ENCUENTRO DE REDES DE RESISTENCIA Y REBELDÍA
Y 25 ANIVERSARIO EZLN
FESTIVAL DE CINE
PUY TA CUXLEJALTIC

“Yo creí que por acá no había resistencia y veo que sí, y es grande”: Marichuy (Yucatán)

Colectivo Grieta

El pasado 10 de agosto en Ticul, Yucatán se realizó la 4a Asamblea de Defensores del Territorio Maya Múuch’ Xíinbal. Además de los ejidatarios de varias comunidades que asistieron, y de algunas otras organizaciones, estuvieron presentes Marichuy y Carlos González del CNI.

Durante la asamblea se escucharon denuncias de varios ejidatarios de diferentes lugares, todas con un común denominador: el despojo, o intento de despojo de sus tierras por parte de diversas empresas en complicidad con el gobierno. Pero también su decisión de resistir.
Se escuchó, por ejemplo, decir al compañero de San José Tipceh que hay una empresa que está manipulando y amenazando para que acepten un proyecto que va a deforestar más de 700 hectáreas de monte muy cercanas a su comunidad. Afirmó que si este proyecto se lleva a cabo, San José va a desaparecer en un año. Contó que son pocos los que están luchando, pero que van a resistir. Afirmó: “la mera verdad, no puedo decir que estoy en pie de lucha, estoy en pie de guerra”.

Por su parte un compañero de Chapab relató que la misma empresa que está en San José Tipceh llegó con ellos en 2016 con la intención de apoderarse de 1200 has. Como no se llegó a un arreglo la empresa decidió pasar a otra comunidad. En Chapab pensaron que ya se habían salvado, pero actualmente hay otro tipo de despojo, ahora tienen una granja porcícola. La que salió de Homún vino ahora a acaparar Chapab, donde los más de 40 mil cerdos se están criando desde de enero de 2019. Contó que una persona de apellido Zumarraga, que es el que estaba en Homún, es ahora el dueño de este lugar. Se apoderaron de 64 has. haciendo la finta de comprar el predio, sin embargo es tierra ejidal. El señor Zumarraga está coludido con el comisario municipal, y por ello dicen que recabaron firmas; sin embargo, los ejidatarios reales no tenían la información. Y afirmó que el Catastro esta colaborando para “legalizar” el despojo.

“Nos están quitando nuestros derechos, porque tenemos derecho a la vida, tenemos derecho al agua, tenemos derecho a cuidar la flora y la fauna. Porque nuestros antepasados, mi abuelo, me enseñaron que hay que buscar un equilibrio en la naturaleza; si exploto algo, es decir si trabajo la tierra, le tengo que dar también un espacio para que se regenere. Pero las fábricas, las empresas, veo que no están dando esa oportunidad. Llegan, arrasan, destruyen, y si queda algo pues bueno, pues ahí se quedará, pero creo que son más daños, más consecuencias que beneficios. Estamos en pie de guerra, o de lucha como lo mencionaron…y si seguimos unidos podemos seguir adelante.”

En otra intervención contaron cómo en Kaladzonot hay 13 ejidatarios que están resistiendo frente a la intención de vender 2000 has.
“Cuando llegó la noticia, nos tomó de sorpresa. No sabíamos que otros casos de despojo se estaban dando en el estado. Nos negamos a perder lo más valioso que tenemos en la vida, lo que nos ha dado de comer. Entonces a raíz de eso nos juntamos los compañeros que no estamos de acuerdo y empezamos a buscar quién nos podría apoyar para evitar que ese despojo se haga. Creo que es una de las estrategias que usan las empresas, se coordinan primeramente con los comisarios ejidales, les prometen mucho dinero, y mientras van, convencen a la población, mayormente a los adultos mayores que una vez que se les meta la idea de que van a vender, van a vender, ya nadie lo puede cambiar. Y por lo mismo es un poco difícil porque son 132 ejidatarios que están de acuerdo a la venta contra 13 personas que no estamos de acuerdo. Y sin embargo vamos a seguir con la lucha, vamos a impedir, y en verdad le doy gracias a Dios que haya existido esta asociación de Múuch’Xíinbal pues hasta ahorita nos ha estado orientando para cómo defender nuestros derechos legalmente.”

