Jornadas “SAMIR SOMOS
TODAS Y TODOS”
COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

Alto a la violencia feminicida, exigen organizaciones de la periferia del Valle de México (Estado de México)

Texto: Vania Pigeonutt
Foto: Daniela Rea
Pie de Página

En el memorial virtual, integrantes de organizaciones contra la violencia de género en el oriente del Estado de México recordaron que la violencia durante la pandemia no ha cedido y exigieron justicia

En la primera escena del video se observan madres y mujeres que usan vestidos y traen flores. Se apropian de la calle cantando y exigiendo justicia. Están frente al Tecnológico de Estudios Superiores de Ecatepec (TESE), uno de los lugares donde la familia de Briseida Carreño Maya la recuerda.

Los participantes a la caminata, performance político y recital musical son familiares de víctimas de feminicidio, madres, activistas.

Las imágenes corresponden a la primera caravana contra los feminicidios ocurrida el 23 de noviembre del 2019, en el marco del Día Internacional de la Eliminación de Todas las Formas de Violencia en Contra de las Mujeres, donde las chicas que participaron en el taller Mujer, arte y cultura, del profesor Amador, caminaron ataviadas con colores pastel.

Este martes se realizó la proyección de ese documental como parte de las actividades del  memorial “Alas de Libertad”. Lo organizaron Mujeres de la Periferia para la periferia, la Organización de Mujeres Trabajadoras de México (OMTM) y el coordinador de la Red Denuncia Feminicidios Estado de México (Redefem Edomex), Manuel Amador.

La proyección ocurre vía reunión virtual para concientizar a la población, sobre todo de Ecatepec, de donde son la organizaciones, que la violencia feminicida continúa a pesar de la pausa que supone la pandemia por covid-19.

En aquella ocasión, recuerdan en el foro realizado después de la proyección, caminaron sobre la avenida Carlos Hank González, conocida como la avenida Central, hasta llegar a la colonia de Valle de Aragón, en Ecatepec, y pasar a la calle donde vivía Briseida, asesinada por su pareja Jesús Fernando Pineda Morales, a los 32 años.

El viernes 9 de noviembre de 2018 por la noche, Briseida Carreño Maya salió a bailar, acompañada de su novio. No regresó. Días después su cuerpo fue encontrado calcinado en el municipio de Chimalhuacán. Su pareja primero la golpeó y torturó en los alrededores del baile al que asistieron, después le disparó.  cuya sentencia de 47 años fue apelada,

Durante esta charla, los 23 participantes ponen énfasis en el que la violencia no ha parado.

A principios de octubre de 2019 la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) declaró la segunda Alerta de Violencia de Género (AVG) en Ecatepec. Para los municipios de Toluca (capital del estado), Ecatepec de Morelos, Nezahualcóyotl, Cuautitlán Izcalli, Chimalhuacán, Ixtapaluca y Valle de Chalco. Once municipios ya estaban en la primera, encabeza la lista, Ecatepec.

Nombrar a mujeres asesinadas como acto de resistencia

La activista Diana Ceballos quien participó en la procesión contra la violencia el 23 de noviembre pasado perdió a  su prima de 14 años. La niña fue violada y acuchillada por el ex novio de la madre de la adolescente.

Dice que es importante hablar de estos casos porque “hemos puesto el cuerpo en espacio donde la violencia se ha trastocado. Cada asesinato representa la modificación de un entorno en todo ámbito. Desde la familia, las personas que están alrededor; un montón de cosas que suceden a partir del feminicidio”.

Este acompañamiento les ha permitido compartir un espacio con otras mujeres y visibilizar la violencia, pero se puede construir otro entorno, dice, y está segura de que las mujeres son agentes de cambio para poderlo modificar.

“Los performance han posibilitado en gran medida hacer nuevas formas de justicia que no sólo aparecen en el ámbito de la legalidad y del Estado, sino que también nos han permitido acompañarlas y cuestionar qué está sucediendo en nuestro entorno, nos ha permitido reconocernos a nosotras mismas. Poner el cuerpo ha sido un ejercicio de sanción constante”, dice sobre las representaciones que en ocasiones como la del documental, dieron vida a Briseida.

“Para las que habitamos el Estado de México, vemos cómo esos números de feminicidios han aumentado, pero también aumentaron en la crueldad de que estos casos se van dando. El corredor Ecatepec- Tecámac es un foco de desapariciones forzadas y feminicidios”.

Reclama que ante esta violencia, ni el presidente Andrés Manuel López Obrador ni el actual gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, o ninguno de los anteriores, se han interesado por las vidas de las mujeres.

Por eso se reunieron, para acuerpar, dice, otras luchas, como las mujeres de la clase trabajadora, que lo mismo se arriesgan en el transporte público, que tienen malas condiciones laborales; precarias, y que se vulneran aún más en ambientes inseguros.

En este foro participaron Teresa Maya, mamá de Briseida Careño Maya y Claudia Fernández, mamá de María Fernanda Cervantes Fernández, una joven de 17 años que estudiaba la Licenciatura en Criminalística y fue asesinada.

Las mujeres y activistas participantes cerraron las discusiones hablando de la importancia de estar aglutinados en colectivas y agrupaciones que exigen justicia por estos casos. “¡Ni perdón, ni olvido, castigo a los asesinos!”, se escuchó en varias partes de la proyección del memorial de Briseida.

 

https://piedepagina.mx/alto-a-la-violencia-feminicida-exigen-organizaciones-de-la-periferia-del-valle-de-mexico/