Detectan alto nivel de radioactividad en pozo de Guanajuato

Verónica Espinoza,

SAN JOSÉ ITURBIDE, Gto.

Pozo-300x199

Pruebas de laboratorio efectuadas con el apoyo de investigadores de la UNAM en un pozo que abastece de agua potable a la comunidad de La Cantera, en este municipio del norte del estado, arrojaron una presencia de radioactividad cuatro veces superior a la norma.

Los estudios fueron realizados a petición de los pobladores, luego del fallecimiento de tres niñas y dos adultos que generaron sospechas sobre la contaminación del agua que consumen, pero sus quejas han sido rechazadas por el gobierno del estado y la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

En un principio, en una asamblea comunitaria el alcalde César Rodríguez se dijo consternado por los resultados de los estudios presentados por el investigador Marcos Adrián Ortega, del Instituto de Geociencias de la UNAM en el campus Juriquilla, luego de que por lo menos tres años antes los habitantes de esta localidad reportaron problemas de salud de algunos de sus residentes y pidieron a las autoridades investigar el origen, sin que se atendiera la petición.

El estudio fue practicado el 28 de septiembre y presentado el martes pasado a la comunidad.

Este jueves 19, el edil del PVEM publicó en su muro de Facebook un mensaje en el que anunció la suspensión del suministro del agua del pozo, y pidió a las autoridades de la Conagua y de la Ssa atender la situación para garantizar la salud de los habitantes de La Cantera.

Entrevistado en Celaya sobre el tema, el delegado de la Conagua Humberto Navarro anunció que se efectuarían de inmediato varios estudios con laboratorios “serios y respetables” con los que la dependencia federal tiene convenios, con el fin de tener información sobre las condiciones del agua del pozo.

El delegado federal pidió “no especular hasta tener los resultados” que, según anunció, tardarían una semana, y ofreció que, de detectarse alguna anomalía, de inmediato se otorgaría al municipio el respaldo económico para adquirir la potabilizadora que se necesitara.

Sin embargo, la suspensión del suministro sólo duró unas horas, y por la tarde el gobierno del estado emitió un comunicado a nombre del gobernador Miguel Márquez, del delegado de Conagua y del presidente municipal César Rodríguez rechazando la presencia de los niveles de radioactividad anómalos reportados por la UNAM.

Las sospechas

Según explicó el investigador Marcos Adrián Ortega a los habitantes de La Cantera, los estudios arrojaron una elevada presencia de radiación tipo alfa, que al ser ingerida sí está relacionada con riesgos a la salud, como puede ser con algunos tipos de cáncer, incluyendo la leucemia.

La autoridad municipal había ordenado un estudio previo a petición de la comunidad. sin embargo, no se consideró todo lo relativo a la Norma Oficial Mexicana 127 en materia de agua para uso y consumo humano, los límites permisibles de calidad y los tratamientos a que debe someterse para su potabilización, al no incluir los análisis relativos a pesticidas, hidrocarburos y elementos radioactivos, sino únicamente lo relativo a elementos bacteriológicos y compuestos inorgánicos.

El geohidrólogo de la UNAM mencionó que la hipótesis del agua contaminada surgió del testimonio de pobladores de la comunidad de que dos décadas atrás se abrió un tiradero municipal a unos metros del pozo, además de que también se depositaban residuos industriales.

Por ello se creyó que ese era el origen de casos de leucemia entre menores de edad y adultos en la localidad y en el fraccionamiento La Cantera.

En el conocimiento de estos casos y el acercamiento con la población participó además la asociación civil Mayoye Angelitos Guerreros, integrada a raíz de casos de leucemia en niños de la comunidad.

La asociación participó en la formalización de la petición para que el gobierno municipal autorizara tomar las muestras de agua y se efectuaran los análisis, a lo que inicialmente se oponían las autoridades.

A principios de septiembre, integrantes de la asociación, pobladores de la comunidad y el representante de la UNAM pidieron al entonces alcalde electo César Rodríguez Zarazúa, del PVEM, involucrarse en el tema y tomar medidas.

Por ello el gobierno municipal, con apoyo de la UNAM, amplió la solicitud de los estudios, que incluso salieron negativos en lo relativo a materia bacteriológica contaminante o presencia de compuestos inorgánicos.

