CONVERSATORIO
"MIRADAS, ESCUCHAS, PALABRAS: ¿PROHIBIDO PENSAR?"”

Resumen de principales impactos estratégicos del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México

Resumen de principales impactos estratégicos del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México

DeCLARACIÓN DEL FORO

“EL nuevo aeropuerto Y LOS megaproyectos de muerte en la cuenca del valle de méxico y la región centro del país”

REALIZADO EL 23 DE NOVIEMBRE DE 2014 EN EL PARQUE REFORMA SOCIAL

Una nueva amenaza se cierne sobre los habitantes de la Cuenca del Valle de México y la Región Centro del país. Se trata del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México-NAICM y el proyecto Megalópolis (Estado de México, Hidalgo, Morelos, Puebla, Querétaro, Tlaxcala y Distrito Federal), impulsado desde Carlos Salinas de Gortari y retomado por Enrique Peña Nieto e instituciones gubernamentales, con una lógica financiera que busca los más altos rendimientos sobre la inversión por medio de una gran destrucción del tejido social, la cultura y los dones de la naturaleza en el territorio. En efecto de la planeación del NAICM – Megalopolis se desprende un conjunto de estrategias y megaproyectos que ya vienen provocando el cambio de uso de suelo y la destrucción de territorios tales como áreas federales, reservas ecológicas, grandes extensiones de bosque, manantiales, áreas de uso agrícola, sitios arqueológicos, cerros sagrados, espacios públicos y áreas verdes en el caso de la ciudad.

Se pretende construir el NAICM en el Lago de Texcoco, un sitio con un altísimo valor histórico, un territorio sagrado que es también un santuario cultural, ecológico y arqueológico de los pueblos originarios y comunidades indígenas nahuas del antigüo Valle del Anáhuac; un símbolo de identidad nacional, centro de la cultura texcocana y del espíritu de Nezahualcóyotl. Un lugar que rige el equilibrio ecológico de toda la Cuenca del Valle de México, cuya vocación de lago debe ser respetada y susceptible de restauración, para que siga siendo vaso regulador del régimen de aguas y la temperatura, así como reserva ecológica. La construcción del Nuevo Aeropuerto se traduce ya en un riesgo enorme de pérdida de identidad, usos y costumbres, economía y cultivos tradicionales, recursos naturales, así como de marginación y exterminio para nuestros pueblos.

El avión es un modo de transporte considerado entre los más emisores de gases a efecto invernadero por pasajero. Al lugar de la proliferación de proyectos de crecimiento de infraestructuras aeroportuarias con justificaciones de crecimiento económico, una respuesta racional de las naciones frente al desastre climático y en congruencia con los horizontes acordados de reducción de emisiones, sería buscar una limitación de los vuelos internacionales y, a manera de compensación, promover el acceso más amplio y económico a las Tecnologías de la Información y Comunicaciones.

El NAICM se encuentra actualmente en fase de diseño y planeación y se requerirían aproximadamente 2 años para que lleguen a concretarse el proyecto ejecutivo y estudios de impacto ambiental y social de ley, en base a lo cual se podría llevar a cabo el proceso de licitación para su construcción, proyectada en 5 etapas a desarrollar en los próximos 55 años.

Además de los costos de inversión en el NAICM, se tiene contemplado realizar obras adicionales que en una primera etapa concluirían en el año 2020. Sin embargo, el gobierno se ha precipitado y apenas comenzada la etapa de diseño y planeación, y sin tener la seguridad de que el proyecto sea legalmente viable, ha empezado a llevar a cabo y a desarrollar obras complementarias, como:

