Jornadas “SAMIR SOMOS
TODAS Y TODOS”
COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

Trabajador encarcelado en Tlaxcala por exigir derechos a empresa transnacional, tendría que trabajar 500 años para pagar fianza

Emma Martínez
Revolución Tres Punto Cero

En agosto pasado, Gustavo Labastida Adriano, Secretario General del Sindicato Único de Trabajadores de Calzado Sandak, fue detenido en Calpulalpan, Tlaxcala, el delito imputado fue despojo, aunque a decir por sus compañeros trabajadores, fue víctima de la represión en su lucha por la exigencia de sus derechos laborales.

Pese a que desde 2012 su abogado había solicitado un amparo ante la demanda penal por despojo -esto incluía a todos los trabajadores que mantenían un plantón afuera de la planta de Calpulalpan- la demanda penal fue reactivada en enero de 2015, pero no se les notificó en ningún momento a los trabajadores.

Así fue como el 17 de agosto, Labastida Andriano fue detenido para después ser llevado al Centro de Reinserción Social de Apizaco, Tlaxcala. Una de las trabajadoras que forma parte del movimiento de lucha y que prefiere mantenerse en el anonimato asegura Revolución TRESPUNTOCERO que “el encarcelamiento de nuestro compañero fue una represalia y amenaza para todos los que luchamos porque se nos pague lo que nos corresponde, pero la fianza impuesta para su liberación es una forma de asegurarnos que el poder lo puede todo y no nos pagarán.

Ellos piden 43 millones de pesos, aunque su caso ha estado plagado de irregularidades, como todos los de los presos políticos en este país, no existe ningún tipo de despojo, todo tiene que ver con el incumplimiento de la empresa Sandak para con sus trabajadores. Esta acción fue apoyada por el gobierno estatal, quien ha respaldado la oferta que más bien nos insulta, por parte de la compañía. Que nos ha dicho que levanta los cargos del compañero solamente si nos olvidamos de nuestra lucha y aceptamos una liquidación, bajo sus condiciones, nos piden abandonar nuestros derechos”.

El conflicto laboral dio inicio en 2011, cuando la empresa de zapatos tuvo un cierre inesperado e injustificado, ha decir por las trabajadoras. Así fue como se dio paso al estallido de una huelga, y aunque hasta hoy mantienen el plantón frente a la empresa.

Por su parte el Secretario General de IndustriALL Global Union, Jyrki Raina comenta a Revolución TRESPUNTOCERO, que la problemática que viven los trabajadores de una de las filiales de Bata (empresa extranjera), es contradictoria, ya que es la compañía la que se encuentra en deuda con los empleados, y que además ha violado sus derechos y usado el derecho penal para atacarlos, obligándolos a la renuncia, infringiendo claramente la ley.

Explica que siendo una problemática tan clara, la solución debió llegar hace tiempo, pero esto no ha sucedido porque puede existir complicidad con las autoridades. Agrega que basado en la ley, la fianza de Labastida no podría exceder el salario de un día de trabajo, en caso de demostrar delito, y según sus cálculos de obedecer dicha fianza (43 millones de pesos) tendría que laborar poco más de 500 años.

“La empresa asegura que cerró porque ya no se podía continuar, que existía una baja producción, sin embargo en su momento el sindicato de trabajadores tuvo una conversación sobre el tema se llegó a acuerdos, porque la compañía por medio de sus representantes cometieron errores.

Los productos comenzaron a ser fabricados con materiales de baja calidad, de precio rebajado y poniendo la producción en manos de talleres que se desconocía que fueran a cumplir con los estándares del producto. Para que no hubieran despidos se acordaron puntos, que de la noche a la mañana y sin otra reunión los eliminaron y nos avisaron ‘esto se acabó, esto se cierra’, la lucha es para que nos cumplan como trabajadores.

Pero ya no luchamos solamente contra la empresa, sino contra las autoridades, están de su lado, los han protegido, nos han convertido en los verdugos, de quienes realmente nos están acabando, han solapado las falsedades de la empresa, por las cuales nuestro compañero está preso, todo inició con la mentira que cerraban porque iniciamos huelga, solamente para justificarse”, asegura la trabajadora.

Hasta el momento, la transnacional, pese a las presiones de huelgas, manifestaciones y otras acciones de trabajadores y organismos que los apoyan, no ha cambiado en la negativa de hacer valer sus derechos. Incluso cuando el año pasado IndustriALL Global Union pidió a los directivos de la multinacional reconocer a los trabajadores como empleados de Bata.

Para después retirar todos los cargos en su contra, después de ello, el proceso sería que representantes de la sede viajaran a México para realizar negociaciones y dar fin al conflicto siempre bajo la idea de justicia para los trabajadores. Pero la respuesta no ha sido positiva.

revoluciontrespuntocero.com/trabajador-encarcelado-por-exigir-derechos-a-empresa-transnacional-tendria-que-trabajar-500-anos-para-pagar-fianza/