ENCUENTRO DE REDES
DE APOYO AL CIG
COMPARTE 2018
Y 15º ANIVERSARIO DE LOS CARACOLES

Exigen justicia por crimen de médico en Balancán

BALANCÁN/REDACCIÓN/ORO NEGRO.- Testigos del crimen del médico Andrés Reyna Guerra, trabajador federal de la Secretaría de Salud, dieron otra versión de los hechos y exigen justicia.

Aseguran que el galeno, al entrar a la comunidad, cuando regresaba de visitar a su familia de Coatzacoalcos, Veracruz, ayudó al soldado, quien presuntamente venía en estado de ebriedad manejando su moto, es decir, que fue éste quien se impactó contra la unidad, cayendo sobre el parabrisas.

Al verlo herido, el médico en su afán de cumplir con su profesión, se bajó de su vehículo para brindarle los primero auxilios, pero unas personas que se encontraban participando en un encuentro de beisbol se fueron contra él para lincharlo, y luego agredirlo con los bats, hasta dejarlo muerto y desfigurado de su cuerpo; no contentos, en uno de los vehículos de los agresores trasladaron el cuerpo hasta la delegación de policía donde fueron detenidas dos personas.

Andrés Reyna Guerra era conocido en la comunidad como uno de los mejores médicos de la Jurisdicción Sanitaria de Balancán, con una antigüedad de 20 años, quien tenía su domicilio en Apatzingán, Balancán, lugar donde residía junto con su familia.

Ayer su cuerpo fue velado en la cabecera municipal de Balancán, luego de que se entregó a sus compañeros doctores a eso de las tres de la mañana por la Fiscalía General del estado, con base en la Villa El Triunfo.

Luego de realizar la documentación necesaria para su traslado, la carroza que transportaba los restos del doctor Reyna, como le conocían, entrada la tarde tomó camino de la carretera federal Villahermosa-Coatzacoalcos, hasta esa última ciudad recorriendo un promedio de 500 kilómetros.

Curiosamente el médico Andrés, el mismo día de su muerte (domingo) había viajado desde Coatzacoalcos, Veracruz, para esta ciudad, acompañado de su hijo, a quien dejó en la cabecera municipal y prosiguió su camino para la comunidad de Apatzingán en donde vivía.

Desafortunadamente, a pocos kilómetros antes de llegar ocurrió el accidente y después sobrevino su muerte.

Brazos caídos el sector salud

Mientras que la Fiscalía realiza su trabajo, el personal de la jurisdicción sanitaria como del hospital de esta localidad, se quedó en sesión permanente o de brazos caídos, que es una manifestación sindical para dar a conocer su inconformidad y exigir justicia para que se detengan a los asesinos del doctor Reyna.

Van por 10 sospechosos

Trascendió que la Fiscalía general pediría apoyo a la policía de Seguridad Pública del estado para adentrarse en la comunidad del Capulín y hacer por lo menos 10 detenciones de personas que fueron relacionadas con la muerte del doctor Andrés Reyna Guerra.

Cabe señalar que en las comunidades se han cometido asesinatos, sin que la policía haga algo para detener esta ola de violencia.

Marchan y claman justicia

Hombre y mujeres de blanco, que sumaban más de 200, de la jurisdicción sanitaria y el Hospital General de esta ciudad, con cartulina en mano marcharon gritando: “Perdió la vida por auxiliar al accidentado”. “Justicia”. “No a la impunidad, castigo a los culpables”.

A las doce del día, la temperatura está a 34 grados, pero eso no impidió que un grupo de médicos y enfermeras saliera a las calles para exigir justicia por la muerte del doctor Andrés Reyna Guerra, quien fuera muerto a batazos y otros golpes.

Los indignados marcharon desde la sala funeraria ubicada frente al hospital de la ciudad, y llegaron hasta el Ayuntamiento, donde bajo consignas pidieron una investigación exhaustiva ante estos hechos de barbarie.

http://oronegro.mx/2015/10/06/exigen-justicia-crimen-de-medico-en-balancan/