-Compra de tierras ejidales para proyectos carreteros, basureros y unidades habitacionales de alto impacto: Asambleas manipuladas y fraudulentas para el cambio de régimen ejidal a dominio pleno para la adquisición de tierras por la CONAGUA, la SEMARNAT y SCT (Huexotla, Tlaminca, Tlaixpan, Ixtapan, Nexquipayac y San Salvador Atenco, entre otros), Invasión de tierras (Ejido Axotlán II-Tepotzotlán), otorgamiento de predios a cambio de favores políticos (Pimiango-Cuautlalpan-Texcoco), nuevas unidades habitacionales de alto impacto sin autorización de órgano de gobierno (Alameda Texcoco con 970 casas de Constructora ARA en Colonia Zaragoza y Barrio Santiaguito de Texcoco centro; Parque Residencial Nuevo Milenio de 8,000 casas en los Ejidos de San Jerónimo Xonacahuacán y su Barrio San Pedro Pozohuacán, Santa María Ajoloapan, y San Pablo Tecalco en Tecámac, al nororiente del Estado de México).

– Infraestructura de transporte y comunicación: Líneas de Tren con alto grado de desvío de recursos (Tren rápido México–Querétaro y México-Toluca por el pueblo de Santa Fé, Tren Suburbano: Buenavista-Cuautitlán, Buenavista-Tizayuca por la vía México-Pachuca y Veracruz, Martín Carrera-Otumba por la antigua vía a Veracruz; México-Chalco vía México-Cuautla y Los Reyes-Otumba por el ferrocarril de Texcoco-; Líneas del Metro: Indios Verdes-Ecatepec, La Paz-Chimalhuacán-Chicoloapan-Texcoco, entre otros); Ampliación del Metrobús, Mexibús, Teleféricos (Iztapalapa y Magdalena Contreras) y Supercarreteras de alto impacto (4 anillos concéntricos: ARCO NORTE, CIRCUITO EXTERIOR MEXIQUENSE, SEGUNDOS PISOS y ARCO SUR; Autopista Toluca-Naucalpan por el Bosque Otomí-Mexica de Xochicuautla, Lerma; Autopista Urbana Oriente ó Supervía Oriente a través de Iztapalapa y Xochimilco, Supervía Poniente, Autopistas México-Puebla, México-Toluca y México-Tuxpan), que en muchos casos dividen el territorio y la vida de sus habitantes.

– Infraestructura de desechos: Rellenos Sanitarios Metropolitanos (El Tepozán entre los municipios de Tlaxiaca y Zapotlán en el Estado de Hidalgo en la colindancia norte con el Estado de México, Cuautitlán Izcalli-Bicentenario, Ejido Axotlán II-Tepotzotlán, Acolman, Tepetlaoxtoc, Zona de la Montaña-Texcoco, Chicoloapan, Chimalhuacán Atenco, Ixtapaluca, entre otros); Tiradero de animales electrocutados (Ecatepec); Centro de Almacenamiento de Desechos Radioactivos-CADER (Temascalapa-Valle de Teotihuacan); Incineradores (Complejo Industrializador de Desechos con 25 plantas en Tecámac, Boyeros-Texcoco, entre otros); Empresas altamente contaminantes (La Batería Verde –contaminación con plomo por reciclaje de baterías de autos y camiones en su mayoría de Canadá y EEUU en la zona industrial de Tezoyuca), lo que en su conjunto ha derivado en la contaminación de la tierra y el agua subterránea (acuíferos), un cada vez más grave problema de salud pública y muertes generalizadas por cáncer.

– Conversión de áreas federales de valor ambiental, espacios públicos, áreas verdes, barrancas y ríos a zonas pavimentadas para especulación inmobiliaria y despojo del agua: Ampliación de vías para la Arena México, ZODES (Zonas de Desarrollo: Tlalpan, Coyoacán, Xochimilco, Pantitlán y Centro), Ciudad Progresiva en Coyoacán, Bosque de Chapultepec, Barrancas de Tarango y de Tecamachalco, Parque Reforma Social, Lomas de Chamizal; Perímetro del Lago de Texcoco, pueblos originarios de Coyotepec y San Pablo Tecalco-Tecámac, la comunidad indígena nahua de San Pedro Tlanixco y la privatización del Parque Nacional y Área Natural Protegida del Nevado de Toluca, por mencionar algunos ejemplos.

