ENCUENTRO DE REDES DE RESISTENCIA Y REBELDÍA
Y 25 ANIVERSARIO EZLN
FESTIVAL DE CINE
PUY TA CUXLEJALTIC

Decepcionados, regresan a Tlaxcala los jornaleros

trabajadores-2

Por Lorena Temoltzin

A poco más de diez días de haber partido rumbo a Delicias, Chihuahua, jornaleros tlaxcaltecas que participarían en la cosecha de chile jalapeño han comenzado a regresar a la entidad por sus propios medios, ya que la oferta laboral no cumplió con sus expectativas económicas, además de que denunciaron que, en su centro de trabajo y en la casa que les proporcionaron, vivieron en condiciones insalubres y hacinamiento.

Los participantes, plenamente identificados aunque pidieron el anonimato, hicieron patente a este Diario la desesperación y frustración que vivieron en esa entidad fronteriza con los Estados Unidos de Norteamérica.

Señalaron que dejaron a sus familias en la búsqueda de un mejor salario que no se cumplió, pues aunque desde que salieron sabían que ganarían 80 centavos por kilo de chile cosechado, les explicaron que después de una capacitación sus ingresos diarios serían de 300 pesos en promedio por jornadas de ocho horas, además de un adicional por horas extras, pero tampoco se dio.

De hecho, personal del Servicio Nacional del Empleo (SNE) argumentó a los jornaleros agrícolas que contarían con hospedaje, así como un apoyo de mil 200 pesos que les otorgan en un plazo de cinco días, para facilitarles su supervivencia durante los primeros días de estancia, pero que hasta ayer no les habían depositado ese dinero.

‘No tuvimos refrigerador para conservar nuestros alimentos’

Personas que contactaron a este medio vía telefónica acusaron que tras su llegada a Delicias, Chihuahua, los trasladaron a un lugar que está prácticamente en obra negra, en donde sobre algunos cartones que ellos mismos consiguieron, dormían hombres y mujeres, con temperaturas que alcanzaron más de 40 grados centígrados

“Pero, bueno, dijimos que veníamos a trabajar y sabíamos que no iba a ser fácil, pero así no se puede”, expresaron algunas de las personas que optaron por salir de Tlaxcala el pasado miércoles tres de agosto, en donde no contaban con empleo o ingresos suficientes para la manutención de sus familias.

Comentaron que vivieron en condiciones de hacinamiento en la propiedad que les asignaron, pues en cada habitación se quedaban hasta doce personas. Asimismo, dijeron que en el área de la “cocina”, solo había una parrilla en mal estado, no había refrigerador, mesa y sin sillas y “todo se nos echa a perder con estos calores”.

trabajadores-1

Lo más que pudieron ganar fueron 120 pesos por día

En la charla, precisaron que lo peor que vivieron las personas supuestamente beneficiadas con el programa de movilidad laboral, fue en su centro de trabajo, en Agroindustrias Verdel, dedicada a la cosecha de chile jalapeño en el país, pues “nunca nos cumplieron lo que ofrecieron para ganar más dinero”.

Establecieron que sin ninguna capacitación, como les aseguraron en el SNE en Tlaxcala, el viernes que llegaron a Chihuahua los enviaron a la zona de cosecha a empezar a trabajar por unas horas, y “pues nuestro trabajo fue mínimo, unos cuantos kilos juntamos y se nos acabó el tiempo”.

Pero refirieron que “lo peor estaba por venir, ya que el fin de semana no trabajamos, la paga es semanal y hubo compañeros que no traían dinero ni para un taco, como pudimos nos organizamos en dos grupos para comprar y preparar la comida por día para que no se nos echara a perder y para ayudar a los que no traían dinero”.

Confesaron que así pasaron sus primeros tres días en otra entidad que no conocían, lejos de su familia, con la intención de adaptarse y con la ilusión de que “la otra semana nos iría mejor, pero no”.