A partir de estos y otros casos similares, se pudo ver que hay una acelerada transformación de la península: a partir de proyectos que impulsan empresas capitalistas coludidas con el gobierno local o federal y en ocasiones con el crimen organizado, es claro que hay una intensión de reordenar toda la península para hacerla más productiva para el capital. En este contexto el megaproyecto del Tren Maya se puede entender como algo mucho más complejo que sólo un tren. El panorama mostrado por las intervenciones demuestra cómo cada proyecto
va acompañado de conflictos sociales que rompen el tejido social, al tiempo que se violan derechos, y hay hostigamiento y amenazas en contra de quienes se oponen a estas iniciativas de despojo. Se denunció uno de los casos más recientes de hostigamiento, como el del joven maya Gregorio Hau Caamal, defensor del territorio, quien ha sido amenazado por parte de un “comandante de la guardia del Cartel del Golfo”. Gregorio se ha opuesto al megaproyecto fotovoltaico “Yucatán Solar” de la empresa Jinko Solar en Valladolid.

Después de escuchar todas esas denuncias hicieron su intervención María de Jesús Patricio y Carlos González del CNI. La reflexión de Carlos fue en torno a dos puntos: El objetivo del primer punto fue establecer la relación que hay entre el Proyecto “Tren Maya”, el Corredor Transoceánico Tehuantepec México y el Proyecto Integral Morelos. Carlos argumentó en qué sentido no son tres proyectos distintos sino uno solo; un proyecto mediante el cual México está siendo desmontado y destruido en aras de favorecer la acumulación capitalista. El objetivo del segundo punto fue reflexionar en torno a la forma ‘Consulta indígena’ que está tan en boga en el gobierno actual. La crítica puntual que hizo frente a esto fue establecer cómo la Consulta no opera como un derecho fundamental de los pueblos, sino como la forma mediante la cual empresas y gobierno pretenden imponer sus proyectos y ocultar los verdaderos derechos de los pueblos como son su derecho a su autonomía y autodeterminación y al territorio.

Sobre el ‘Tren Maya’ comentó cómo no es lo que al principio se dijo que iba a ser. El gobierno promocionó el proyecto como un tren, cuya vía ya estaba construida, y que por lo tanto iba a tener un impacto mínimo. Sin embargo, ahora sabemos que es un proyecto que pretende reorganizar todo el territorio de la península. El proyecto se conoce como “Desarrollo Integral Urbano y Territorial de la Región Sureste Corredor Regional Tren Maya” y pretende:

“[…] mediante la articulación de este tren, detonar el desarrollo urbano de toda la región. Se habla de 15 estaciones que va a tener este tren, alrededor de las cuales se va reordenar la población se van a generar, o se van a crecer los centros de población urbana, van a hacer concentradas comunidades que están dispersas y se van a generar corredores industriales maquiladores, que tienen como finalidad la extracción de los recursos naturales que se encuentran en estos territorios para las grandes empresas y fijar a las poblaciones en zonas industriales y de servicios, para facilitar la explotación de la mano de obra y para frenar la migración. La idea no es sólo quitar población de esta región sino también población de Centroamérica.”

Sobre el Corredor Transoceánico, Carlos González mencionó que tiene el mismo objetivo de fijar, reordenar y controlar a la población local y centroamericana a partir de una lógica muy similar a la del Tren Maya.

“Proyecto de Corredor Interoceánico Transístmico de Tehuantepec, que va a vincular en una lógica muy parecida a la de aquí, va a vincular al puerto de Salina Cruz con el puerto de Coatzacoalcos a través de la construcción de ferrocarriles y el establecimiento de franjas urbanas y de industria. En ambos proyectos se ocupa una infraestructura potente, tanto en vialidades, en medios de comunicación como son las autopistas que han estado construyendo, los ferrocarriles y la disposición de grandes capacidades de energía […] Por eso los proyectos que ahorita están caminando y que parecieran aislados, todo lo que ustedes nos platican de campos fotovoltaicos, de campos eólicos y muchas cosas más son comunes a los dos proyectos. Y nuevamente este proyecto transístmico también tiene como función fijar a la población migrante en esos nódulos urbano industriales, población de la región y de Centroamérica.”