Al presentar el informe, el representante de la UNAM señaló que haría falta ampliar las especificaciones en nuevos estudios para conocer el elemento radioactivo presente y su grado de toxicidad.

“La situación no es tan crítica –precisó el investigador–, pero sí se requiere un control”, así como una vigilancia médica y estudios más detallados en los pobladores sobre incidencia de algunos tipos de cáncer.

Fue a raíz de este informe que el alcalde César Rodríguez publicó este jueves en su muro de Facebook este mensaje:

“Muy buenas tardes iturbidenses, estoy muy consternado por los resultados obtenidos del investigador del Centro de geociencias de la UNAM campus Juriquilla, Marcos Adrián Guerrero Ortega (sic), referente al pozo de la comunidad de la Cantera, por eso tomamos la decisión inmediata de cancelar el suministro de agua potable para descartar y prevenir cualquier situación, hasta que la Conagua y la Secretaría de Salud nos den las indicaciones pertinentes, porque nuestra prioridad es la salud y el bienestar de ustedes. Les pido su comprensión pues estamos en busca de la solución y comprobación de esta problemática, complementaremos y verificaremos los estudios ya realizados con apoyo de la Conagua y la Universidad de Guanajuato. En el transcurso del día se estará abasteciendo a las comunidades La Huerta y La cantera con pipas de agua y tanques de almacenamiento, mismos que estarán ubicados en lugares estratégicos”.

Apro constató que, alrededor de las tres de la tarde, el municipio envió una camioneta con perifoneo a la comunidad para informar a los habitantes que se suspendió el servicio de abastecimiento del pozo y que ya estaban llegando algunas pipas enviadas por el sistema municipal de agua.

Entrevistado esta mañana en Celaya, el delegado de Conagua Humberto Navarro dijo que se efectuarían varias pruebas en el caso del pozo de La Cantera y en otros pozos de Celaya y Pénjamo con otras situaciones de posible contaminación o niveles elevados de sustancias perjudiciales para la salud humana.

“La autoridad municipal tiene la obligación de tener contacto, lo hacemos conjuntamente, para enterarlos de lo que tiene que hacer precisamente para prevenir. Pedimos de manera urgente e inmediata a los organismos operadores de agua que hagan estos monitoreos, estos estudios de calidad el agua, les recomendamos incluso laboratorios con los que trabaja Conagua, serios y responsables, para que nos den rápidamente estos resultados”, señaló para enseguida afirmar que los resultados estarían en una semana, aproximadamente.

No obstante, posteriormente el gobierno del estado hizo llegar a los medios un comunicado conjunto con la delegación de Conagua y el municipio de San José Iturbide, en estos términos:

“La Conagua, el gobierno del estado de Guanajuato y el municipio de San José Iturbide informan que el pozo ubicado en la comunidad ‘La Cantera’ de esta localidad cumple con los límites máximos permisibles de la NOM-127-SSA1-19994 modificación 2000, lo cual avala que el agua de este cuerpo de agua puede utilizarse para consumo humano sin representar un riesgo para la salud”.

Según el comunicado, estas tres instancias ordenaron un estudio que fue realizado en la mañana del jueves por un laboratorio certificado, cuyos resultados determinaron que el agua del referido pozo “cumple con las características bacteriológicas, físicas y organolépticas, de compuestos orgánicos, plaguicidas y herbicidas, así como fisicoquímicas”, incluyendo los parámetros de radioactividad.

Incluso, según el boletín, el sistema municipal de agua potable ordenó un estudio más –“también esta mañana”– a una consultoría en Querétaro, el cual “coincidió con los resultados del primero, por lo que avala que el agua cumple con la normatividad permitida”.

Además, se afirma en el comunicado que fue la delegación de Conagua la que ordenó cerrar el pozo y envió las pipas para el abastecimiento del agua potable a los pobladores de la comunidad.

“No obstante –concluye el reporte oficial–, una vez que se dieron a conocer los resultados, solicitó al ayuntamiento la reapertura del mismo”.

Sin embargo, hasta el momento el gobierno estatal no ha dado a conocer los resultados de los análisis que, asegura, se mandaron realizar a dos distintos laboratorios.

www.proceso.com.mx/?p=421199