Buscarán unidad

Redacción PORESTO! Campeche
SEYBAPLAYA, Champotón, Cam.

img_1455506178_998cbe9e29001975dad2

Pescadores ribereños acuerdan trabajar en conjunto para definir las acciones a seguir, ante el avance desmesurado de proyectos relacionados con la industria petrolera, los cuales ocasionarán un fuerte impacto ambiental, social y ecológico en Seybaplaya / Exhortarán a Gobiernos Estatal y Federal para que PEMEX revele cuáles son los planes que tiene para la costa / Incertidumbre

SEYBAPLAYA, Champotón, Cam., 14 de febrero.- Es urgente que Petróleos Mexicanos (PEMEX) muestre los planes que tiene para la costa de Campeche, ya que hasta el momento prevalece una gran incertidumbre entre los hombres de mar respecto a los trabajos que frente a la costa seybana realizan las plataformas GSO Orizont y Nabors Rig 659, así como diversos buques de servicios.
Los hombres de mar, pertenecientes a las agrupaciones más representativas, manifestaron la necesidad de que quienes integran al sector pesquero ribereño de Seybaplaya se unan y definan criterios respecto a las acciones a tomar sobre los proyectos identificados como Campeche Oriente, de PEMEX; Campeche 2000, de Monserrat S.A. de C.V. y la ampliación del puerto de Seybaplaya, de la Administración Portuaria Integral de Campeche (APICAM), ya que éstos ocasionarán un fuerte impacto ambiental, social y ecológico en la comunidad y sus alrededores.
De la misma forma, pescadores y dirigentes de los tres frentes de pescadores más representativos de Seybaplaya manifestaron su total repudio a las agresiones de las que fue objeto POR ESTO!, así como sus colaboradores, por parte de personal de seguridad y directivos de la cementera Monserrat.

Desconocen proyecto Campeche Oriente

A pesar de que será el grupo social directamente impactado por el denominado proyecto Campeche Oriente, que consiste en la perforación 91 pozos exploratorios en un período de 16 años (2011-2026), Manuel Medina Martínez, Frente Común de Apoyo al Pescador Seybano, organización que integra a por lo menos 400 familias de pescadores, manifestó que ellos nunca han sido informados por los gobiernos estatal y federal sobre tales inversiones.
Sin embargo, reconoció que algo está ocurriendo, que hay mucho movimiento en las plataformas estacionadas frente a la comunidad desde hace varios meses, sobre todo de los buques al servicio de las empresas petroleras, varias de las cuales ya están asentadas en el recinto portuario y patios del puerto industrial y comercial de la Administración Portuaria Integral de Campeche (APICAM).
De entrada dijo que los pescadores afiliados a la organización que representa están inconformes debido a que el denominado paso de pescadores que les construyó APICAM no cumple con las medidas especificadas, en el acuerdo correspondiente.
Según el dirigente Medina Martínez, además de que no se creó una vía de acceso y otra de salida, el único canal de tránsito bajo el viaducto (espigón principal del muelle de Seybaplaya) tiene una anchura no mayor a 12 metros, por lo que a través de ella únicamente puede pasar una lancha ribereña.
“El puente no tiene las medidas porque no caben dos lanchas, una sola lancha y contrabajo, como 12 metros y no era lo convenido”, dijo el dirigente de Seybaplaya.

Nos van a dejar en la calle

Respecto a los trabajos de perforación prospectiva, Medina Martínez, quien también es regidor de la Junta Municipal de Seybaplaya, declaró que es necesario que PEMEX, la Secretaría Estatal de Pesca y el Gobierno Federal informen a los pescadores y al pueblo seybano sobre dichos trabajos, mismos que necesariamente generarán un impacto en la región, sobre todo en los rubros ecológico, económico y social.
El líder seybano declaró que tiene conocimiento de que en el litoral yucateco ya se están realizando trabajos de perforación, pero que desconocían que se estuvieran perforando desde hace varios años frente a la costa de Campeche.
Consideró que en Seybaplaya se volverá a repetir la historia de Ciudad del Carmen, pues la perforación de 90 pozos petroleros significaría la expulsión de los pescadores de la costa, pues se tendría que crear una amplia zona de exclusión, lo que los dejaría prácticamente en la calle.

