ENCUENTRO DE REDES
DE APOYO AL CIG
COMPARTE 2018
Y 15º ANIVERSARIO DE LOS CARACOLES

Comuneros de la Isla Tiburón rechazan megaproyecto y reclaman cambio de autoridades

Dos comunidades pueblan la región Comcáac

La Guardia Tradicional existe en la zona desde 1970, tiene el reconocimiento de la comunidad, y en esta ocasión, sirvió para frenar el proyecto que no tenía la licencia social

Tomado de: Al Momento Noticias
Dia de publicación: 2016-01-22

SONORA, 21 de enero (Al Momento Noticias).- El Proyecto Tiburón agua y energía asedia la costa oeste de Sonora. En el extremo costeño que queda casi a la misma altura de la península que es Baja California. Dos comunidades pueblan la región Comcáac: Punta Chueca más al sur y Desemboque al norte.

Ya tenían experiencia. “Están queriendo entrar en el territorio, pero nosotros estamos en pie para impedirlo.” Si en este momento no hay ninguna minera trabajando en la zona, es porque la gente del lugar así lo decidió.

El último caso fue con una empresa junior (pequeña escala) de capitales sonorenses, que estaban en la etapa de exploración del terreno pero, empezaron a abrir caminos en los cerros sin consultar a la gente.

Nunca hubo reunión ni asamblea. “Cuando nos dimos cuenta, llevaban 5 meses en el territorio”, explican desde el grupo de jóvenes “Defensores del territorio Comcaác”. Era septiembre de 2014.

Ante la evidencia del saqueo, los inquietos habitantes más jóvenes empezaron a moverse para informar que “las cosas no estaban bien hechas”. “La empresa había acordado con una sola familia de Punta Chueca y se amparaban en eso para entrar al territorio. Los demás no estábamos de acuerdo. Convocaron una asamblea. Los representantes de la empresa llegaron armados a esa primera reunión.

“Llegaron queriendo sobornar a una buena parte del grupo de jóvenes, que el dinero nos podía servir para que estudiáramos y saliéramos adelante, nos decían. Pero nosotros ya tenemos estudios y aunque no los tuviéramos, la gente de nuestro pueblo no acepta ese tipo de cosas”

Sí convencieron a dos referentes de la comunidad, de esos que tienen peso en las opiniones, y para ellos el grupo de jóvenes de la localidad, el trabajo se complicó. “No nos querían escuchar después, pero el tiempo pasó y las maravillas de las que hablaban en sus promesas no pasaron”

Como habían entrado sin acuerdo de la comunidad ni la aprobación de asamblea, se logró para el trabajo por medio de la Guardia Tradicional de la comunidad”

La Guardia Tradicional existe en la zona desde 1970, tiene el reconocimiento de la comunidad, y en esta ocasión, sirvió para frenar el proyecto que no tenía la licencia social que requiere explotar los bienes naturales de una comunidad equis.

“No han regresado desde que la Guardia Tradicional empezó a decomisarles el material que sacaban y luego a confiscarles la maquinaria. Mantienen desde entonces el sitio resguardado.”

Amenaza externa

Una alerta y un problema quedaron instalados después de eso en la comunidad sonorense.

El alerta, fue la llegada del proyecto tiburón, que debería catalogárselo como un multi mega proyecto: proyecta construir una planta desalinizadora de agua, un proyecto de energía mareomotriz (que se obtiene aprovechando las mareas), además de una explotación minera en la Isla de Tiburón y un proyecto turístico.

“Nos enteramos en mayo del año pasado de que había un proyecto para esta zona, pero fue gracias a un vecino que está en Estados Unidos y él, como está en contacto con universidades de allá, nos envió el informe que la empresa hizo”

El Proyecto Tiburón, hasta donde los vecinos pudieron averiguar, pretende instalar la desalinizadora en el canal (o estrecho) del infiernillo – entre el continente y la isla Tiburón – , las turbinas generadoras de energía mareomotriz en la boca del canal, y en la isla, el proyecto turístico.

Atrás quedarían, por ejemplo, la plena subsistencia de las dos comunidades de la región ComCáac, basada en la cacería que practican, precisamente, en la isla que quedaría dividida del continente. “Es de la isla de dónde salen los recursos para la comunidad”

Cuando empezaron a preguntar entre los comuneros, sí les habían presentado un proyecto, pero nada que ver con ese, sino que la empresa se había limitado a platicarles sobre la instalación de un arrecife de coral en el canal. Nada más lejos.

Hasta donde saben, la empresa que se da a conocer con el nombre fantasía de Tiburón, agua y energía, está compuesta por capitales sonorenses y estadounidenses y que también han metido la cuchara en la cuestión empresarios mineros de la zona de Chihuahua.

Amenaza interna

El problema que quedó instalado (o evidenciado) tras la primera lucha antiminera y que se acentúa con la llegada del monstruoso “Tiburón agua y energía” es la falta de confianza que hay en la comunidad a las autoridades tradicionales.

“No están funcionando como deberían, están haciendo cosas que afectan a la comunidad. El presidente de Bienes Comunales viene haciendo un mal manejo de los recursos que surgen de las tierras comunales y en la zona hay mucha necesidad, ya hace más de un año que hay zonas enteras que viven sin agua potable.”

El presidente comunal simplemente dejó de pagar y la cortaron. No sólo desvió fondos comunitarios a vaya a saber uno dónde, sino que mira con simpatía la instalación de estos proyectos, que la comunidad rechaza.

La solución, a pesar de que la autoridad sea elegida internamente, está afuera. Y este jueves 21, tiene un round importante.

Para que las autoridades comunales puedan ser reemplazadas, la Procuraduría Agraria del estado debe habilitar la realización de una asamblea extraordinaria.

“Llevamos el pedido de remoción en Agosto pasado, pero nos dieron largas. Nos exigían un padrón actualizado de comuneros, cuando eso es algo que ellos tienen disponible. Nos dijeron que el proceso estaba mal hecho pero no nos dijeron por qué, no nos dieron argumentos.”

El 11 de enero último, hace menos de diez días, ingresaron el segundo pedido en la Procuraduría Agraria para que las autoridades comunales sean reemplazadas, interinamente durante un año, hasta que sea nuevamente el plazo de que la comunidad elija según sus usos y costumbres.

La decisión la toman este jueves 21 y la comunidad espera que de una vez, la burocracia externa, que no conoce las dificultades que están pasando desde hace buen tiempo, habilite lo que la comunidad exige.

http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=168955