El NAICM es actualmente emblemático porque su construcción significaría no solo la muerte del Lago de Texcoco, los pueblos originarios y comunidades indígenas del Oriente del Estado de México, sino que aceleraría otros megaproyectos de muerte poniendo en grave riesgo a la propia Ciudad de México, razón por la cual alertamos a la sociedad proporcionando la siguiente información sobre las afectaciones o impactos de este megaproyecto:

A.- Urbanización: De construirse el NAICM ocuparía una superficie de 4,400 hectáreas y su efecto expansivo urbanizaría al menos 30,000 hectáreas más de la región entre Amecameca, Chalco, Pachuca y Apan (incluyendo en su núcleo neurálgico a los pueblos de Chimalhuacán, Texcoco, Atenco y Ecatepec) creando potencialmente 3 nuevas ciudades y provocaría la sobre-explotación del agua, la construcción de 2 o 3 nuevas líneas del metro, del tren suburbano y metrobús; la ampliación o creación de varias autopistas, así como de una docena de grandes centros comerciales (que aniquilarían el comercio local) y la pavimentación adicional de lo que queda del Lago de Texcoco y de miles de hectáreas en la Región Centro del país. Haría necesario construir nuevos emisores o drenajes profundos y nuevos mecanismos para sustituir la capacidad natural de regulación de aguas del territorio, por el que se utilizaría para el proyecto del Nuevo Aeropuerto.

B.- Ecología y Medio ambiente: Duplicaría los niveles de contaminación de la tierra, el agua, aire y ruido en las zonas cercanas al NAICM en la Cuenca del Valle de México y especialmente en el centro y sur de la Ciudad de México, esto debido a los vientos dominantes y/o a las rutas de acercamiento de los aviones. Con la construcción del NAICM se estaría contaminando una cuenca cerrada y el acuífero de Texcoco que dota de agua a la Ciudad de México. Se causaría la muerte de gran cantidad de aves migratorias y especies endémicas de plantas y animales de la zona del Lago de Texcoco y colindancias. Desertificaría la Cuenca del Valle de México, cambiando el régimen del agua, reduciendo la precipitación pluvial en la cuenca (en las últimas décadas ya se ha reducido más de la cuarta parte) volviéndola más irregular y extrema, elevando aún más (en 2 grados) la temperatura promedio en la cuenca, lo que devastaría la biodiversidad provocando mayores riesgos de desastres por inundaciones y por sequías.

Todo ello incrementa la reducción de la recarga de los acuíferos superficiales y subterráneos, el peligro de hundimientos y grietas (hundimiento actual de 10 a 40 cms por año). Este despropósito multiplicaría las emisiones de gases que dañan el clima del planeta, y contribuiría a la mayor frecuencia e intensidad de eventos climáticos extremos aquí y en el mundo tales como: enormes tormentas, tornados y huracanes; graves incendios forestales, intensas olas de calor, sequias prolongadas, inviernos demasiado fríos, etc. El proyecto ignora los acuerdos internacionales suscritos por México para reducir emisiones de gases que perturban el clima. La industria de la aviación se vuelve cada vez más, una de las principales causas del desastre climático y del calentamiento global.