Los problemáticos barcos petroleros

Uno de los síntomas más palpables de la invasión petrolera a la costa seybana es la presencia de buques petroleros, mismos que no tienen ninguna ruta definida para ingresar al puerto, lo que propicia que pasen sobre los sitios donde los pescadores tienen tendidas sus redes.
“No sabemos ni a qué día, ni a qué hora entran al puerto. No tienen definidas sus rutas, ni boyas. Nosotros tenemos definidas nuestras zonas, pero ellos nos dan en la torre”, dijo el dirigente pesquero a la vez que agregó que ya son varios los casos en los que pescadores ribereños han visto estropeados sus redes de pesca y grampines.
Agregó que los buques entran en diferentes direcciones al puerto y que cuando destruyen la propiedad de los pescadores ribereños (principalmente redes y boyas de pesca) nadie en el puerto se quiere hacer responsable.
Dijo que en la ocasión que los pescadores se pusieron de acuerdo para reclamar por el destrozo de redes, la única institución que se quiso hacer responsable de los daños fue la APICAM, ya que ni PEMEX, ni Sepesca, aceptaron tener jurisdicción en el caso.
En esa ocasión, APICAM se comprometió a pagar hasta el 40 por ciento del costo de los equipos de pesca destruidos, pero no a todos los pescadores afectados, sino únicamente a los que comprobaron la propiedad de las redes destruidas, aunque en realidad fueron muchos más los que denunciaron y un tanto más los que evitaron interponer denuncia alguna, debido a lo engorroso y complejo que resultan dichos reclamos, explicó el dirigente pesquero.

Buques de servicio, riesgo para ribereños

Por su parte, el presidente del Frente Unido en Defensa del Pescador Seybano, Lázaro Ramos Chan, agrupación que congrega a más de 300 familias de pescadores ribereños, informó que aunque conocen cuáles son las zonas de fondeo de los buques de servicio de las empresas petroleras, la autoridad marítima no ha definido ninguna ruta específica para que éstos ingresen al puerto.
El hombre de mar aseveró que puesto que los buques están ingresando al puerto por diversas direcciones, no únicamente significan un riesgo para las redes y boyas de pesca que son colocadas frente a Seybaplaya por los pescadores, sino que en cualquier momento puede ocurrir un accidente grave que podría redundar en pérdidas económicas y de vidas humanas.
El dirigente pesquero también reconoció que desde hace varios años PEMEX, sus empresas contratistas y Monserrat llegaron a asentarse en Seybaplaya y de inmediato comenzaron a modificar el entorno, trastocando la dinámica de vida que los seybanos habían preservado durante muchas décadas, tal vez siglos.
Explicó que primero fue la ampliación del puerto de servicios de la APICAM, misma que consistió en la construcción de un viaducto de casi cuatro kilómetros de longitud, además de dársenas y plataformas de maniobra. A cambio, a los pescadores seybanos les construyeron algunas obras, entre ellas las de su puerto de abrigo con muelle de atraque.
Sin embargo, manifestaron que nunca se les informó sobre la magnitud del daño que estos proyectos generarían en Seybaplaya, pero que ya comienzan a sentirse los primeros impactos negativos, y el principal es el incremento del tráfico de buques de altura, al servicio de PEMEX.
Las primeras consecuencias del incremento del tráfico de buques de calado mayor, frente a Seybaplaya, ha sido la destrucción de las redes pesqueras, pero –según el dirigente pesquero- no se descarta que más adelante ocurra algún accidente lamentable, en tanto no se definan los sitios donde estas embarcaciones pueden fondear y las rutas específicas que deben seguir para ingresar al puerto.
Respecto a los trabajos de perforación que presuntamente se realizan frente a Seybaplaya, el dirigente pesquero manifestó que es urgente que quienes conforman los diversos grupos de pescadores seybanos, se reúnan y unifiquen criterios respecto a las acciones a tomar respecto a los proyectos que les están resultando perjudiciales, sobre todo el denominado Campeche Oriente, el de la cementera Monserrat y la del establecimiento de las empresas petroleras en el puerto de APICAM.

