FESTIVAL DE CINE
PUY TA CUXLEJALTIC

En la Segunda Asamblea Interuniversitaria los estudiantes debaten diferentes formas organizativas

Colectivo Grieta / 17 septiembre 2018

La asamblea del pasado viernes 14 de septiembre, que se llevó a cabo en el auditorio Román Piña Chán de la ENAH, recibió a 82 escuelas, según informó la mesa después del pase de lista. Se presentaron voceros de escuelas y facultades de la UNAM, entre las que se encontraban las FES Cuautitlán, Zaragoza, Iztacala, Aragón, Acatlán, la FAD, la Facultad de Música, la ENES Morelia, y la mayoría de las facultades de C.U.; varias escuelas y planteles del Politécnico, entre las que figuraban la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica [ESIME], la Escuela Superior de Economía, el Centro de Investigaciones Económicas, la Escuela Superior de Comercio y Administración [ESCA] entre otras. Además asistieron vocerías de la ENAH, la UABJO, la UACM, la UPN, el ITAM, la Escuela de Música del INBA, y de todos los planteles de la ENP y del CCH. Asistieron también vocerías de algunas organizaciones o instancias organizativas.
La Asamblea convocada a las 10 am tardó en comenzar. Afuera los estudiantes comentaron a Grieta sobre algunas dificultades de la propia asamblea. Previo a que la reunión pudiese iniciar se discutió quién podía entrar (incluyendo voceros, observadores y medios de información), quién podía hablar y quién tenía voto y quién no. Éstas les parecen decisiones fundamentales, pues son decisiones que definen la relación política entre los presentes.
Los estudiantes se preguntaron si la Asamblea debería ser abierta o cerrada para estudiantes, es decir, si sólo podían ingresar voceros de asambleas, o si podían entrar estudiantes a título individual de cualquier escuela. Distintos estudiantes nos comentaron que el problema de hacerla abierta, era la capacidad del auditorio -cercana a las 500 personas- el cual estaba totalmente repleto. Un problema principal era si se permitía que entraran observadores, si tendrían voz y voto, sólo voz, o si sólo serían observadores. Algunos estudiantes opinaron que era un problema de espacios, otros que era un problema de concepciones de democracia, otros más, que era un problema que implica ambas cuestiones.
Sobre esto un alumno nos comentó que ellos ven tres modelos ya ensayados: el modelo de la Huelga (la del 99); el modelo ‘132’ y el modelo de la coyuntura en torno a Ayotzinapa. Nos dice que en el modelo ‘132’ se ensayaron ‘las formas más horizontales’ donde todo mundo podía hablar en todos lados y no había mucha estructura. El modelo de la coyuntura en torno a Ayotzinapa, comenta, era muy similar al de la Huelga, había voceros con voto por facultad o escuela, pero además se permitía la entrada y la voz de los observadores. Este problema, es decir el del ‘carácter de la Asamblea’ se iba a convertir en uno de los primeros puntos en el orden del día. Al indagar, pudimos ver que aun esta caracterización de los modelos organizativos es insuficiente para capturar la diversidad de ideas y formas que se están ensayando.
El auditorio Piña Chán mostraba en sus paredes algunas pancartas en las que se leía “Bienvenida Asamblea Interuniversitaria”; “Revolución, Insurgencia, Rebeldía” y siete carteles en los que se leían los 7 principios del mandar obedeciendo: “Obedecer, y no mandar”; “Construir, no destruir”; “Proponer, no imponer”; “Representar, no suplantar”; “Bajar, no subir”; “Servir, no servirse, “Convencer, no vencer”.
La asamblea dio inicio a las 2:34pm con la lectura de un texto que la Asamblea General de la Escuela Nacional de Antropología e Historia había preparado para la ocasión. El texto menciona cómo los últimos doce días desde el ataque violento de grupos porriles a la marcha del CCH Azcapotzalco han sido días de lucha, organización y resistencia. Hacia el final del comunicado el texto dice: “Nuestro deseo para esta jornada, como sus compañeras y compañeros de lucha, es que todas las tareas que hoy emprendamos y que de aquí partan, tengan ese ímpetu de transformación que hasta el día de hoy nos caracteriza, que la sinceridad y el respeto nos asistan para que en nuestra diversidad podamos seguir caminando juntos.” Además el texto dio la bienvenida al espacio de la ENAH presentándolo como “una de las bases del Ejército Zapatista de Liberación Nacional” y como la “Casa Grande del Congreso Nacional Indígena”.
Ya instalada la Asamblea Interuniversitaria, y después de los saludos fraternales, se discutió y decidió el orden del día que quedó integrado por 5 puntos: lista de asistencia, carácter de asamblea, información y balance político, pliego petitorio y plan de acción y resoluciones concretas.
En principio, el problema político de la Asamblea es el de determinar el carácter de la misma, en ello se juega el proceso organizativo de la instancia interuniversitaria. Por eso este punto apareció tanto antes de iniciarla, como una vez instalada la asamblea. La vocería de FES Acatlán propuso que la asamblea sea “resolutiva a través de voceros de asamblea”. La FES Zaragoza propuso que la asamblea sea abierta pero que solo voten los voceros. La FES Aragón propuso que la asamblea sea ‘resolutiva, que los voceros no sean rotativos pero sí revocables’, mientras que la vocería de la Facultad de Economía manifestaba que para ello la interuniversitaria no puede ser resolutiva porque aún no resuelven el pliego petitorio en su propia asamblea y que necesitan llevar lo que se acuerde acá de regreso. Alguien más sugirió que la Asamblea sea ‘anfibia’, y explica que se refiere a que tenga partes resolutivas y partes no resolutivas. UAEM (Morelos) Explanada opinó que las decisiones se tienen que ratificar con las respectivas asambleas. Los voceros de la Facultad de Filosofía y Letras defendieron que la asamblea sea completamente abierta, con voceros rotativos y revocables en todo momento y que solo los voceros con ‘mandato de asamblea’ tengan voto.
