas siguen exigiendo justicia y medidas cautelares.

“Han pasado 57 días de que el grupo criminal comandado por Jorge Leoncio Arroyo Rodríguez y el presidente Municipal Bernardino Ponce Hinojosa arremetieron contra el pueblo de San Mateo del Mar, cuando el pasado 3 de mayo irrumpieron quemando casas, hirieron personas y asesinaron al suplente del Agente Municipal de Huazantlán de Río”.

Las autoridades señalan que hasta la fecha la comunidad continua sin seguridad, las acciones de violencia siguen y han fallecido más ciudadanas y ciudadanos Ikoots. El gobierno sigue ausente, afirman.

“Este grupo armado bajo el comando del ex titular de la Unidad de Atención a Estudiantes Indígenas de la UABJO, Jorge Leoncio Arroyo Rodríguez, como el mismo presidente Municipal Bernardino Ponce Hinojosa lo ha dicho: tienen intereses de controlar el territorio por su ubicación estratégica, además de quedarse con 60 millones de pesos del recurso municipal, por esa razón han financiado campañas electorales para los Presidentes Municipales en el 2017 y el reciente 2019, mismas que fueron respaldadas tanto por el gobierno estatal, como por sus instituciones electorales, desplazando así la forma tradicional indígena de elección de gobierno en este municipio y en su lugar impusieron la forma de planillas, abriendo el camino para que se vulnere la asamblea y se permita la compra de votos a cambio de dinero o despensas, aprovechándose de la pobreza y la necesidad de nuestra gente más vulnerable”.

En dicho comunicado las Autoridades Tradicionales Ikoots puntualizan:

1.“El caso de San Mateo del Mar, no es un conflicto interno entre comunidades ni entre agencias, es un ataque de un grupo armado, de un agente externo, empresario con intereses económicos y políticos que coopta a ciudadanos de la comunidad.
2.“De estos actos, desde el año pasado y desde el 20 de enero de 2020 fue informado y solicitada la intervención del gobierno del Estado por parte de las autoridades de la cabecera municipal y de las agencias y comunidades que conformamos el municipio Ikoots de San Mateo del Mar”.
3.“Dado a que las últimas autoridades municipales no han cumplido con los rituales ni han respetado el Bastón de Mando, al haber sido desplazado y desconocido el sistema de elección de gobierno por Usos y Costumbres (Sistema Normativo Interno), el pueblo Ikoots alzó la voz y desde el 20 de enero, 19 de febrero, 10, 11 y 12 de marzo del presente año, las autoridades con Actas de Asamblea en mano, se presentaron ante la Secretaría General de Gobierno del Estado de Oaxaca para solicitar la urgente intervención para atender el tema político, estas peticiones nunca fueron atendidas por parte de ninguna institución gubernamental”.

Y continúan explicando el contexto de los hechos más recientes: “en asamblea se establecieron acuerdos para suspender eventos sociales y ceremoniales, se acordó la instalación de un filtro sanitario para evitar contagios por COVID-19 a la altura de la Agencia de Huazantlán del Río, con la finalidad fortalecer el cuidado de las familias dentro de las comunidades del municipio; el 2 de mayo, algunos ciudadanos entre ellos, el Agente de Santa Cruz, no respetaron los acuerdos de la asamblea, y con el respaldo del presidente Bernardino Ponce Hinojosa, generaron un ataque a la comunidad, quemaron casas de las autoridades y la oficina de la Agencia Municipal, atacaron con armas de fuego la oficina de la Agencia de la Colonia Juárez, golpearon a los policías y autoridades tradicionales del lugar, en la Colonia Costa Rica quemaron dos casas más, una fue la casa del agente suplente.

“Desde el día 3 de mayo, de forma reiterada, se solicitó la intervención de la Secretaría General de Gobierno, la Secretaria de Seguridad Pública, la Defensoría de Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca y a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, se gestionó para que se formara una mesa de atención, se solicitó la presencia de la Secretaría de Seguridad Pública, Guardia Nacional, Fiscalía General del Estado y Defensoría de Derechos Humanos, misma que finalmente se llevó a cabo el 26 de mayo del presente año en Ciudad Administrativa, en donde, sin mayores acuerdos, los órganos de seguridad nos manifestaron que no tenían la capacidad técnica de cubrir la seguridad en la comunidad de manera permanente, como lo solicitaba el pueblo, pero que si se levantaba el filtro sanitario (“bloqueo” como ellos lo llamaron) podrían entrar a dar un recorrido cada tercer o cuarto día. Esto fue dado a conocer a la Asamblea del pueblo.

