Jornadas “SAMIR SOMOS
TODAS Y TODOS”
COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

Bloquean sede de Pemex (Yucatán)

Emanuel Rincón Becerra/Diario de Yucatán
Jubilados exigen servicios médicos que les adeudan

¡Ya nos cargó el payaso!, exclamó resignado un operador de un carro tanque el cual, sentado en la banqueta frente a las instalaciones de Pemex en la salida a Umán, aguardaba turno para ingresar a la sede, al enterarse de que varios jubilados y pensionados de la petrolera bloqueaban los accesos y se mantendrían ahí todo el día de ser necesario hasta que sus demandas sean atendidas y resueltas.

Ni la torta de carne asada que desayunaba en ese instante fue suficiente para quitarle el mal sabor de boca que el hecho le producía, pues no podría cumplir el itinerario de su jornada.

Una veintena de jubilados y pensionados del sindicato petrolero tomó ayer en la mañana los acceso del centro de almacenamiento de Pemex, de donde salen las pipas que abastecen a todas las gasolineras de Mérida.

Su objetivo fue protestar por el desamparo en que se encuentran respecto a servicios médicos desde los inicios de la reforma energética del presidente Enrique Peña Nieto y que se agudizó en octubre pasado a falta de clínicas y hospitales que les puedan brindar la atención que requieren.

Con vehículos particulares y pancartas, a las ocho de la mañana los manifestantes cerraron la entrada y la salida del depósito de combustibles para llamar la atención de la empresa, el sindicato, las autoridades y la opinión pública.

Servio Rosado Aparicio, trabajador jubilado de Pemex, encabeza el grupo autodenominado “Por mi Salud”, que representa a los 1,300 trabajadores en Yucatán que dieron sus mejores años a la empresa, desde personal administrativo hasta de plataformas, y que ahora no cuentan con servicios médicos, medicamentos y atención de urgencias.

Tan solo en el último mes, dos trabajadores jubilados perdieron la vida ante la imposibilidad de continuar sus tratamientos.
Problema laboral

Las rejas del centro de distribución de combustibles permanecen cerradas, al interior pipas cargadas con gasolina no pueden salir a surtir y personal de portería sigue a la expectativa.

Trabajadores operativos en apariencia laboran con normalidad aunque, según aseguran los que protestan, moralmente son solidarios con sus demandas porque eso también les afecta.

En su caso, refirieron, se dice que los empleados temen que los sancionen o en el peor de los casos pierdan sus empleos.

En Yucatán hay 9,000 trabajadores de Pemex.

Una patrulla de la Policía Federal llegó al lugar, un agente se acercó al grupo y tomó nota de cuanto se comenta y se lee en las mantas que expusieron bajo el ardiente sol.

Minutos más tarde, dos camionetas de la SSP también arribaron solo para vigilar.

“Es una protesta pacífica para denunciar la grave situación que como jubilados y pensionados nos aqueja, y que tiene que ver con los servicios médicos que en derecho nos corresponden y que no se brindan de forma adecuada, oportuna o suficiente”, explicó el señor Rosado Aparicio.

Los servicios médicos que recibía el personal de Pemex en Yucatán tradicionalmente se brindaban en clínicas y hospitales privados de la ciudad con los que la paraestatal y el sindicato petrolero tenían convenios.

Esto cambió con la reforma energética peñista, la petrolera delegó la prestación de servicios médicos para su personal a la firma MAC la cual trabaja con distintos hospitales, clínicas y médicos del país, pero que en Yucatán no tiene presencia.

“Hace mucho tiempo los trabajadores se atendían en el Centro Médico de las Américas, en el hospital Santa Elena o el Centro de Especialidades Médicas, con la reforma energética y las nuevas condiciones”, dijo.

“La empresa que brinda los servicios médicos nos envía al Centro de Especialidades Médicas o al Star Médica, pero al cabo de un tiempo nos dejan de atender porque los hospitales dejaron de recibir el pago por la atención del personal de Pemex, tan solo al CEM le quedaron a deber 40 millones de pesos”, comentó el representante de “Por mi salud”.

“Desde octubre pasado las cosas empeoraron, para recibir atención médica hay que ubicar de forma particular a alguno de los 15 médicos que se supone deben darnos atención; y digo se supone porque aunque se dice que son 15 en realidad son solo siete que, en cuatro horas, deben atender a un promedio de 30 trabajadores diarios”, agregó.

El problema es más complejo porque los médicos están dispersos por la ciudad y no dan servicio de urgencias ni cirugías.

En este sentido los manifestantes señalaron un presunto fraude en la prestación del servicio médico porque, según dicen, los doctores que les atienden cobran $8,000 mensuales por cada paciente, pero MAC cobra a Pemex $300 por cada consulta.

Los medicamentos son otro problema, las recetas se surten en la farmacia de Pemex en la avenida Colón, que nunca está surtida y siempre les quedan a deber medicinas y tratamientos.

Ahí se detecta otro presunto fraude: cada receta viene con un número de folio, para efectos administrativos cada folio es como si fuera una consulta, de tal forma que si se emiten cuatro recetas, la firma MAC cobra a la petrolera como si se tratara de cuatro consultas.

Las urgencias son otro problema: a falta de convenios con hospitales, los pacientes que requieren atención de vida o muerte pueden ser canalizados a un hospital en Ciudad del Carmen o Tabasco o en el mejor de los escenarios, al hospital O’Horán de Mérida.

Los jubilados y pensionados advirtieron que muchos de ellos han visto como su patrimonio y todo el esfuerzo de su trabajo se pierde en cuestión de semanas a falta de servicios médicos de calidad, eficientes y oportunos.

“Por mi salud” se ha manifestado en la sede del sindicato en las inmediaciones del Fraccionamiento del Parque, en la delegación de bienestar social y entregado un documento al delegado Joaquín Díaz Mena, ante el consulado de Estados Unidos en Mérida y ahora cerraron los accesos de esas instalaciones Pemex.

De no atenderse sus demandas, los inconformes advirtieron que cerrarán hoy las mismas instalaciones y las de la carretera Mérida- Progreso.

Incluso bloquearían el muelle fiscal del vecino puerto, donde opera una terminal de la petrolera.—

https://www.yucatan.com.mx/merida/bloquean-sede-de-pemex