C.- Social: Convertiría en migrantes ya sea definitivos (que tienen que ” expatriarse” a sitios más accesibles para ellos, es decir más alejados de sus actividades diarias) alternantes, diarios ó “pendulares (que tienen que dedicar una fracción creciente de su día al transporte) a la mayoría de la población que hoy vive de la agricultura en la zona que va del sur y oriente del Estado de México a Pachuca y Apan en el Estado de Hidalgo: aproximadamente al menos 300,000 habitantes o 60,000 familias serían expulsados de sus comunidades. Convertiría en migrantes a una buena parte de la población del área conurbada de la Ciudad de México: Amecameca, Chalco, Chimalhuacán, las comunidades ribereñas de Texcoco y Atenco (San Felipe, Santa Cruz de Abajo, Boyeros, Tocuila, Rivapalacio, Panoaya, La Pastoría, Zapotlán, Nexquipayac, Ixtapan etc.), Otumba, Apizaco (Tlaxcala), Tizayuca, Pachuca, Tulancingo y Apan (Hidalgo) que tendrían que cambiar de domicilio. Las migraciones que induciría destruirían absolutamente el tejido social en la zona; previsiblemente dispararían la criminalidad (secuestros, robos, feminicidios, etc.) y el sometimiento de grandes pueblos, usando a grupos externos violentos como antorcha campesina (acquiescencia) y el pago de cuotas por derecho de piso al narcotráfico y crimen organizado; violencia intrafamiliar y escolar, inseguridad laboral, los niveles de accidentes e inseguridad, tanto en la nueva urbanización como en la zona conurbada de la Ciudad de México, al menos al doble en el próximo lustro. El historial migratorio de Tizayuca, Tecámac, Ecatepec, Chimalhuacán, Chalco, Cocotitlán e Ixtapaluca, puede dar idea de lo que sucede con las nuevas urbanizaciones en cuanto a violencia e inseguridad. El Estado de México va a la cabeza del caos social en el país, creado principalmente, por la migración y la nueva urbanización.

D.- Destrucción del Patrimonio Histórico y Cultural: Destrucción de más de 1,200 puntos arqueológicos señalados por el INAH en la zona del Lago de Texcoco. Depredación de cerros sagrados en su mayoría centros ceremoniales y observatorios astronómicos, con explosiones de dinamita y maquinaria pesada para la extracción de materiales para la construcción del Nuevo Aeropuerto (Cerro de Chiconautla en San Pablo Tecalco, Tecámac, Cerro del Elefante ó Tepeollolin en Tlapacoya, Ixtapaluca, Cerros Coatepetl y Tepetzinco en Atenco). Entubamiento y/o “venta” de manantiales de la Zona de la Montaña de Texcoco (San Jerónimo Amanalco y Tequexquináhuac) a empresas de agua embotellada y refresqueras (Bonafont, Coca-Cola, etc). Privatización arqueológica furtiva (Zona Arqueológica de Teotihuacan). Instalación de basureros a cielo abierto y plantas de reciclaje de residuos sólidos (Tlaminca-Zona Arqueológica de Tetzcotzinco conocida como Baños de Nezahualcóyotl). Eliminación de autoridades tradicionales y control de organizaciones comunitarias (mayordomías, comités autónomos de agua potable, agua rodada y panteones comunitarios).

E.- Económico: Produciría una gran pobreza y muchos miserables (principalmente de la población originaria) por el encarecimiento de los servicios (altas tarifas de energía eléctrica y gas) y la eliminación de la economía rural existente en la zona, lo cual les haría alimentariamente dependientes (EEUU-Transgénicos). Virtualmente despojaría a los ejidatarios y propietarios de sus parcelas y terrenos con pagos mezquinos (predios que valdrían al menos 20 veces más antes de 3 años) ó se los devolverían inservibles por la llamada “ocupación temporal” (Las Reformas de Peña Nieto permiten la ocupación y explotación de tierras por empresas nacionales y extranjeras hasta por 25 años).

Sólo en el periodo de construcción del NAICM, la subsistencia de los pobres que habitan en zonas urbanas cercanas existentes en la Región Oriente del Estado de México encarecería un 30% y en la colindancia de la Ciudad de México podría ser hasta de un 20%. Generaría el peor tipo de empleo: caníbal (empleo que elimina empleos en otro sector de la economía), globalizado (mejores empleos para técnicos extranjeros ), “walmartizado” (jornada excesiva de 12 horas todos los días, mala paga y sin protección laboral ni prestaciones) y “temporal” (sólo meses para la mayoría). Pocos empleos y malos, en proporción a la inversión.