Uno de los quejosos señaló que en el SNE les explicaron que “veníamos al corte y empaque de chile, mujeres a empacar y hombres a cortar”, pero cuando llegaron todos fueron trasladados a los cultivos para el corte.

Aun así, las 12 tlaxcaltecas que participaron en este programa lograron recabar 150 kilos de chile por persona aproximadamente, lo que no les redituaba económicamente, pues en salario, la cosecha lograda les representaba apenas 120 pesos y el camión estaba lleno.

“Pensamos que iba a llegar otra unidad pero no fue así y aunque estábamos cansados, el objetivo era duplicar lo cosechado para mejorar el ingreso, pero la instrucción fue que eso era todo por hoy y nos regresaban a la vivienda”, aseveraron.

Detallaron que en lugar de ganar 300 pesos al día como les prometieron, su percepción diaria ascendía a 80 pesos diarios, con los que tenían que pagar sus alimentos y necesidades básicas.

“Aquí todo es caro y ya no nos queda nada, ni para nosotros ni para enviarle a mis hijas que ya están en universidad”, contó una madre soltera que en Tlaxcala era costurera y los fines de semana vendía comida entre familiares y amigos para ayudarse.

“La gente que conoce a este chilero (refiriéndose al dueño de la empresa) dicen que es cruel y malo, nosotros no lo conocemos, solo vino a pagarnos nuestros tres primeros días… incluso, luego luego, a uno de sus empleados le descontó los 200 pesos que le prestaron para sus alimentos”.

Aseguraron que hasta el sábado por la noche, el SNE no les había depositado a los jornaleros los mil 200 pesos en las tarjetas de débito que les entregaron antes de su partida y con lo ganado solo tenían para sus gastos.

trabajadores-3

Ya reportaron las anomalías a la autoridad

Confirmaron que todas estas irregularidades fueron reportadas inmediatamente a Estela Sosa Hernández, coordinadora del programa de Movilidad Laboral del SNE en Tlaxcala, quien, según ellos, se comprometió a hablar con el responsable de la recepción de trabajadores de la empresa.

Señalaron que pese a la intervención de la dependencia federal, las cosas no cambiaron para los jornaleros, pues al contrario, empeoraron porque “el ingeniero con el que trabajamos (del que no proporcionaron nombre), vino a aclararnos que él paga a 80 centavos el kilo de chile y así será, además no nos proporcionará refrigerador, ni camas ni estufa, y que si nos parece bien, si no pues que regresemos a casa”.

Ante ello, jornaleros tlaxcaltecas emprendieron su regreso a la entidad, salvo quienes se resignaron porque no tienen dinero para el viaje.

Es más, hay quienes decidieron buscar otro empleo allá, pero la mayoría ya viene de regreso aunque con más deudas porque el pasaje asciende a mil 800 pesos.

De acuerdo con las reglas de operación del programa de Movilidad Interna del SNE, el empleado que no cumple con el contrato mínimo, que para este caso era de tres meses y vencía hasta 31 de octubre, su regreso corre por su cuenta.

‘Vendiendo tortillas puedo ganar más’, dice mujer jornalera

“Regreso para estar cerca de mi familia; vendiendo tortillas en Tlaxcala puedo ganar hasta más de lo que gano acá”, confió una de las mujeres que estuvo una semana en Chihuahua.

El programa de Movilidad Laboral Interna, en la modalidad para el sector agrícola, tiene como objetivo atender a solicitantes de empleo dedicados a actividades del campo como jornaleros agrícolas, para desarrollar labores estacionales propias de este sector, que tengan disposición para cambiar de residencia de manera temporal.

Sin embargo, Agroindustrias Verdel, de acuerdo con los señalamientos de los trabajadores tlaxcaltecas, no cumplió con lo mandatado en el artículo 123 de la Constitución que señala que “toda persona tiene derecho al trabajo digno y socialmente útil”.

https://www.elsoldetlaxcala.com.mx/tlaxcala/395186-decepcionados-regresan-a-tlaxcala-los-jornaleros