“Después del ataque armado del 2 y 3 de mayo en Huazantlán del Río, el cuerpo de seguridad ingresó dos veces al pueblo, primero el día 8 de mayo, el segundo fue el 28 de mayo, este último, a petición del personal del programa Bienestar que se había constituido en el lugar y vio que personas armadas tenían tomada la oficina de la agencia municipal, ese mismo día a las 13:00 horas vía telefónica se solicitó nuevamente a la fiscalía retomar las diligencias pendientes y constituirse en el lugar para tomar la declaración de las víctimas”.

Las autoridades Ikoots afirman que “después de esa fecha, no volvieron a ingresar los cuerpos de seguridad, a pesar de que todos los días se pedía seguridad para toda la ciudadanía de todas las comunidades que conforman el municipio, se les informaba de la presencia de hombres encapuchados y armados que recorrían las calles principales de todo el territorio municipal, personas con el rostro cubierto y portando armas largas tenían el control de la carretera a la altura de la Colonia Reforma”.

Finalmente, concluyen “el día 21 de junio, para establecer la seguridad y llevar a cabo una ceremonia póstuma a la autoridad asesinada el pasado 2 de mayo, se programó la asamblea de Análisis e Información en la comunidad de Huazantlán del Río, en un espacio alterno a la agencia ya que ésta seguía tomada por el grupo armado, misma que no pudo realizarse”.

“Los hechos son de conocimiento público y las víctimas han aumentado, explican, “esta violencia institucional no cesa. Con información falsa el grupo armado del presidente utiliza a nuestros paisanos y paisanas quienes se prestan para hacer señalamientos falsos e insostenibles que dañan a nuestro pueblo y a nuestra asamblea, abanderan causas de que pretenden incriminar al pueblo Ikoots bajo el argumento de violación de derechos”.

Como bien lo señalan las autoridades tradicionales “el caso de San mateo del Mar es un caso de violencia política y de omisión por parte del Estado, como pueblo nos queda claro la ausencia del gobierno, es necesario revisar los niveles de responsabilidad, la función de los órganos de seguridad, sus omisiones, si es para prevenir o solo para intervenir cuando los delitos ya se hayan cometido”

La autoridades Ikoots dejan en su comunicado estas preguntas:

“¿Por qué la noche del 21 de junio la Guardia Nacional abandonó al pueblo ¿por qué se retiraron del lugar?
“¿Por qué el Gobierno del Estado no atendió cuando solicitamos atención?
“¿Quiénes no hicieron o no actuaron como corresponde para evitar esta tragedia?
“¿A qué intereses políticos y económicos responden las instituciones gubernamentales que vulneran nuestra autonomía?

Y concluyen: “como representantes de 13 de las comunidades que conforman el municipio, hemos solicitado medidas cautelares para toda la población, nos preguntamos: ¿En qué consiste este mecanismo y en qué momento se otorga? nos quedamos con muchas interrogantes que desconocemos de las instituciones estatales. Queremos manifestar que la situación de inseguridad y ataque armado se actualiza día a día, hasta el día de hoy no se han normalizado las actividades, no se puede transitar con seguridad, por lo que solicitamos URGENTEMENTE se hagan efectivas las Medidas Cautelares que desde el 3 de mayo se solicitaron y que, a la fecha, aún con los hechos de violencia, seguimos en la misma situación.

“Las familias, hombres, mujeres, niñas, niños, ancianas y ancianos vivimos en un estado constante de temor, no hay gobernabilidad en nuestro municipio como lo han señalado las mismas autoridades, solicitamos al Congreso tome cartas en este asunto y se garantice la seguridad de la comunidad, porque como pueblo debemos de estar en las condiciones necesarias para seguir viendo la manera de solucionar este problema”.

Finalmente, “a nuestros paisanos Ikoots, manifestamos nuestra preocupación, estamos cansados, pero sabemos que este es el momento para estar más unidos como pueblo, somos nosotros mismos quienes al final de cuentas debemos de sentarnos y buscar la unidad, aquí el enemigo no somos los Ikoots, sino el mol, el foráneo que ha venido a dañar tanto nuestro pueblo y a nuestros jóvenes”.

Hoy, a un mes del segundo ataque armado, los sobrevivientes siguen exigiendo justicia y medidas cautelares. Lo que está pasando en San Mateo del Mar es una muestra de la estrategia de contrainsurgencia que enfrentan los pueblos originarios del Istmo: desde la destrucción de sus sistemas normativos hasta el uso de grupos armados para buscar romper su organización. Detrás de estos ataques esta el rechazo de las asambleas comunitarias a la implementación de megaproyectos que forman parte del tal Corredor Interoceánico y la determinación de los pueblos de defender sus territorios ancestrales.