ENCUENTRO DE REDES DE RESISTENCIA Y REBELDÍA
Y 25 ANIVERSARIO EZLN
FESTIVAL DE CINE
PUY TA CUXLEJALTIC

Grupo México: Impunidad ante graves delitos ambientales (Sonora)

Derrame de ácido sulfúrico en el mar de Cortés. Foto: Especial

HERMOSILLO, Son. (proceso.com.mx).- La imprudencia ambiental con la que opera Grupo México está documentada en 127 infracciones federales que van desde derrumbes en sus minas hasta macroderrames de tóxicos.

La organización de Grupo Poder ofrece un compilado de una catorcena de desastres ambientales registrados desde principios de este siglo.

El estudio mostrado por Grupo Poder tiene como inicio la más reciente fuga de ácido sulfúrico sobre el Mar de Cortés, en la Terminal Marítima de Guaymas, donde una fuga en las válvulas de trasvase provocó el derrame de tres mil litros de concentrado de ácido sulfúrico.

La doctora en Ecología y Biodiversidad, Reina Castro Longoria, explicó que para dimensionar el impacto ambiental del más reciente de los derrames el agua tendrá que ser analizada para establecer que la contingencia está controlada al menos un año.

La también investigadora y catedrática de la Universidad de Sonora señaló que el ácido sulfúrico es “mortal” para las especies marinas en esta bahía, sobre todo si el tóxico entra en contacto con el sedimento porque se liberan los metales pesados: Fierro, plomo, manganeso, mercurio, y zinc.

Además expuso que el ácido sulfúrico vertido se contuvo en la bahía guaymense por cuatro o cinco días porque es el “tiempo de residencia” del agua marina en esta zona y a partir del pasado viernes “ya se exportó contaminación a mar abierto”.

A unos 11.4 kilómetros al noroeste, se encuentra una de las “cunas” del Mar de Cortés, el estero de El Soldado, una área natural protegida desde 2006 y desde el 2 de de febrero de 2011 fue designado como Sitio Ramsar Humedal de Importancia Internacional bajo la Categoría de Monumento Natural.

“El estero de El Soldado es un patrimonio sonorense, uno de los últimos oasis de manglar en el noroeste de México. Un sitio ideal para la reproducción, refugio, crianza y alimentación de gran diversidad de especies residentes y migratorias. Asimismo se caracteriza por poseer tres especies de mangle: mangle negro (Avicennia germinans), mangle rojo (Rhizophora mangle) y mangle blanco (Laguncularia racemosa).”, detalla el portal oficial de la Comisión de Ecología y Desarrollo Sustentable del Estado de Sonora (CEDES).

De acuerdo con las palabras de la doctora Castro Longoria, a casi una semana del siniestro, no se ha presentado un estudio sólido sobre las consecuencias reales de este derrame y tampoco se conocen las acciones de remediación a corto plazo durante la fase de contingencia.

Largo historial

En 2006, 65 trabajadores de Grupo México quedaron atrapados en Pasta de Conchos por una explosión debida a la acumulación de gas metano. La mina tenía reportes de fallas de seguridad desde el año 2000. La empresa suspendió el rescate un año después y los cuerpos continúan sepultados.

Para 2010, una ruptura en la presa de “jales” de la mina de plata de Bolaños, propiedad de Grupo México desde 1993, provocó que se vertieran desechos tóxicos (mercurio, plomo y arsénico) al Río Bolaños en Jalisco. Esto generó alta mortandad en peces y afectaciones a la vida de las poblaciones ribereñas.

Un año después, en 2011, el gobierno regional de Tacna en Perú compila un reporte que demuestra que la empresa contaminó las aguas de Quebrada Honda con cadmio y metales pesados contenidos en su presa de jales en Toquepala.

El mayor desastre ambiental en la historia de la minería moderna se registró el 6 de agosto de 2014, cuando la empresa Buenavista del Cobre, subsidiaria de Grupo México, derramó 40 millones de litros de sulfato de cobre en los ríos Sonora y Bacanuchi, afectando a más de 22 mil personas. Los efectos de este derrame aún son incalculables.

Unos meses después, todavía en 2014, un tren cargado con 240 toneladas de ácido sulfúrico provenientes de Buenavista del Cobre, se descarriló y volcó a escasos metros del río Santa Cruz, en Nogales, Sonora.

Daños internacionales

La fundidora y refinería de cobre de Southern Copper en Ilo, Perú, ha rebasado en más de cuatro ocasiones el límite máximo permisible de emisiones de dióxido de azufre.

Los habitantes de Ilo han sufrido a lo largo de 20 años problemas respiratorios y altos índices de mortalidad asociadas a tumores, circulación sanguínea y enfermedades del aparato respiratorio.

En 2015, se solicitó una pena de más de 2 años para el presidente de Southern Copper Corporation, Óscar González Rocha, y el pago de 1 millón de dólares, por el delito de contaminación ambiental culposa. La empresa rebasó los límites permisibles en la emisión de partículas de arsénico y vertió agua contaminada al mar en Perú.

México, su favorito

El 12 de febrero de 2016, cinco trabajadores pierden la vida en un accidente en la mina de carbón “Charcas” en San Luis Potosí, a causa del rompimiento de un cable que transportaba 8 toneladas de material.

En ese 2016, dentro de la mina La Caridad, de Grupo México, volcó un carro-tanque que derramó 10 mil litros de ácido débil en el municipio de Nacozari de García, Sonora.

Y hace apenas unos meses: la SCJN sentencia ante un amparo de la comunidad de Bacanuchi, en Sonora, que Grupo México violó el derecho a la participación de la comunidad, al no haberle informado sobre la construcción de una presa de jales de más de 6 mil 500 hectáreas.

El compilado de Grupo Poder concluye con una solicitud: “Queremos que ya no se sumen más desastres e historias de violaciones a los derechos humanos a este hilo. Queremos que esta forma de enriquecerse, el estilo Germán Larrea, pare para siempre. Queremos que las comunidades tengan justicia, reparación, no repetición”.

https://www.proceso.com.mx/592321/grupo-mexico-impunidad-ante-graves-delitos-ambientales