Jornadas “SAMIR SOMOS
TODAS Y TODOS”
COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

Protestan en Ojinaga por plan para enviar agua a Estados Unidos (Chihuahua)

Proceso/Patricia Mayorga

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un grupo de productores y habitantes del municipio de Ojinaga tomaron el puente internacional de Presidio, Texas, y la caseta de la carretera a Chihuahua, e incendiaron tres vehículos del gobierno federal, frente a la presidencia municipal.

También retuvieron durante varias horas al delegado de la Secretaría de Bienestar, Juan Carlos Loera de la Rosa, junto con otros funcionarios, para exigir que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) deje de extraer el líquido de la presa El Granero.

Loera anunció esta tarde que dio aviso a la dependencia para interponer las denuncias correspondientes por el incendio de las unidades, amenazas y daño moral.

El pasado fin de semana la Conagua anunció la apertura de la presa El Granero, para continuar con el pago del agua que contempla el Tratado de Aguas Internacionales entre Estados Unidos y México, firmado en 1994.

El plazo para entregar la cuota de este año es hasta octubre, pero ya en tres ocasiones el gobierno federal ha intentado abrir las presas El Granero y La Boquilla para adelantar el pago.

Desde enero, los agricultores y el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, propusieron esperar a que pase el ciclo agrícola para aprovechar los escurrimientos que de manera natural corren hacia los ríos, por las lluvias que se generan entre julio y agosto, como se ha hecho otros años.

Sin embargo, la Conagua rompió el acuerdo que se hizo en febrero pasado e intentó abrir las compuertas de La Boquilla.

Las tres ocasiones en que han buscado abrir las compuertas de las presas, la Guardia Nacional ha resguardado el área y se ha generado violencia, porque los agricultores no están dispuestos a arriesgar el ciclo agrícola de éste y el siguiente año.

El domingo a mediodía, un grupo de agricultores del municipio de Ojinaga tomó el puente internacional de Presidio, Texas. Al siguiente día se le unieron los municipios de Aldama, Camargo y de la zona centro sur.

El delegado de Bienestar acudió ayer a la presidencia municipal para participar en una mesa de diálogo en la que estarían autoridades de Ojinaga, representantes del gobierno de Chihuahua y legisladores de Acción Nacional interesados en que no se extraiga el agua.

La presencia de Loera de la Rosa calentó el ánimo de los agricultores cuando trató de explicarles que su ciclo agrícola está asegurado y que él, como delegado, primero vería por los intereses de los productores de Chihuahua.

Los ánimos subieron de tono y los afectados incendiaron tres camionetas de la Secretaría del Bienestar.

Por la noche, uno de los participantes en la mesa de diálogo aseguró que cerrarían las compuertas de la presa. Se había solicitado que no extrajeran los 22 mil metros cúbicos por segundo, sino 8.5 como máximo, pero el funcionario federal advirtió que no era suficiente para pagar la cuota.

Posteriormente, Loera de la Rosa quedó retenido dentro de la presidencia municipal con otros funcionarios. Finalmente fueron liberados la madrugada de este miércoles.

El funcionario federal anunció esta tarde en rueda de prensa que acudió a Ojinaga acompañado de Manuel Benavides y Melisa Franco, representante del gobierno de México en esa localidad, para hablar del cumplimiento del Tratado sobre la distribución de aguas internacionales.

El agua para la región de Ojinaga y centro-sur del estado, dijo, está garantizada y será suficiente, pero tienen que cumplir con el pago.

Detalló que los productores agrícolas de Ojinaga tienen concesiones a través de las cuales se les entregarán 110 millones de metros cúbicos y ya han recibido 65 mil.

Tras los disturbios, el delegado relató: “Nunca los medios violentos serán la solución para los conflictos. Un grupo de productores agrícolas, un grupo de choque se infiltró, agredió y amenazó; incendió camionetas del gobierno federal, fuimos retenidos por la fuerza hasta altas horas de la madrugada”.

Sostuvo que la violencia puso en riesgo la vida de muchas personas y de la misma población de Ojinaga, así como de funcionarios de diferentes órdenes de gobierno.

“Actuamos tranquilamente, pero tenemos que decir que actuaremos en el marco de las instituciones con firmeza, por el bien de Chihuahua y de México”, añadió tras anunciar que actuarán contra quienes sean responsables.

De igual manera, llamó a no politizar el tema del agua y no lucrar políticamente ni por los de la derecha ni por los de la izquierda que han estado desinformando y han generado confusión para sacar “raja política” de la situación. También pidió a los legisladores que se abstengan de entrarle al asunto.

El delegado aseguró que los medios locales contribuyeron a la desinformación, porque se les daba una respuesta y salían para informar otra. “Echaron leña al fuego”.

Alrededor de las 4 de la mañana, decenas de unidades de la Comisión Estatal de Seguridad llegaron al sitio para resguardar a otros dos funcionarios estatales: Joel Gallegos, secretario de Gobernación, y René Almeida, secretario de Desarrollo Rural.

Y un convoy de unidades policiacas se dirigió al puente internacional tomado para desalojar a los manifestantes.

 
https://www.proceso.com.mx/633908/protestan-en-ojinaga-por-plan-para-enviar-agua-a-estados-unidos