En tercer lugar se refirió al Plan Integral Morelos, y explicó cómo este proyecto está circunscrito a lo planteado desde hace mucho tiempo por el Plan Puebla-Panamá. La idea de ese plan es construir un corredor que vaya desde Acapulco hasta Veracruz, y relató cómo recientemente se acaba de terminar de construir el último tramo de autopista que faltaba para llegar de un puerto a otro. Señaló cómo la lucha presente en contra del PIM es muy fuerte, pues la represión ha sido terrible, y recordó el reciente asesinato del compañero Samir Flores Soberanes por oponerse y luchar en contra de este proyecto.

“Y existe un tercer corredor que es el que estamos combatiendo actualmente de una manera tremenda ya lo saben ustedes, pues asesinaron al compañero Samir en el mes de febrero. Qué es el Proyecto Integral Morelos.
El Proyecto integral Morelos está montado sobre el viejo corredor que proponía el plan Puebla Panamá que corre de Acapulco a Veracruz. Hace unos meses se concluyó el tramo de autopista que permite conectar de manera ininterrumpida Acapulco con Veracruz. Era el tramo faltante.
A la altura de Jantetelco para conectar hasta Puente de Ixtla con la autopista que va Acapulco. Y de una manera inesperada el nuevo gobierno se ha empeñado en que este Proyecto Integral Morelos se va a llevar adelante ¿Por qué se ha detenido?, ¿Por qué se ha retardado? Por las mismas razones que se da en este estado y en esta región compañeras por la resistencia de nuestras comunidades, por la resistencia organizada. La parte legal juega una parte pero sólo una pequeña parte, lo fundamental está en la organización porque el poder judicial básicamente está corrompido y entregado con las grandes empresas.”

Carlos González hizo un llamado a ver las líneas de tensión que hay entre estos tres megaproyectos y los procesos de resistencia. Desde esta perspectiva llamó a la unidad de la lucha, a tender puentes organizativos, a ampliar el panorama: la lucha no es solo local, se inscribe en una problemática nacional e internacional. Señaló cómo es una lucha contra el capitalismo. Por ello dijo que los recursos jurídicos cumplen un papel, como lo están haciendo en Morelos, pero no son lo más importante: lo más importante son los procesos de organización y de lucha. En ese sentido hizo un llamado a la unidad y a la lucha en conjunto.

Después de reflexionar sobre la relación entre estos tres megaproyectos y sus respectivos procesos de lucha Carlos González reflexionó críticamente sobre lo que se ha llamado ‘Consultas indígenas’, las cuales, dijo, no son sino ilusiones y patrañas. Mencionó cómo el Estado, los organismos multinacionales y muchas ONG’s están coludidos en la promoción de este engaño que, bajo el discurso de consultar a los pueblos, tiene por objetivo la imposición de los megaproyectos. Mencionó que se ha visto que las Consultas están amañadas y hechas a modo. Este mecanismo de imposición de proyectos oculta lo que son los verdaderos derechos de pueblos originarios a la autonomía, a la autodeterminación y al territorio.

