COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

Alerta máxima en la comunidad de 4 Venados tras presencia del ejército (Oaxaca)

 Foto: Comuneros de San Pablo Cuatro Venados

Los comuneros de la localidad el Rebollero, Río Minas y paraje los Arquitos lanzaron un comunicado dirigido al Concejo Indígena de Gobierno, al Congreso Nacional Indígena, a los medios libres y alternativos, a los medios de comunicación en general y a la sociedad civil nacional e internacional en donde denuncian que “el viernes 6 de diciembre, alrededor de las 13 horas, un convoy de dos camiones del ejército y dos patrullas de policías hicieron acto de presencia en el polígono de la localidad el Rebollero, Río Minas y Paraje los Arquitos, pertenecientes al núcleo agrario de San Pablo Cuatro Venados, Zaachila, Oaxaca”.

Estas comunidades antes habían sufrido una agresión la madrugada del 31 de mayo de 2019 a manos de un grupo armado que con violencia destruyó la casa de decenas de familias quienes desde ese momento han estado resistiendo en calidad de desplazados sin dejar sus tierras. Las tierras en cuestión son codiciadas por el proyecto minero de la empresa canadiense Arco Resources Corporation que pretende construir un camino directo hacia las concesiones mineras que ha obtenido en el municipio de Cuatro Venados.

En el comunicado los comuneros se declararon “en Alerta Máxima”, ya que tras haber sufrido el atentado de mayo, “por un grupo armado de más de 500 personas”, han decidido mantenerse en sus tierras a sabiendas de que pueden recibir nuevas agresiones.

En el comunicado cuentan: “en este atentado se nos destruyeron nuestras viviendas, las siembras, robaron nuestros animales, quemaron nuestro maíz y el frijol. Se robaron una planta generadora de energía y rompieron nuestros paneles solares” y explican que a raíz de esto se encuentran en un proceso de “reconstrucción sin la ayuda de ninguna institución gubernamental”.

Aspecto de la destrucción de los hogares de los campesinos de San Pablo Cuatro Venados. En el ataque del pasado 31 de mayo participó un grupo paramilitar cobijado por autoridades municipales y estatales. Foto: San Pablo Cuatro Venados.

Los comuneros aclaran que ellos no piden “nada al gobierno del estado y al gobierno federal”, y que sólo exigen que se “respeten las tierras” que les heredaron sus abuelos”. Asimismo dejaron claro que no tienen intenciones de “permitir que se lleven el agua para la ciudad y mucho menos dar el permiso para la explotación de minerales” en sus tierras.

Sobre este punto informan que “Con fundamentos sabemos que hay grandes intereses en nuestra comunidad, ya que es uno de los pocos pueblos que cuenta con agua, la misma que quiere ser utilizada para el sector inmobiliario. Pero también sabemos que es el agua que se quiere utilizar para la explotación minera”.

Los comuneros cierran su comunicado diciendo “Aquí estamos, vamos a resistir y hacemos un llamado a la sociedad civil nacional e internacional a estar atentos a cualquier agresión o intento de desalojo en nuestra contra”. De igual manera responsabilizan “al gobierno Alejandro Murat, gobernador de Oaxaca, y al gobierno federal de cualquier acto de violencia o intimidación ejercido sobre los miembros de estas localidades” al tiempo en que firman con la consigna “¡Nunca más un México sin nosotros!”.