CONVERSATORIO
"MIRADAS, ESCUCHAS, PALABRAS: ¿PROHIBIDO PENSAR?"”

Griselda se suicidó por la espalda

Jorge Martínez

Este fin de semana en Actopan se comprobó que efectivamente cualquiera se puede suicidar dándose un balazo por la espalda, al menos así quedó asentado en un expediente judicial en donde fue liberado el presunto responsable de homicidio al determinar el juez que la víctima fue la responsable de su propia muerte.

Los resultados de la necropsia muestran que Griselda Ramírez falleció casi de manera instantánea, al recibir el impacto de una bala que entró por la segunda vértebra y salió por la boca, destruyendo incluso una muela.

Este increíble acto cometido por la mujer –que dejó en la orfandad a cuatro niños pequeños—lo hizo casualmente cuando discutía con su esposo, que salió armado al patio de su casa ubicada en la tercera sección de El Daxthá.

Resulta que hechos tan inusitados queden plasmados en las sentencias hechas por los jueces de Hidalgo, en este caso el de primera instancia de Actopan, César Filiberto González Lazcano, quien el viernes anterior declaró la absolución del viudo Jesús Barrera.

Ahogados en la tristeza, la familia de la víctima recuerda cómo el hermano del presunto responsable, quien también fue lesionado en la trifulca –donde decidió suicidarse Griselda—declaró que los disparos fueron realizados por el agresor.

Bien, estos hechos nos llevan a sembrar dudas, y más cuando existen testimonios documentales y grabaciones en donde un perito autorizado con el registro P-061097- 171 por el Tribunal Superior de Justicia, pidió a los abogados de la familia la cantidad de 20 mil pesos para que el dictamen resultara en favor de la víctima.

Los hechos, asentados en la causa penal 55/2013 del juzgado de primera instancia de Actopan, de ninguna manera sembraban alguna sospecha que pudieran ser tergiversados o arrojar otro resultado más que castigar al señalado de forma directa.

Esta confianza en los testimonios, hasta molestó a la familia acceder a la petición del perito, sin embargo a casi tres años lamentan haber fundado esa confianza en una administración de justicia que ahora les da un revés.

Ahora bien, existe alguien dentro del Tribunal Superior de Justicia que lea las sentencias y analice si realmente se está haciendo justicia en casos tan absurdos como este suicidio, que a decir de los abogados, es algo increíble.

La denuncia pública que realiza la familia bien sabe que tendrá consecuencias, pues aunque ya no pueden regresarle la vida a Griselda, sí necesitan mostrar no estar conformes con una sentencia que pone en entredicho todos los discursos hechos a nombre de la justicia, la honestidad y la transparencia.

El mismo juez ya enfrentó la desconfianza del pueblo de Demacú, cuando corrieron las versiones que había aceptado cochupos de los responsables de un feminicidio, y por ello, montaron guardias e hicieron marchas para exigir que castigara a los responsables.

La vida en el Valle del Mezquital cada vez es más difícil para todos y estos fallos tan cuestionables no contribuyen en nada para que sus habitantes entiendan que existe una aplicación de la justicia, dentro de un estricto respeto a la ley.

Ahora resta que la conciencia institucional reaccione y analice este asunto que deja muy mal parado a las instituciones.

www.criteriohidalgo.com/a-criterio/griselda-se-suicido-por-la-espalda