ENCUENTRO DE REDES DE RESISTENCIA Y REBELDÍA
Y 25 ANIVERSARIO EZLN
FESTIVAL DE CINE
PUY TA CUXLEJALTIC

Las “amenazas” a la zona maya mexicana, al descubierto en una plataforma web

Eliana Gilet/Sputnik
Expertos mexicanos crearon un ‘geovisualizador’ de la Península de Yucatán en el que puede seguirse el desarrollo de los proyectos productivos. Los resultados muestran cómo cambió la zona maya en 30 años y advierten sobre lo que puede pasar en el futuro con uno de los proyectos de AMLO.

El geovisualizador es producto del trabajo conjunto entre el Consejo civil mexicano de silvicultura (cuidado de bosques y montes) y el colectivo de geógrafos Geocomunes, quienes tienen una nutrida experiencia en la elaboración de cartografías de conflictos en la zona.

Sputnik conversó con Adrián Flores, uno de los investigadores de este proyecto, quien explicó cómo se propusieron mapear el avance de distintos proyectos productivos, turísticos y de infraestructura, que venían gravitando en este estado del sureste de la República, epicentro del pueblo maya mexicano.

El hallazgo fue comprobar cómo el Tren Maya —uno de los proyectos centrales del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO)— consagrará un modelo industrial, inmobiliario y turístico que cambiará la cara de la Península.
¿Qué nos dice un geovisualizador?

Por un lado, los geógrafos Adrián Flores y Yannick Deniau sistematizaron la información cartográfica en torno a cuatro ejes, según distintos sectores de la economía: agroindustrial, industrial, infraestructura y turismo y producción de energías renovables.

Flores explicó que además de la información sobre el avance de esos cuatro ejes, en el mapa se presenta la sistematización de información ya existente.

Así, incluyeron el trazado de las tierras ejidales (de propiedad común), las bases de datos del Registro Público de Agua y la información incluida en el mapa de la deforestación de Hansen y Google. También la información incluida en los planes de ordenamiento territorial de la zona y otros elementos normativos oficiales como los límites territoriales y zonas protegidas de la biósfera.

Así, el geovisualizador está compuesto por dos partes:

una que surge de la investigación cartográfica de los cuatro sectores económicos más el transversal que significa la aparición del proyecto del tren maya;
y otra, que presenta información oficial que permite apreciar las tensiones que han surgido en el territorio en 30 años de avance de los sectores del primer punto.

Dónde y cuándo: las preguntas clave

Para los geógrafos, el trabajo se guió a partir de las preguntas básicas con las que también se hace periodismo: dónde y cuándo se instalaron o expandieron los proyectos de cada uno de los cuatro sectores durante los últimos 30 años.

Para ello, el geovisualizador trae la novedad de haber incluido una línea de tiempo que permite apreciar esta dimensión temporal, clave para entender la velocidad de cada proyecto y la firmeza o no de su consolidación.

Cada uno de los puntos de la investigación tiene información sobre las dimensiones del proyecto. Así que, por ejemplo, detalla la cantidad de megawatts que produce un proyecto de generación eléctrica o la extensión de una nueva carretera.

La novedad de la investigación de Geocomunes es que su geovisualizador incluye quiénes son los beneficiados y quienes los afectados por la expansión de la zona económica sobre el territorio comunal o de uso común.
¿Qué descubrieron con esta investigación?

La localización de la expansión de cultivos de soja, palma de aceite, caña y sorgo les permitió identificar la existencia de un circuito del agronegocio, basado en el cultivo de soja en la Península.

“La soja termina en plantas procesadoras de alimento para consumo humano o de mascotas, ubicadas en las ciudades de Mérida y Cancún; así como para alimentar este nuevo tipo de plantas de producción de carne de cerdo y pollo para la exportación”, señaló Flores. “Yucatán es uno de los principales exportadores de estas carnes a Japón y Corea”, agregó.

Flores explicó a Sputnik que aunque tradicionalmente ya se producía carne de cerdo en la península maya mexicana, el desmedido incremento del área dedicada para el cultivo de soja ha puesto en jaque a las empresas monopólicas de la región.

“La familia Loret de Mola está perdiendo el monopolio que tenía en Yucatán en la producción de carne de cerdo, permitido por el crecimiento de 2.000 a 50.000 hectáreas del cultivo de soja en la península a partir del año 2005, que dio paso a una nueva industria del cerdo, basada en la soja”, agregó.

Flores indicó que este avance está dominado por el Grupo Kuo que tiene sus plantas procesadoras Keken, que han despertado el rechazo de los pueblos mayas de la Península. La otra empresa importante que empuja el avance de la frontera sojera en la zona maya es EnerAll, que —según explicaron las fuentes— está vinculada a Alfonso Romo, el empresario que ocupa el papel de secretario de la Presidencia de López Obrador.

En el segundo de los sectores cartografiados, los investigadores de Geocomunes evidenciaron el vínculo que hay entre las construcciones con destino turístico y la consecuente creación de viviendas de interés social para ubicar a los trabajadores que los servicios necesitan, que han formateado ciudades extremadamente segregadas por todo la península.

“La segregación está marcada por las autopistas. Es un tema complejo porque cada ciudad tiene sus propias lógicas, pero del lado del mar está la zona turística y hacia la selva, las viviendas para los trabajadores de la industria”, explicó Flores.

Tal vez el ejemplo más claro de este formato es la construcción de Cancún, cuya fundación en 1975 bajo este mecanismo ‘turístico’ de organización territorial le granjeó un crecimiento rapidísimo en 25 años. Las ciudades de la Riviera Maya siguieron este patrón a partir del año 2000, explicó Flores.

Por otra parte, los proyectos de generación de energías renovables se asentaron en el norte de la Península de Yucatán a partir del año 2013, cuando la Reforma Energética del Gobierno de Enrique Peña Nieto permitió la participación de empresas privadas en el país.
El secreto detrás del Tren Maya

“Ese proyecto es el elemento de infraestructura que está opacando ese avance previo (que puede apreciarse ahora en el geovisualizador) pero que va a consolidar la expansión de los cuatro sectores que viene dándose en los últimos 30 años”, explicó Flores.

Mientras el tramo del tren que operará en la zona del Golfo tiene una clara vocación industrial (es el único cuya gestión sigue siendo estatal) y el tramo del Caribe está pensado para el avance de los capitales turísticos, no se tiene claridad aún de qué pasará con el fragmento del tramo selva, que hará pasar la línea del Tren Maya por la reserva de la Biósfera de Calakmul.

“La cuestión más delicada de este proyecto es la creación de 15 centros urbanos junto con las estaciones”, indicó Flores a Sputnik. “Este es el verdadero eje del proyecto del Tren Maya: no el propio tren sino la apertura de espacios para la especulación del suelo. Eso ya está ocurriendo”, explicó.

“En cuanto el sector industrial e inmobiliario detengan su participación económica en la construcción del Tren Maya, el sector turístico es el mejor receptáculo de esos capitales flotantes”, indicó la fuente. “Así ha pasado en los últimos 30 años y el Tren Maya es un proyecto mucho más amplio para consolidar este modelo”, concluyó.

Sergio Prieto y el colectivo de investigadores de la Península llamado Articulación de Yucatán también colaboraron con Geocomunes en esta investigación.

https://mundo.sputniknews.com/america-latina/201907311088220550-las-amenazas-a-la-zona-maya-mexicana-al-descubierto-en-una-plataforma-web/