Colapso del Sector Salud en Oaxaca

Diana Manzo, Oaxaca

JUCHITÁN, OAX., (pagina3.mx).- Unos mil 500 trabajadores de la Subsección número 2 en el Istmo de Tehuantepec y agremiados en el Sindicato Nacional de Trabajadores del Sector Salud (SNTSS) Sección 35, están por cumplir mes y medio de paro de labores en los hospitales y unidades de salud de los 48 municipios que comprende su jurisdicción en la región del Istmo de Tehuantepec.

Este paro de labores es respaldado por integrantes de 17 delegaciones sindicales en donde únicamente las áreas de urgencias y hospitalización se encuentran prestando el servicio a derechohabientes, debido a la falta de cumplimiento de acuerdos de parte de los Servicios de salud de Oaxaca (SSO).

En las regiones de la Costa, Tuxtepec y la Mixteca también se encuentran en la misma situación del paro de labores debido a la falta de atención de las autoridades estatales ante el gran desabasto de medicamentos e insumos.

Un ejemplo de la falta de insumos y medicamentos es la situación que padece el Hospital General de Juchitán “Macedonio Benítez Fuentes”, el cual ha llegado al colapso ante la falta de pago de más de un millón de pesos del apoyo mensual que corresponde al Seguro Popular y porque no ha cumplido de enero a mayo 2015, informó el delegado sindical Juan Moreno Orozco.

Asimismo, el desabasto de agujas, vendas, guantes, cubrebocas y gasas, fue el hecho que obligó desde el pasado 4 de mayo a que los trabajadores sindicalizados de la subsección 02 de la Sección 35 adscrita al Sindicato Nacional de Trabajadores del Sector Salud establecieran un paro de labores en los siete hospitales y todas las unidades médicas de salud en la región del Istmo de Tehuantepec.

Carga excesiva

En el Hospital General de Juchitán “Macedonio Benítez Fuentes” laboran 400 trabajadores, de los cuales 50 son por contrato y el resto se ha turnado para trabajar y brindar el servicio de urgencias y hospitalización únicamente.

El hospital civil de Juchitán fue fundado el 16 de octubre de 1991 y actualmente es catalogado el segundo nosocomio con mayor productividad del estado de Oaxaca a pesar de que su capacidad se ha duplicado al 200 por ciento cuando sólo cuenta con 60 camas para atender unas 500 consultas diarias en una jornada laboral normal, en la que atiende a pacientes de los 42 municipios, además de los municipios limítrofes con el estado de Veracruz y Chiapas.

Este edificio de salud atiende a pacientes en el área de consulta externa y urgencias, cuenta con nueve especialidades entre ginecología, pediatría, cirugía general, oftalmología hasta nutriología, además de brindar servicio en el área de Rayos X, laboratorio, puesto de sangrado, mastografía y cuenta con una Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN).

Los trabajadores en el Istmo de Tehuantepec aseguran que a pesar de la reciente renuncia del Secretario de Salud, Germán Tenorio Vasconcelos, la situación sigue igual y ha empeorado aún más y acusaron a Rogelio Hernández Cázares, delegado del programa Seguro Popular en Oaxaca, de la situación crítica que vive este programa federal en la entidad.

Según relatan los trabajadores de este hospital de Juchitán, desde el 2011 no les cumplen en sus demandas, en cuanto a una rehabilitación y ampliación de esta unidad de salud, las camas se encuentran en pésimo estado, equipos como el de mastografía no funcionan además del desabasto de reveladores de placas, bolsas para extracción de sangre y reactivos de laboratorio no existen desde hace mucho tiempo.

El delegado sindical del Hospital General, Juan Orozco Moreno, manifestó que el recorte presupuestal a la salud avalado por el gobierno federal les “pegó” muy fuerte a las unidades médicas, debido a que anteriormente recibían el 20 por ciento de las atenciones brindadas del Seguro Popular; sin embargo, se calcula que esta institución federal adeuda un millón de pesos.

“Nosotros como médicos y también las enfermeras -por ética profesional- no podemos permitir el cierre del hospital. A pesar del paro de labores, nosotros estamos dando el servicio humanamente, pero le decimos a todo paciente que no hay medicamentos y tampoco insumos, por lo que ellos tienen que adquirirlo de forma personal, es algo realmente triste que lleguemos a estas circunstancias, porque lamentablemente los más pobres y necesitados son los que padecen esta irresponsabilidad de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO)”, indicó.

Relató que medicamentos como ceftriaxona, ketorolaco y paracetamol no existen en la farmacia, por lo que el paciente tiene que invertir alrededor de mil pesos en la compra de lo básico para la hospitalización, aunado ahora a los alimentos que consumirá el enfermo de acuerdo con el padecimiento que sufre.

Las embarazadas, tampoco se salvan

El delegado sindical informó que diariamente ingresan al Hospital General de Juchitán aproximadamente once mujeres embarazadas para quienes sí hay medicamentos y no se les cobra nada, pues el Seguro Popular cubre los gastos.

Lupita Marín Morales, recién aliviada en este nosocomio, expresó que únicamente adquirió dos soluciones (sueros) y ketorolaco para el dolor, el resto de los medicamentos el hospital se lo dio.

“El trato que me dieron fue bueno; mi esposo y mis familiares aproximadamente llevan gastando 500 pesos, porque si fuera con un hospital particular la cesárea me costaba entre 14 y 20 mil pesos, las enfermeras y médicos nos dicen que están en paro de labores, solo son atención a urgencias”, indicó.

Por su parte, Antonio y Ana Soledad, originarios de El Huamúchil, agencia municipal de San Dionisio del Mar, invirtieron un aproximado de mil 500 pesos, ella se alivió en parto normal pero su bebé nació antes y se encuentra en la incubadora esperando que le den de alta.

Los trabajadores sindicalizados del Hospital General se han rotado en turnos para poder cubrir las atenciones de la unidad de salud, las enfermeras acuden solo el 40 por ciento, porque el resto se encuentra en asambleas permanentes al igual los médicos cumplen con las cirugías urgentes mientras que el personal administrativo también asiste para la atención en el área de urgencias.

“Es triste lo que estamos viviendo en este nosocomio y en el resto del estado de Oaxaca, es una irresponsabilidad de las autoridades de salud y también hacemos énfasis al recorte presupuestal avalado por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, todo ha venido a acabar con la salud pública, sin recurso económico no podemos dar un servicio de calidad, humanamente estamos cumpliendo, por ética profesional no podemos cerrar el hospital pero no hay nada como ayudar a nuestra gente”, sostuvo.

La lucha sindical

Rodolfo Martínez Altamirano, secretario general de la Subsección 02 Istmo, informó vía telefónica desde la Ciudad de México que se encuentran en pláticas con delegados federales sobre la situación que viven los Hospitales de la región del Istmo y del Estado de Oaxaca.

“Hace dos días nos reunimos los dirigentes sindicales de las 17 delegaciones en el Istmo, y concretamos que la SSO ha respondido de manera lenta y a cuentagotas con las demandas, pero no es suficiente, porque nosotros exigimos el cien por ciento de nuestro pliego petitorio, entre ellos el equipamiento del Centro de Salud Urbano ubicado en el puerto de Salina Cruz, el cual está en un 75 por ciento”, concluyó.

 

pagina3.mx/2015/06/colapso-del-sector-salud-en-oaxaca/