Jornadas “SAMIR SOMOS
TODAS Y TODOS”
COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

Madres y padres de jóvenes de Aguascalientes desaparecidos en Jalisco señalan las trabas con las que se han topado durante su búsqueda

Foto: Vallarta Independiente

Redacción / Vallarta Independiente

Cuando inició su búsqueda, María de Jesús de León subió a la camioneta con su bolsa de mano, una frazada y una hielera pequeña en forma de lata de cerveza. Empacó lo estrictamente necesario: algo de ropa, artículos de higiene y las dosis de insulina suficientes para dos aplicaciones diarias durante los siguientes tres días. Si el recorrido le permitía comer bien y a sus horas, con suerte no necesitaría todas.

Hoy, María de Jesús también lleva consigo un teléfono celular, un smartphone que está aprendiendo a manejar y en el que guarda la foto de un adolescente vestido con camisa blanca, saco oscuro y una tejana de color negro brillante.

“Le encantaba andar de gorro”, cuenta sonriente la mujer y agranda la fotografía. “Ese día se cambió el saco y se puso la tejana. Era su favorita”, recuerda.

El adolescente de la imagen es su hijo José Guadalupe Rodríguez. Le tomaron esa foto poco antes de que hombres encapuchados y armados se lo llevaran de su habitación en Condominios Cocorit, en Puerto Vallarta, Jalisco, el 8 de mayo de 2011. En ese entonces, José Guadalupe tenía 17 años.

‘Chuy’, como todos llaman a María de Jesús, recién cumplió 60 pero parece tener 10 más. El tiempo que lleva buscando a su hijo —ya casi una década— se refleja ahora en las arrugas de su rostro, su cabello plateado y un andar pausado.

Su búsqueda también la comparte Angélica Romo, madre de Arturo Muñoz, otro menor de 15 años al que el grupo armado se llevó de Condominios Cocorit. Cuando esto sucedió, Angélica estaba en la habitación contigua y desde entonces, al igual que ‘Chuy’, ha recorrido fiscalías, morgues y laberintos burocráticos.

A dos años de haberse unido al colectivo Buscando personas, verdad y justicia, de familiares de personas desaparecidas en Aguascalientes, el 16 de agosto pasado las dos madres emprendieron la primera caravana de búsqueda por Jalisco.

Organizada por el Observatorio de Violencia Social y de Género de Aguascalientes y acompañada por el colectivo michoacano Familiares caminando por justicia, la caravana recorrió Puerto Vallarta, Guadalajara y Lagos de Moreno entre el 17 y el 19 del mes pasado.

Las de José Guadalupe y Arturo son dos de las seis carpetas de investigación que acompaña el observatorio por la desaparición de ciudadanos de Aguascalientes en Jalisco. Junto a la de Sergio de Lara Quezada, desaparecido en agosto de 2011, son las más antiguas. Las restantes corresponden a Marcela Aguirre Valdez (2018), Gilberto Alejandro López Reyna (2019) y Jaime López Reyna (2019).

Sin herramientas y con acompañamiento de activistas, abogados y otros familiares de desaparecidos, las madres de José Guadalupe y Arturo han conseguido que las indagatorias avancen, aunque todavía lo hacen con lentitud.

https://vallartaindependiente.com/2020/09/07/es-como-buscar-una-aguja-en-un-pajar-padres-de-desaparecidos-en-vallarta/