No están contra el desarrollo

Por su parte, el Frente Unido en Defensa del Pescador Seybano, organización que agrupa a por lo menos 400 hombres de mar y representado por el pescador libre Manuel Jesús Mut Tzab, dijo que no se puede pensar en que exista una total armonía entre los proyectos petroleros y la pesca ribereña, pues la historia de otros puertos donde dicha industria se ha asentado ha significado pesar para el hombre de mar. Sin embargo, aseveró que tampoco se trata de estar contra el desarrollo y el progreso.
Según el dirigente pesquero ribereño, ya se está registrando una afectación a la actividad pesquera de Seybaplaya y en general en todo el municipio de Champotón, pues la irrupción desordenada de los buques petroleros y plataformas de perforación, han traído consigo problemas como un tráfico marítimo desordenado y riesgoso, así como la creación de zonas de exclusión.
Además, dijo el entrevistado, a pesar de que el Gobierno del Estado estaba enterado de los proyectos que están en marcha, entre ellos los planes de PEMEX y los proyectos de inversión como el de la empresa Monserrat S.A. de C.V., la cual prácticamente ya construyó un puerto y zona industrial privados, nunca se tomó en cuenta a los pescadores ribereños.
En consecuencia, hoy los pescadores, además de ver reducidos sus niveles de captura, por la invasión y contaminación de sus sitios tradicionales de pesca, han tenido que modificar sus rutas para salir e ingresar con relativa seguridad al puerto, además de que ahora tienen que alejarse cada vez más para lograr capturas rentables, entre otras afectaciones.
Mut Tzab también se pronunció por la urgente necesidad de que los frentes y asociaciones de pescadores se unan para defender sus intereses y buscar la forma de que PEMEX, APICAM, Sepesca, el Gobierno del Estado y todas las dependencias relacionadas con el tema se junten y tomen acuerdos sobre el nuevo modelo económico que se está poniendo en marcha en Seybaplaya y en el que no se considera a los pescadores.

Postura de pescadores

POR ESTO! también entrevistó a varios hombres de mar, entre ellos a Santiago Segovia Alvarez, quien manifestó que de ninguna forma se debe permitir la invasión desordenada por parte de PEMEX de las áreas donde tradicionalmente se ha practicado la pesca ribereña.
El singular pescador -es invidente- declaró que dada la experiencia que se ha tenido en otros lugares del país, donde se ha asentado PEMEX, las consecuencias de una llegada desordenada de la industria petrolera, podría significar la aniquilación de la pesca, ya que con las plataformas y los buques petroleros, también llegarían los derrames y fugas de hidrocarburo.
El pescador consideró que no se debe permitir una entrada avasallante de la industria petrolera a Seybaplaya, pues ello conllevaría a la desaparición de la pesca, razón por la que urgió a sus dirigente a que acudan a las autoridades competentes para exigir alternativas de desarrollo para los seybanos, en caso de que la pesca ya no sea una alternativa.
Segovia Alvarez consideró que lo que está pasando en Seybaplaya debe ser expuesto ante el país, a través de los diversos medios de comunicación de cobertura nacional, sobre todo la televisión, ya que de otra forma, no se podrá atraer la atención de quienes nos gobiernan.
También dijo que los representantes pesqueros deben abanderar esta causa y que si éstos actúan con honestidad, las bases de las organizaciones pesqueras ribereñas no dudarían en apoyarlos.
En ese mismo tenor se manifestó el pescador ribereño Tereso Velázquez, quien aseguró que los hombres de mar están completamente inconformes con lo que está ocurriendo en Seybaplaya y la costa campechana en general, misma que es invadida por proyectos destructivos y nocivos, como son los muelles de la APICAM, Monserrat y ahora con la llegada de PEMEX y sus proyectos exploratorios.
Sin embargo, el pescador declaró que quienes tienen una mayor responsabilidad social en el tema son, precisamente, los dirigentes pesqueros, ya que de ellos dependen centenares de familias y además son quienes, con los permisionarios, se quedan con los mayores dividendos que genera la pesca ribereña.
Por su parte, el veterano pescador Ramiro Ecluperto Segovia Noh, quien se inició en la pesca cuando en Seybaplaya no se usaban los motores fuera de borda, manifestó que no ve con agrado la llegada de la industria petrolera, pues ésta significará la pérdida del modo de vida tradicional de los habitantes de la costa campechana.
El veterano hombre de mar, quien supera ya los ochenta años, dijo que hasta hoy lo único que han traído los denominados nuevos proyectos a Seybaplaya son problemas, por lo que exhortó a las nuevas generaciones de pescadores a que defiendan celosamente su principal patrimonio: el mar y sus recursos naturales.

(Redacción PORESTO! Campeche)

https://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=31&idTitulo=460140