COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

Denuncian construcción irregular de fraccionamiento en Centro de Lerdo (Durango)

Vecinos denunciaron que ahí se pretende llevar a cabo la edificación de unas 30 casas

Quienes residen en este sector de la ciudad, señalaron que por este motivo ya están buscando la forma de proceder legalmente en contra del constructor, quien según manifestaron, ha violentado los reglamentos municipales.

María Elena Holguín/EL SIGLO DE TORREÓN

Vecinos de las calles Zarco y Ocampo entre las avenidas Juárez y Coahuila, denunciaron que desde el pasado primero de septiembre se reanudaron las obras de construcción de un fraccionamiento en dicha zona del Centro de Lerdo, pese a que éstas habían sido clausuradas por carecer de permisos.

Quienes residen en este sector de la ciudad, señalaron que por este motivo ya están buscando la forma de proceder legalmente en contra del constructor, quien según manifestaron, ha violentado los reglamentos municipales.

Refirieron que prácticamente desde el primer día de este mes, y aprovechando el cambio de administración municipal, el propietario del terreno, de nombre Leobardo Flores, retiró los sellos de clausura que se habían colocado con anterioridad y llevó trabajadores y maquinaria.

A la fecha, ya se han efectuado algunas obras de introducción de una línea de drenaje, algunas excavaciones y colocación de cimientos, en un amplio terreno que abarca las calles Zarco, Ocampo, Galeana y Rayón por la avenida Coahuila y el cual está rodeado por una barda que por ahora, la separa de las viviendas contiguas.

Los vecinos de ese sector denunciaron que ahí se pretende llevar a cabo la construcción de unas 30 casas, cuyo proyecto va en contra de las características urbanísticas de la ciudad, donde en su mayoría son construcciones antiguas residenciales.

Señalaron que su oposición a que se construya el fraccionamiento, se debe a que al incrementarse la cantidad de familias se terminará con la tranquilidad que caracteriza a esta zona, aunado a que habrá un mayor flujo de vehículos y la necesidad de servicios como recolección de basura, pavimentación y demás también aumentará.

Además, no existen permisos de construcción, sino que únicamente se autorizó un cambio de uso de suelo por parte del Cabildo durante la pasada administración.