CONVERSATORIO
"MIRADAS, ESCUCHAS, PALABRAS: ¿PROHIBIDO PENSAR?"”

La ola de feminicidios que azotó Puebla en 2015

diciembre 22, 2015
Edmundo Velázquez, Puebla

Para noviembre del 2015, el Observatorio Ciudadano de Derechos Sexuales y Reproductivos (Odesyr) contabilizó 46 casos en su registro hemerográfico de casos de homicidios violentos de mujeres.

A pesar de la negativa de las autoridades estatales para reconocer los casos, el 2015 cerrará como uno de los años recordados por presentarse los casos más escandalosos de feminicidios y por la inutilidad de la Procuraduría General de Justicia para presentar investigaciones contundentes como ocurrió con la joven embarazada Paulina Camargo Limón, desaparecida el 25 de agosto y cuyo cuerpo aún no es encontrado.

Para noviembre del 2015, el Observatorio Ciudadano de Derechos Sexuales y Reproductivos (Odesyr) contabilizó 46 casos en su registro hemerográfico de casos de homicidios violentos de mujeres. Para 2014 cerró el mismo registro con 60 casos y 50 en el 2013, a partir de que fue configurado el delito de feminicidio en el estado de Puebla.

Y a pesar de que el procurador Víctor Carrancá Bourget negó que existiera un foco rojo en esta materia acusando a los medios de comunicación y la propia Odesyr por inflar cifras en búsqueda de generar escándalo, el gobernador Rafael Moreno Valle envió al Congreso de Puebla una iniciativa para que quien golpé por segunda vez a una mujer sea encarcelado hasta por 40 años. La reforma tipifica la “violencia reiterada” como tentativa de feminicidio y tiene la finalidad de evitar los crímenes de odio contra las mujeres.

Isarve Cano

Isarve Cano, universitaria de 19 años fue secuestrada por tres jóvenes el 17 de mayo del 2015. Ese mismo día, según la Procuraduría General de Justicia le dieron muerte. Los detenidos, de acuerdo a la versión oficial, exigieron 2 millones de pesos a la familia de Cano pese a que ya estaba muerta.

Por los hechos fueron detenidos Ángel de Jesús Carrasco López, Jairo Adán Gutiérrez Cabrera y Efraín Méndez Cabrera, el 19 de mayo por agentes ministeriales en Tehuacán. Según la PGJ, los detenidos llevaron el 20 de mayo a los agentes ministeriales al lugar donde se encontraba el cadáver de Isarve, el cual fue encontrado en un predio de Coxcatlán.

El cuerpo estaba atado de pies y manos y vendado. Asimismo, se encontraba en avanzado estado de descomposición y el hueso hioides no fue ubicado en los restos de la joven por lo que el Servicio Médico Forense no pudo determinar fehacientemente la causa de muerte.

La familia Carrasco ha realizado movilizaciones en Puebla y Tehuacán así como una caminata para exigir un juicio justo a Ángel de Jesús a quien compañeros, amigos y familiares consideran solamente un chivo expiatorio quien no tiene que ver con los otros dos acusados.

En octubre del 2015, el Juzgado Tercero de Distrito en materia penal concedió el amparo número 643/2015 a Ángel de Jesús Carrasco López, acusado por el feminicidio de la estudiante de derecho. Esta no es la primer instancia ganada por la defensa del muchacho. A pesar de que a Ángel de Jesús se le otorgó el amparo solicitado el 17 de junio de 2015 por el auto de formal prisión impuesto el 27 de mayo pasado, esto no indica que se le ponga inmediatamente en libertad, pues solo señala que la Procuraduría General de Justicia integró de manera incorrecta la averiguación previa por el homicidio de Isarve en su contra, lo cual fue ilegal y en perjuicio de sus derechos.

Paulina Camargo

El feminicidio número 34 del año según los datos de Odesyr fue el que provocó mayor indignación por tratarse de una jovencita embarazada. Paulina Camargo Limón, de 19 años desapareció el 25 de agosto de 2015 y hasta la fecha sus restos no han sido encontrados.

La Procuraduría General de Justicia (PGJ) señaló al novio de Paulina, José María Sosa, basados en una supuesta declaración del universitario de 21 años de edad. Según la declaración dada ante agentes ministeriales por José María, el asesinato fue perpetrado el mismo martes 25 de agosto, cuando la familia de Paulina lanzó una alerta en redes sociales por su desaparición.

“Chema” declaró haber estrangulado a Paulina para después dejar el cadáver en un contenedor de basura en la Unidad Habitacional La Margarita, por lo que elementos de la Policía Estatal y médicos forenses se trasladaron al lugar para buscar el cadáver de la joven, sin embargo no fue localizado. Esto trasladó la búsqueda por semanas al Relleno Sanitario de Chiltepeque donde tampoco fue encontrado el cuerpo.

