CONVERSATORIO
"MIRADAS, ESCUCHAS, PALABRAS: ¿PROHIBIDO PENSAR?"”

Fueron 4 años de lucha ejidal

4 años de lucha ejidal

Fueron 174 días que ejidatarios de Pueblo Nuevo vivieron a 100 metros de la caseta de cobro de Coscomate en la supercarretera Durango-Mazatlán, casi seis meses donde no permitieron que Caminos y Puentes Federales (Capufe) cobrara el peaje de 245 pesos. Ahora, los ejidatarios empezaron a levantar su plantón; se van porque por fin lograron que se concretara el pago de sus tierras, las mismas por donde pasa la citada vía de comunicacion.

Andrés Medrano, el ejidatario que inició con este movimiento desde hace cuatro años, es el más contento, “por fin podré descansar a gusto en mi casa”, comenta.

Este jueves 8 de octubre del 2015 se firmó ya el convenio para el pago de sus tierras, las 676 hectáreas entre las de derecho de vía y las de daños colaterales, un monto de 135 millones de pesos.

Reconoce que se tenía una expectativa de pago muy elevada a raíz de un avalúo que se emitió el año pasado por parte del Tribunal Agrario del Segundo Distrito; por ello se esperaba un pago mucho mayor. Sin embargo, comenta que para los cuatro mil pesos que se ofrecieron por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) hace cuatro años, lograr los 135 millones de pesos por las 676 hectáreas “es justicia”.

Andrés Medrano recuerda que fueron dos ocasiones las que los ejidatarios tomaron la carretera; la primera se realizó en mayo del 2013, un par de meses antes de que la supercarretera fuera entregada y abierta por el presidente Enrique Peña Nieto.

En aquel tiempo se liberó porque las autoridades se comprometieron a reconocer como afectadas y para pago las hectáreas con daños colaterales; sin embargo, no hubo avances por lo que el 20 de abril del 2015, a las 12:00 horas, los ejidatarios acudieron a la caseta de cobro Coscomate y levantaron las plumas para permitir el acceso libre a los automovilistas y quedarse en plantón.

“Fueron casi seis meses los que duramos en esta zona, pero lo que nos provocaba el seguir en la lucha era la decisión de la gente que no daba marcha atrás y que se la fajó para mantenerse en ese lugar a pesar del frío, de la lluvia y del calor; la gente no se rajó y se mantuvo en pie de lucha”, platica Andrés Medrano.

Reconoce que él tuvo que poner mucho dinero de su bolsa porque las primeras visitas a la SCT en la ciudad de México las tenían que pagar cada ejidatario de su bolsa, además del pago que estaban haciendo mensualmente a los asesores legales del movimiento.

Desde que se tomó la caseta y se ha solicitado apoyo a los automovilistas para mantener el movimiento, los ejidatarios dejaron de pagar sus visitas a la ciudad de México; con lo que se recaudaba en el movimiento de las aportaciones voluntarias, no solo se permitía dar alimentación a todos los ejidatarios que acudían al plantón, sino que ya se costearon gastos de quienes acudían a negociar porque la SCT nunca quiso dialogar ni en Coscomate ni en la ciudad de Durango.

“Fueron casi seis meses en la caseta, pero fueron cuatro años de lucha. Por eso estoy feliz, porque por fin logramos un acuerdo que es bueno para todos los ejidatarios. Aunque nosotros pedíamos más, creo que logramos una buena negociación”, concluyó Andrés Medrano, ejidatario de Pueblo Nuevo.

www.elsiglodedurango.com.mx/noticia/620100.fueron-4-anos-de-lucha-ejidal.html