CONVERSATORIO
"MIRADAS, ESCUCHAS, PALABRAS: ¿PROHIBIDO PENSAR?"”

Cancún: protestan a un año de la desaparición de normalistas

La protesta concluyó con saldo blanco y sin incidentes; fue vigilada por organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos
Con poco más de una veintena de antorchas encendidas y encabezados por dos de los sobrevivientes del ataque a normalistas de Ayotzinapa, registrado hace un año en Guerrero, ciudadanos de Cancún marcharon pacificamente para exigir justicia e impedir que aquella tragedia quede sepultada por el olvido y la indiferencia.

El contingente, integrado por estudiantes de universidades, colegios, activistas, academicos y ciudadanos en general, partió del parque de El Crucero y avanzó sobre la avenida Tulum, hasta llegar a la emblemática Glorieta del Ceviche, en donde se colocaron velas y fotos de los 43 alumnos de la Normal de Ayotzinapa, en Iguala, Guerrero.

De ahí, siguieron su camino por avenida Coba, para doblar en la avenida Yaxchilan hasta el Parque de las Palapas, en donde el ensayo de un grupo de baile les impidió subir al escenario; sin embargo, a bajo de éste, los dos jóvenes sobrevivientes enviaron su mensaje a Quintana Roo: La lucha va a continuar.

“Venimos a Cancún para decirles que la lucha por la presentación con vida de nuestros 43 compañeros va a continua. Hoy se cumple un año de aquella masacre en Iguala, pero no queremos que se cumplan 2 años, ni un mes ni dos, porque ya fue suficiente”, dijo uno de los jovenes.

Otro, aseguró que el gobierno está presuntamente coludido con la desaparición forzada de los normalistas y se dirigió a los cancunenses para recordarles que a partir de Ayotzinapa, todo mexicano esta expuesto a que le suceda algo similar.

“Camaradas, ténganlo por seguro que son 43 compañeros desaparecidos, pero también ténganlo por seguro, que si nosotros olvidamos la lucha por la presentación con vida de estos camaradas, el día de mañana ya no van a ser 43… Posiblemente sean 44, 45… y en esa lista podemos estar cada uno de nosotros. Es por eso que tenemos que seguir en pie de lucha y no olvidar como olvidaron la masacre del ’68; cómo olvidaron la masacre de Aguas Blancas y todas aquellas masacres que se han venido generando (…)”, expresó.

Durante la caminata, que al frente llevaba al bloque juvenil anarquista, los dos estudiantes de la rural de Ayotzinapa subrayaron que, hasta el momento, la lucha de las familias de los desaparecidos ha sido pacífica, al igual que la de las y los mexicanos que les han respaldado.

No obstante, advirtieron que la lucha que hasta ahora se ha librado desde trincheras diferentes y diversas “intensidades”, dará un giro contundente a partir de hoy, fecha en que se conmemora un año de la muerte de tres estudiantes de la Rural de Ayotzinapa y la desaparición de otros 43 normalistas.

“No pierdan de vista la Normal de Ayotzinapa, no pierdan de vista la lucha de nuestros padres de familia, porque a partir de hoy la lucha va a ser más contundente, porque tenemos padres que están dispuestos a dar la vida por sus hijos y no tienen miedo.

“Esos padres están desesperados y viven en la angustia, de si nuestros 43 compañeros comen, duermen o que es lo que pasa con ellos. No sabemos si los desaparecidos están muertos o vivos, pero a nosotros nos queda la esperanza de que están con vida”, indicó otro de los dos jovenes.

Ambos reprocharon la llamada “versión histórica” que el gobierno del presidente, Enrique Peña Nieto, dio sobre lo ocurrido y consideraron las indagatorias “una simulación” que ofende a los desaparecidos, a sus familias y a México.

“Si es necesario que tengamos que derramar sangre, lo vamos a hacer, porque nos quitaron el miedo la noche del 26 y la madrugada del 27.

“Y si tenemos que agarrar las armas, para hacer justicia por nuestras manos, claro que lo vamos a hacer. Y no pedimos que encarcelen a Peña Nieto, pedimos que lo queman con leña verde, porque las cárceles no son suficientes”, resaltó el estudiante normalista.

La protesta pacífica fue vigilada por la Comisión Nacional e Internacional de organizaciones de Derechos Humanos, que desplegó a media decena de vigilantes, debido a la represión que el gobierno de Cancún ha ejercido en contra de activistas en manifestaciones anteriores.

“Estamos aquí por las violaciones a derechos humanos que han existido en Quintana Roo, porque su policía judicial y su policía municipal (en Cancún), son los violadores, acosadores y torturadores número 1 en el estado y número dos a nivel nacional, según el Índice de corrupcion”, señaló Leonardo Salazar, director jurídico del organismo.

Cómo parte de la marcha, los jóvenes sobrevivientes recordaron los hechos, pero también se refirieron a la desaparición y asesinato de otros mexicanos en diferentes estados de la República; gente que ha participado en protestas o que se ha levantado pacificamente para exigir sus derechos.

“Hoy más que nunca debemos estar juntos y organizados. Lleguemos a nuestras casas y platiquemos la situación que estamos viviendo y posteriormente vayamos a las calles con nuestros vecinos y que aquellos policías que cuidan los intereses del gobierno, decidan con quien están, si con el pueblo o con el gobierno”, llamó.

La protesta concluyó con saldo blanco y sin incidentes.

www.eluniversal.com.mx/print/articulo/estados/2015/09/26/cancun-protestan-un-ano-de-la-desaparicion-de-normalistas