Los padres de la menor, María del Rocío Limón y Rolando Camargo, matuvieron durante el resto del año marchas para exigir la búsqueda de su hija a la PGJ y también acudieron casi cada fin de semana ante el Arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa para pedir su intervención. Sobre el caso el procurador Víctor Carrancá ha dado tumbos y declaraciones dispares. La PGJ decomisó el departamento de la familia de José María en “La Margarita” y meses después tuvo que entregarlo tras perder un litigio federal iniciado por los Sosa, quienes denunciaron la fabricación de pruebas.

Carrancá por su parte aseguró incluso que analizaban hipótesis donde una segunda persona habría sacado el cuerpo de Paulina del contenedor, pero en la consignación girada al juez un perito aseguraba que los restos de la joven se habrían “desintegrado” y por tal hecho no existía el cuerpo del delito.

La familia Sosa busca por la vía legal demostrar la inocencia del joven quien se mantiene preso por homicidio y aborto, delitos por los que fue consignado el pasado 22 de octubre de 2015.

Verónica Espinosa

El 4 de septiembre del 2015 otro caso más provocó la indignación en Puebla. El cuerpo de la profesora de preescolar, Verónica Espinosa Arcos fue encontrado en el paraje “Los Barrancos” de San Francisco Totimehuacán cercano a la zona habitacional La Guadalupana.

Según la versión oficial de la Procuraduría General de Justicia, Mauricio Rico López, un joven veinte años menor habría sido quien perpetró el crimen. A través de un comunicado, la dependencia informó que la víctima sostenía una relación sentimental con el muchacho, quien presuntamente la privó de la vida ya que pretendía robarle su camioneta.

Se sabe que la profesora salió con el joven hoy detenido debido a que ambos se conocieron en una estética a donde coincidían regularmente. La profesora, según detallaron sus conocidos, no llevaba una vida de excesos ni su familia conocía de la relación con el muchacho de 23 años. Familiares del joven temen que sea un chivo expiatorio de la Procuraduría General de Justicia debido a los últimos casos, como el de Paulina Camargo, cuyas investigaciones no han sido contundentes.

La profesora Espinoza Arcos fue vista por última vez por su hijo Luis Parada Arcos cuando le avisó que saldría el viernes por la noche. En la madrugada del sábado, alrededor de las 2:30 horas, aún pudieron comunicarse vía telefónica con la mujer.

Tres casos en un menos de 24 horas

Un mes después, a inicios de octubre los casos comenzaron a ser más frecuentes. Cuando fue encontrado el cuerpo de una mujer con señales de violencia sexual en terrenos de cultivo en la comunidad de Santa María Moyotzingo, perteneciente a San Martín Texmelucan se le ubicó como el tercer crimen en contra de una mujer ocurrido en menos de 24 horas en el estado de Puebla.

Según fuentes al interior de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) informaron a CENTRAL, que la joven salió para acudir a un baile en la zona y al finalizar aceptó aventón de hombres desconocidos, quienes abusaron sexualmente de ella y después le dispararon. La investigación de la dependencia apuntaría que la mujer no tenía relación con ninguno de sus atacantes.

El cuerpo presentaba un disparo de arma de fuego en la nuca y fue encontrado en la zona del primer puente de San Jerónimo Tianguismanalco, de la carretera federal México-Puebla, en el tramo Huejotzingo-Texmelucan.

De acuerdo a medios regionales, policías municipales de San Martín Texmelucan llegaron el domingo a los terrenos donde el cuerpo estaba boca abajo. Al sitio también acudió Paulina Jimares, agente del Ministerio Público adscrito a San Martín Texmelucan, quien pidió apoyo de peritos de la ciudad de Puebla. La necropsia arrojó que el cuerpo de la mujer presentaba violencia sexual y aún no se ha confirmado la identidad.

El primer fin de semana de octubre sucedieron otros dos feminicidios en el estado de Puebla. Los casos fueron el de Gudelia N quien tenía dos meses de embarazo y que presuntamente fue asesinada por el padre de su hijo, y el de Ana Karen N quien fue encontrada muerta con signos de tortura.

En el caso de Gudelia N, una joven de 20 años de edad, la PGJ aceptó que se trata de un feminicidio y explicó que la joven fue asesinada en el municipio de Coyomeapan a manos del padre de su hijo, un joven de 17 años de quien se desconoce el nombre, y que ya está detenido.

En el caso de Ana Karen N, la joven de 15 años de edad, fue encontrada este sábado sin vida. De acuerdo con las primeras indagatorias la mujer fue degollada y presentaba signos de tortura, la PGJ aún no presenta información oficial del caso aunque se presume que también se trató de un crimen de odio.

http://periodicocentral.mx/2015/chalchihuapan-2/la-ola-de-feminicidios-que-azoto-puebla-en-2015