ENCUENTRO DE REDES DE RESISTENCIA Y REBELDÍA
Y 25 ANIVERSARIO EZLN
FESTIVAL DE CINE
PUY TA CUXLEJALTIC

Crónica del tercer paro laboral en la maquila LEXMARK de Ciudad Juárez

Julian Contreras/LA IZQUIERDA DIARIO

El miércoles 9 de diciembre, las y los trabajadores del primer turno de la maquiladora Lexmark se toparon con un enorme dispositivo de seguridad encaminado a identificar e impedir el paso a la planta de las y los trabajadores más activos durante los paros laborales de los días anteriores.
El grueso de los y las obreros pudo observar como la maquila se convertía en una especie de bunker donde los guardias de seguridad se movían amenazantes, algunos de ellos con perros entrenados. En el turno matutino fueron alrededor de una docena de trabajadores los que de facto fueron despedidos injustificadamente.

Para el cambio de turno, a las 3:30 pm, el número de despedidos se incrementó a 90 obreras; y se presentaron casos de trabajadoras que fueron despedidas a pesar de no participar en el movimiento. El grueso de las y los obreros -en lucha por un sindicato independiente, aumento salarial y por mejoras a las condiciones de trabajo- realizó una protesta a la entrada de la maquila, donde gritaron consignas como “Salario mínimo al gerente para que vea lo que se siente” “Obreros unidos, jamás serán vencidos” “Somos muchos y seremos más” “Obrero callado jamás será escuchado”.

La vigilancia no pudo evitar que al interior de la fábrica algunas trabajadoras pararan en sus líneas de producción y empezaran a llamar al tercer paro laboral. Una a una fueron rodeadas por los guardias y expulsadas de la planta. Entre lágrimas, una de ellas, de nombre Miriam, dijo: “No lloró porque me corran, de mejores lugares me han corrido, lloro de puro coraje, porque son unos abusones, el gusto que me queda es que sí les dije sus verdades, le dije a la de recursos humanos ¿Qué, tú no tienes hijos?”. Otra obrera de 60 años fue sacada de la planta y lloraba desconsolada, porque le aseguraron los de personal que no se iba a poder jubilar si la corrían. La abogada de los obreros la abrazó junto a otras compañeras mientras le explicaba que esto era una mentira para meterles miedo y que su jubilación no dependía de ellos.

A través de las rejas de podía ver y escuchar como otra obrera le hacía frente al jefe de seguridad para que le explicara porque los guardias los estrujaban y sacaban a empujones, que no tenían derecho a hacerlo.

Hubo un momento de angustia en el plantón que frente a la fábrica mantienen desde hace más de un mes los obreros. Esto terminó cuando, por celular, trabajadoras al interior de la planta, empezaron a informar que estaban parando en una de las plantas. Para las 6 de la tarde los camiones de personal llegaban y los trabajadores se enteraban que por tercer día consecutivo habían logrado un paro laboral al interior de la fábrica en la exigencia de su pliego petitorio.

Al salir Amalia, una de las obreras que con silbato en mano llamó al paro en el interior de la fábrica, sus compañeros y compañeras de lucha se abalanzaron sobre ella y entre porras, consignas y aplausos la recibieron. Ella comentaría: “Agarré el silbato y los dedos se me retorcían de nervios, me estaban rodeando 14 guardias y con todo y miedo empecé a pitar y mis compañeros me defendieron y evitaron que me sacaran, hasta que todos paramos”.

En el plantón el frío se deja sentir como sólo por estos lados de la república suele hacerlo. El calentón consume la poca leña que les queda de reserva, mientras cocinan un caldillo para los presentes. Es la hora de la cena, de quienes están escribiendo la historia del movimiento obrero de esta frontera. Hay risas y alegría, saben que la lucha será más difícil tras el despido injustificado, pero están convencidos de dar la batalla. En palabras de un obrero de nombre Alejandro: “Esto apenas empieza”.

Hoy, el secretario del trabajo de Chihuahua servilmente se pliega a la patronal de la industria maquiladora y lanza una ofensiva en el Congreso del Estado, difamando a la abogada laboralista Susana Prieto Terrazas, que ha mantenido una actitud más que solidaria con los y las trabajadores que jurídicamente defiende. Pretenden descalificar las justas demandas de los y las obreros, introduciendo la versión en la prensa oficialista de que la lucha de los trabajadores es un invento, una creación financiada por la litigante.

Los que hemos estado de cerca solidarizándonos en los plantones sabemos que esto es una declaración mañosa, que pretende ocultar la solidaridad que la sociedad ha brindado a los trabajadores en resistencia. Esta cruzada indigna contra las trabajadoras y los trabajadores organizados es una prueba del nerviosismo de quienes le han apostado a que la clase obrera siga aguantando las condiciones de sobreexplotación y despojo de su trabajo. Están nerviosos porque saben que se equivocaron.

Los socialistas de esta frontera se han declarado listos para dar la defensa política de quienes reivindican los derechos y las demandas de la clase trabajadora. Porque ni las calumnias ni las amenazas pueden detener a la clase obrera cuando se dispone a avanzar en su liberación. El llamado es a sumarse solidariamente a esta lucha.

www.laizquierdadiario.com/Cronica-del-tercer-paro-laboral-en-la-maquila-LEXMARK-de-Ciudad-Juarez