Jornadas “SAMIR SOMOS
TODAS Y TODOS”
COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

Familiares de estudiantes víctimas de violencia apoyan paro en Prepa 9 (Ciudad de México)


Foto: Cuartoscuro

Aseneth Hernández y Jordana González / Contralínea

Familiares de estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que fueron víctimas de violencia y defensores de derechos humanos se reunieron con estudiantes de la Escuela Nacional Preparatoria 9 para ofrecer su apoyo a los jóvenes que mantienen el paro de labores a causa de falta de atención a la violencia de género.

Entre los asistentes al foro “Violencia en la UNAM” se encontraba Araceli Osorio, madre de Lesvy Berlín Osorio; María de Lourdes Mejía Aguilar, madre de Carlos Sinuhé Cuevas Mejía; Sacrisanta Mosso Rendón, madre de Karen y Erick Alvarado Mosso; Jesús Benítez Estrada, padre de Verónica Guadalupe Benítez Vega y María Victoria de Gaona, madre de Luis Roberto Malagón.

Además, estuvieron presentes defensores de derechos humanos, como el abogado Víctor Caballero, representante del Colectivo Aequus de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, y Diana Flores, acompañante de madres que perdieron a sus hijas por feminicidio desde hace 8 años.

“¿Cuál ha sido el papel de la Universidad como una institución de educación pública en el contexto de la guerra contra el crimen organizado? ¿Cuál ha sido?, si no el de estigmatizar, criminalizar, obstruir la obtención de justicia. No ha sido ninguno otro. La Universidad no ha hecho absolutamente nada para encontrar a todas y cada una de las personas que nos faltan”, señaló Diana Flores.

Asimismo, señaló que la exigencia de los estudiantes por acabar con la violencia que existe dentro de la UNAM es una “lucha por la vida digna”, e indicó que las autoridades no protegen los derechos que los jóvenes obtienen cuando ingresan a la máxima casa de estudios.

Y es que, para una representante de la colectiva Mujeres Organizadas FFyL, la Universidad sólo se encarga de reproducir en la mente de sus estudiantes el orgullo universitario desde las bienvenidas realizadas a cada generación entrante.

Sin embargo, las autoridades universitarias “no te dicen las violencias que sufrirás dentro, que alienan el derecho de convivir con los agresores, que si decides mostrar interés en el activismo te criminalizan. Tampoco dicen que si denuncias, la comunidad universitaria será la más apática”, criticó la estudiante de la Facultad de Filosofía y Letras.

Por su parte, Sacrisanta Mosso Rendón reafirmó su apoyo a la comunidad estudiantil como muestra del agradecimiento hacia todos los jóvenes que la han acompañado después del asesinato de su hijo y del feminicidio de su hija, que iba en el Colegio de Ciencias y Humanidades Plantel Vallejo.

“Cuando las luchas concluyan en una sola, México y las autoridades van a temblar”, subrayó. Mientras que Lourdes Mejía afirmó que el dolor de todas las familias de las víctimas los ha unido y entre ellos “abrazan al otro cuando está caído”.

También incentivó a los estudiantes a continuar con sus exigencias, ya que la violencia afecta a otras instituciones educativas, como la Universidad Autónoma Metropolitana, la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, el Instituto Politécnico Nacional y a planteles privados.

“Que la sangre de todos los que nos faltan, de los que nos han matado, encarcelado, desaparecido, sirva como ejemplo para organizarse”, enfatizó.

Por último, Araceli Osorio refrendó a estudiantes organizados “que no están solas ni solos” por haber decidido “un día que no era normal la violencia ejercida hacia ustedes”, como lo es el hostigamiento y acoso dentro de las instalaciones donde tendrían que “estar seguros y no sucede” porque las autoridades “han preferido la comodidad, guardar silencio porque tienen privilegios”.

https://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/2020/01/23/familiares-de-estudiantes-victimas-de-violencia-apoyan-paro-en-prepa-9/?