FESTIVAL DE CINE
PUY TA CUXLEJALTIC

Los niños invisibles (Sinaloa)

Martín Tamayo

Culiacán, Sin. Hasta el 2015, en México, todo aquel niño nacido en el proceso de reclusión carcelaria de su madre, no existía; era un niño invisible destinado a vivir en un centro penitenciario.

“Los niños jurídicamente no existían en ningún lado. Hicimos un análisis de cada estado y había ciudades como Tijuana, que no dejaban que los niños estuvieran dentro de las cárceles con sus mamás”, dijo Saskia Niño de Rivera, sicóloga por la Universidad Iberoamericana y Presidenta Fundadora de la organización Reinserta A.C.

Cifras oficiales indican que son 800 menores de edad los que viven en reclusión con sus madres en 214 centros penitenciarios de todo país.

La penitenciaría de Aguaruto solamente registra cuatro niños viviendo con sus mamás, internas por diferentes delitos, además de 40 mujeres que son madres, pero sus hijos viven fuera de “La Peni”.

REINSERTA

Por segundo año consecutivo, Saskia Niño de Rivera, visitó Culiacán para trabajar en alianza con el DIF Sinaloa buscando mejorar las condiciones de vida de las mujeres privadas de la libertad y sus hijos que viven con ellas.

El proyecto principal es sumar a la campaña #NiñosInvisibles.

“Tenemos cinco años con este proyecto, es una fundación sin fines de lucro que busca trabajar la prevención y la realización social”, comentó Niño de Rivera.

Dijo que el sistema penitenciario es un eje central en la seguridad, donde Reinserta está dedicada a la prevención del delito, al abono de la legalidad, a la mejora de impartición de justicia penal y al respeto de los derechos humanos, en especial de aquellas personas privadas de su libertad, impulsando políticas públicas para atacar los problemas de raíz y crear transformaciones reales.

“Todos los estados deberían tener un penal exclusivo para mujeres, con perspectiva de género, un área de lactancia, una de maternidad, un área especial donde no encierres a las 7 de la noche a las internas y a los niños también. Los niños no deberían estar encerrados, no deberían vivir con un candado afuera y lo hacen en todos los reclusorios”, acusa la sicóloga.

¿Cómo vio la cárcel de Culiacán?

“Es una cárcel reprobada. Es una cárcel que está entre los 10 estados con focos rojo; es un penal que desafortunadamente no tiene las condiciones; es un penal mixto, complicada tanto la operación y la gobernabilidad; sin embargo, algo que aplaudo y celebro, es que hoy estamos en Sinaloa, porque el DIF nos trajo, nos pidió que viniéramos a hacer toda una intervención en materia”, dijo Niño de Rivera.

¿Qué visualiza entre las internas, de las diferentes cárceles del país?

“Hay muchas internas que tienen cuidado con su lenguaje o con muchas cosas enfrente de un niño, pero la gran mayoría no; ni son sus hijos y les da igual. Entonces, tienes niños que a una edad muy corta manejan un lenguaje soez, una terminología criminal y una normalización de la criminalidad”.

Existe una nueva alianza con Sinaloa, pues el acercamiento que han tenido con el gobierno estatal es fundamental para trabajar en temáticas de prevención de delito, óptimo desarrollo de la niñez y el derecho inédito que debe tener un menor de edad por el simple hecho de existir.

Agregó que dentro de los indicadores que maneja la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Sinaloa no se encuentra entre los peores evaluados, por ello, destacó la importancia de seguir trabajando en la prevención, para generar condiciones óptimas no solo para los menores que nacen en prisión, sino para las y los niños que van a visitar a sus papás a la cárcel.

Dentro de los principales temas a trabajar en los centros penitenciarios son la perspectiva de género, la creación de salas especiales de maternidad, visitas del menor de edad donde los derechos no se vean vulnerados, además de reforzar las acciones en materia de política pública y del desarrollo de la primera infancia.

“Tenemos un interés genuino de trabajar por la niñez y de velar por su bienestar, creo que vamos a concretar un proyecto muy valioso, porque el tema es mejorar y trabajar por un México más seguro”.

En México en los últimos 10 años ha aumentado en un 136 por ciento el número de mujeres en prisión y se estima que existen más de 800 niñas y niños viviendo con sus madres al interior de los centros penitenciarios en todo el país.

¿Quién los apoya como fundación?

Vivimos 100 por ciento de donaciones; el 50 son de recursos extranjeros, específicamente de USAI, y el 98 de donares privados, empresas y un dos por ciento de gobierno.

Una de las cosas que tiene Reinserta, es que es una fundación operativa, donde se han ganado la confianza de los niños y de las mamás, ya que año con año llevan a los pequeños a diferentes partes de la República Mexicana, ante todo a que disfruten la playas, cine, teatro.

PARA SABER:

Reinserta nació el 19 de abril de 2013 con el objetivo de crear “un México más seguro trabajando con las cárceles”. Su filosofía es ir a la raíz del problema para entenderlo y solucionarlo, siempre sin el temor de hacer algo diferente y generar cambios reales.

Su preocupación principal es el hecho de que en lugar de ser una prioridad, “las cárceles de nuestro país son el último eslabón en la cadena de seguridad”. El problema es que, aseguran, “pocos voltean a ver a las cárceles como un reflejo de nosotros como sociedad”.

En este México de las cárceles, que ellos le llaman el “México invisible”, es donde se operan el 50 por ciento de los secuestros, según ellos mismos han reportado; también es ahí donde se generan 75 por ciento de las extorsiones.

Con este telón de fondo, es que Reinserta trabaja para transformar la realidad en los centros de reclusión “y entenderlos como motor de cambio de la crisis de inseguridad que vive México”.

RECUADRO

Reinserta trabaja en estos programas:

Niños y mujeres en prisión. Busca que niños que nacen y viven en Santa Martha Acatitla hasta los seis años “se desarrollen bajo las condiciones que haría uno de su edad fuera prisión”.

Adolescentes en conflicto con la ley. Reinsertar a los jóvenes que salen de prisión, como adultos y ayudarlos en el proceso de reincorporación a la sociedad, alejándolos de la reincidencia delictiva y convirtiéndolos en agentes de cambio.

Causas justas. Que la situación económica de quien han sido encarcelado injustamente no determine su acceso a la justicia.

Dignificación carcelaria. Trabaja para mejorar las condiciones de los centros de rehabilitación.

https://www.elsoldesinaloa.com.mx/local/los-ninos-invisibles