“[…] nos están vendiendo la ilusión de la consulta indígena. Esa es una gran patraña compañeras compañeros. Nos están queriendo vender la idea de que la consulta es un derecho fundamental de nuestros pueblos. Los derechos fundamentales de nuestros pueblos y nuestras comunidades son el derecho a la libre autodeterminación que se expresa como autonomía y el derecho al territorio, que puede ser como propiedad a través del Ejido y la comunidad pero mucho más allá […] ¿qué es lo que está ocurriendo? Que el mecanismo de consulta es un procedimiento que exige el convenio 169 y que en realidad es un mecanismo a través del cual los Estados nacionales buscan acordar con los pueblos originarios, con las comunidades que las integran, las vías para desarrollar sus proyectos. Nos lo tratan de vender, nos lo expresan como un derecho fundamental y muchos de nuestros pueblos de nuestras comunidades se están yendo con la idea de que haciendo una buena consulta, de que negociando términos adecuados para una consulta, en los términos que establece el convenio 169 podremos lograr algo. Lo que realmente es muy difícil, porque en casi todos los casos, lo escucho, me lo platicaron que ocurre aquí en Yucatán pero también ocurre en Oaxaca y ocurre en Morelos y ocurre en Puebla y ocurren todo el país donde quiere imponer proyectos, las consultas las hacen a modo de las empresas, las amañan, llegan con meses de anticipación, a veces con años a comprar a las personas sobre todos a los titulares de derechos agrarios, a los ejidatarios, a los comuneros, llegan con los comisariados y los compran […] Es decir las consultas están siendo usadas como mecanismos de imposición.”

Carlos González cerró su intervención con un nuevo llamado a enfrentar este panorama de manera conjunta. Después vino la intervención de Marichuy, vocera del Concejo Indígena de Gobierno del CNI.
En su intervención, Marichuy mostró su grata sorpresa sobre las intervenciones de los compañeros de la península. Además dijo que la experiencia que ellos habían compartido era una experiencia de muchos lugares de la república. Gracias al trabajo de recorrer el país de abajo y a la izquierda, el CIG tiene un panorama amplio, un diagnóstico nacional de lo que ocurre en el país. Marichuy dijo cómo la lucha de la península no está aislada, cómo en buena parte del territorio nacional han escuchado los mismos problemas y luchas similares.

“Y lo que escuchado aquí, es lo que hemos escuchamos en otros lugares, como decía Carlos. Y que no solamente se está dando la situación aquí sino que se está dando en todo el territorio nacional e internacional con los pueblos indígenas. En el recorrido decíamos que nada más que llegará el nuevo presidente la situación iba a empeorar, y creo que fue real y lo estamos escuchando en todas partes. Por qué decíamos eso, puse porque los pueblos somos los que hemos estado viviendo esta situación de violencia, despojó desprecio. Y cada vez nos están quitando todas esas riquezas. Y que el gobierno junto con los que tienen el dinero que son los capitalistas son los que están pensando de qué manera se van a deshacer de nosotros.”

En su intervención Marichuy desarmó el discurso del poder que dice que los pueblos indígenas son pobres. Marichuy mostró cómo hay una riqueza profunda y de otra índole de la que se imagina el gran capital y el poder, que todo lo piensa en razón del dinero. La riqueza de los pueblos originarios afirmó Marichuy está en su lengua, en su cultura, en su forma de vida y en su relación con la tierra. Y esto es lo que el poder y el capital quieren: quieren la tierra, la quieren para ellos, y se la quieren acabar, porque no tienen ningún respeto por ella.

“Entonces yo les digo a los compañeros de comunidades que escuché que dicen que los blancos dicen que somos pobres: No es cierto, somos ricos. Mientras tengamos nuestra tierra. Somos ricos porque tenemos una lengua, somos ricos, porque tenemos una forma propia de organizarnos que no es nueva, que es heredada. Somos ricos porque tenemos nuestros bosques, nuestras aguas y porque sabemos cuidarlas, así nos enseñaron. El día en que vendamos eso se acaba nuestra comunidad porque los que no compran no la van a cuidar igual que nosotros. Ellos están pensando cómo le van a sacar dinero y entonces si nosotros recibimos ese dinero, eso no nos va a durar toda la vida para comer, no podemos comer dinero. Comemos lo que nos da la tierra, y morimos y la tierra nos abriga o sea que la tierra en nuestras comunidades es sagrada, es nuestra madre, es la que nos da alimento, la que nos cuide nos proteja y nos abraza cuando volvemos a ella. Entonces que nos toca a las comunidades, cuidarla. Y no la van a cuidar estos que nos la quieren quitar. Porque ni siquiera nos están preguntando. Nos están engañando, porque ellos están pensando que hay una riqueza y cuando nos buscan formas de despojarnos a través de consultas, o a través de dinero, a través de proyectos es porque vieron algo importante en nuestras tierras. Y por eso nos la quieren quitar. Y eso se llama despojo.”