En entrevista, estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras comentaron a Grieta que sus voceros tienen eso que llaman ‘mandato de asamblea’ que quiere decir que sus voceros solo pueden decir y defender lo que la Asamblea de Filosofía y Letras acordó explícitamente, que ningún vocero puede hablar a título individual. La idea de que entren observadores para que sea completamente abierta, explicaron, es que puedan fiscalizar a sus voceros: ‘no es que no confiemos en ellos’, dicen, ‘es que queremos que a la Interuniversitaria se traiga realmente la voz de la asamblea’.
El tema del carácter de asamblea generó una discusión que llevó varias horas resolver: ¿Qué quiere decir resolutivo?, ¿tienen voz los observadores y qué motivos hay para ello?, ¿tienen voz y voto los espacios organizativos que no son asambleas de escuela o facultad, como la Asamblea Interuniversitaria de Mujeres o las organizaciones?
La postura que pareció generar consenso fue ésta: lo único resolutivo es lo que dictan las Asambleas de Base, todo lo nuevo que se discuta en la Interuniversitaria tiene que ser ratificado por las Asambleas de Base.
Estamos dentro del auditorio, a la mesa le cuesta trabajo, por momentos, moderar la discusión y que ésta se presente ordenadamente. Hay voceros y observadores que toman la palabra, hay quienes piden palabra para hacer mociones de procedimiento pero a la hora de la hora dan su participación. Se escuchan todo tipo de opiniones: hay quien dice que los observadores con voz pueden reventar una asamblea, hay quien sostiene eso mismo de las voces de las organizaciones políticas estudiantiles, hay voceros que defienden todo el trabajo que se realizó en sus respectivas facultades o escuelas para que pudieran ir algunos pocos representantes y que las voces individuales quitan tiempo a las colectivas, hay quien afirma que es muy autoritario impedir la voz de los estudiantes que están movilizados y que quieren participar aunque sin voto.
Otro gran tema de discusión durante la Asamblea Interuniversitaria fue si la Asamblea de Mujeres tiene voz y voto. Una compañera de una colectiva pidió la palabra para decir que algunas mujeres feministas no se ven representadas por la voz de la Asamblea de Mujeres, y que esa Asamblea tendría que ir a las Asambleas de cada escuela o facultad para que a través de esa instancia se recuperen los puntos que ellas defienden. Por su parte, una representante de la Asamblea de Mujeres replicó que ellas ya hicieron ese trabajo, que ya hicieron asambleas en escuelas y facultades y que lo que traen es la voz de esas colectividades. Este punto nuevamente generó debate y se extendió durante un par de horas. Finalmente, se acordó que la Asamblea de Mujeres tendrá voz, y su voto será sobre el eje de violencia de género.
Un problema que se discutió dentro y fuera del auditorio, en la explanada de la ENAH, es el tema de si las organizaciones políticas estudiantiles, pertenecientes a alguna corriente, pueden participar del proceso. Los alumnos de Filosofía y Letras contaron a Grieta que eso fue un problema dentro de su asamblea. Parece que hay muchos que no desean que las organizaciones participen, y que si participan digan a qué organización pertenecen. Un estudiante nos comentó que el problema con las organizaciones políticas es que llegan muchos, con posturas muy armadas y desgastan las asambleas y al final ganan el punto por votación. Nos platicó con desesperación que en ese modelo organizativo, las organizaciones políticas siempre saben ‘cómo mayoritear en la asamblea’. Otro estudiante, dijo que también los estudiantes que militan en las organizaciones están atravesados por los problemas actuales y defiende su derecho de participar en los procesos organizativos que involucran a todos.
Otro punto que algunos estudiantes nos comentaron fuera de la asamblea es que los paros en las distintas escuelas no pueden durar mucho más, que así como la Interuniversitaria tarda y lleva mucho tiempo, así también tarda el proceso organizativo dentro de las facultades, temen que se vaya a diluir la coyuntura antes de que logren construir los acuerdos. Otros comentaron que el proceso de la organización tiene que durar más que la coyuntura.
La Asamblea Interuniversitaria se extendió por muchas horas, continuando hasta entrada la mañana siguiente. Entre otras cuestiones se decide un lugar y una fecha para el próximo esfuerzo interuniversitario: el Auditorio Che Guevara de la Facultad de Filosofía y Letras para el próximo viernes 28 de septiembre. Al finalizar la jornada los estudiantes asumen el reto de intentar seguir construyendo políticamente y sacar acuerdos por encima de las dificultades y diferencias y cada quien regresa a sus respectivos espacios organizativos para llevar el reporte de la Interuniversitaria.