Frente a ese despojo que pretende hacer la alianza entre gobierno, empresas y crimen organizado, Marichuy dijo que los pueblos tienen una gran responsabilidad de luchar y defender la tierra. Dijo estar muy contenta de que se habían escuchado intervenciones con mucha claridad que ya se habían quitado la venda de los ojos, que ya no estaban dispuestas a creerse las mentiras de los de arriba. Dijo además que una de las tareas que toca es ayudar a que más personas se quiten la venda de los ojos:

“Entonces tenemos una gran responsabilidad. Qué bueno y escucho a varios compañeros que tienen ya una claridad, ya se quitaron esa venda que el gobierno pone, o los que tienen dinero y que ponen en la mayoría de comunidades para que no vean. Yo digo qué bueno que aquí ya se están quitando esa venda. Ahora ¿qué nos toca? Quitarle la venda a los que todavía siguen pensando que el gobierno nos está dando, y que nos está dando cosas y que es bueno. No es cierto, ustedes lo dijeron y lo estamos viendo cada día con tanto desprecio y despojo y muertes y muertas y muertos que están en nuestras comunidades. Todos aquellos que se oponen y que no están de acuerdo, y que levantan la voz y dicen: yo voy a defender mi tierra y mi territorio, y mi gente y mi lengua y mi propia forma de organizar. Eso no los quieren, por eso hay tantos muertos, tantos desaparecidos. Entonces hermanos tenemos una tarea grande, los que ya se han quitado esa venda hay que ver como le quitamos la venda a los demás.”

En ese sentido llamó a caminar juntos, a hacer la lucha cada vez más grande, a que cada vez más comunidades se articulen, se junten, luchen y resistan juntos, para que ya no sea que el poder golpea a luchas aisladas. Además llamó a ser conscientes de que detrás de nosotros vienen nuevas generaciones de niños y niñas a quienes hay que heredar la tierra, la forma de vida y la organización.

“Hay que pensar que detrás de nosotros vienen los niños, las niñas; a los que hay que heredarles esa tierra, ese territorio, esa organización. Que ellos sean los futuros que van a seguir luchando por estas tierras que nos heredaron nuestros antepasados y que murieron también peleando.”

Marichuy cerró su intervención llamando a que las mujeres se sumen a la lucha en contra del monstruo capitalista. Dijo como la lucha es para hombres y mujeres juntos, no sólo para hombres, y no para que unos u otras manden, sino para construir todos juntos.

“Entonces yo digo hermanos indígenas mayas, hay que seguir resistiendo. Hay que seguir caminando juntos y juntas porque tienen que ser también la lucha de las mujeres. Cada vez tienen que integrarse más compañeras, porque esta lucha tiene que ser una lucha conjunta, no tiene que ser la lucha entre nosotros. También claro que la mujer puede y no es que ahora sea la mujer la que va a mandar, no, es una lucha que tenemos que caminar juntos […]”

Para finalizar el maestro Pedro Uc de la Asamblea de Defensores del Territorio Maya Múuch’ Xíinbal agradeció la presencia de los y las asistentes y manifestó que si bien está Asamblea se creó en enero del año pasado, hay un trabajo de más de 20 años de recorrer las comunidades reafirmando que el pueblo Maya tiene una herencia que se llama dignidad y “esa dignidad es la que debemos enseñar a nuestros hijos y la manera de enseñarlos es que ellos nos vean luchando por nuestros derechos”

Fotos y Videos tomados de las páginas de la Asamblea de Defensores del Territorio Maya Múuch’Xíinbal y de la Red de Resistencia y Rebeldía Jo’