F.- Financiero: El posible desagüe de los humedales del Lago de Texcoco y la construcción y mantenimiento especializado por tiempo indefinido del NAICM, debido al factor hundimiento implicarían costos altísimos, que dada la falta de transparencia, variaciones en las previsiones del arquitecto titular y situación actual del país, muy probablemente todos los mexicanos tendríamos que pagar como deuda pública (6 de cada 10 pesos serían aportados por los contribuyentes) con todavía más aumentos de impuestos y tarifas. Además, es real el riesgo de que una obra de tales dimensiones y costos proyectada a 55 años, quede inconclusa ó se convierta en obsoleta por un cambio en el paradigma de la movilidad basada en los hidrocarburos, al agotarse el petróleo. La construcción de un Nuevo Aeropuerto aumentaría la capacidad en número de pasajeros en apenas un 37% a un costo de 15 mil millones de dólares (más de 200 mil millones de pesos) e implicaría el enorme desperdicio de lo ya invertido durante más de medio siglo en ambas terminales del aeropuerto actual. Tan solo de los periodos de Vicente Fox y Felipe Calderón en la terminación de la Terminal 2 y obras de modernización para incrementar la seguridad de pasajeros se han invertido 1,496 millones de pesos, a los que se deberá sumar los mil millones de pesos que costará la modificación del hangar presidencial para que pueda albergar el nuevo avión presidencial considerado el más caro del mundo con un costo de más de 6 mil millones de pesos.

Una nueva pista más al aeropuerto actual sería suficiente para lograr el mismo aumento en la capacidad con sólo la cuarta parte de inversión. Los hundimientos de 20-30 cms por año del terreno y su salinidad, pueden hacer excesivo mantener el Nuevo Aeropuerto cuyo costo en 10 años podría llegar a ser el equivalente al de su construcción, convirtiéndolo así en el más caro del mundo. ¿Obedece entonces la construcción del NAICM a una necesidad real ó a un mero negocio de empresas como PINFRA, OHL (españolas), PARSONS (inglesa), ICA (mexicana), SKIDMORE y CARSO (latinoamericana y mexicana ambas propiedad de Carlos Slim)?

El presupuesto del NAICM no incluye el costo de la infraestructura carretera para los accesos y tampoco el costo de un nuevo proyecto que se haría necesario para sustituir la función de regulación hidrológica del territorio, que de forma natural realiza el Lago de Texcoco y que se inutilizaría de autorizarse la construcción del Nuevo Aeropuerto.

Su diseñador, el arquitecto Norman Foster (que pertenece a un grupo selecto de arquitectos que pueden hacer las obras que quieran, sean funcionales ó no, porque sus proyectos son hitos que se vuelven puntos de referencia en el urbanismo) es famoso por su incumplimiento en los tiempos y los costos que propone en obras faraónicas como esta. Y nos preguntamos si en México no hay arquitectos capaces ó México es tan rico que le puede pagar a un “Foster” que cobra en libras esterlinas? Además, los aeropuertos más grandes del mundo como el de Boston-EEUU, Islas Galápagos, India y Beijing-China cuentan con 2 pistas de aterrizaje y reciben un promedio de 40 millones de pasajeros, razón por la cual nos preguntamos ¿Por qué en las proyecciones de Enrique Peña Nieto, el Nuevo Aeropuerto tendría que contar con 6 pistas de aterrizaje y recibir un promedio de 120 millones de pasajeros al año?, cifra que un día después de su declaración (4 sept 2014), sin explicación alguna bajó a la mitad (60 millones de pasajeros).

El futuro de la aviación convencional es muy incierto y peor el de la economía misma, por la inestabilidad del costo de la energía y su geopolítica. Para la economía mundial y tras la crisis financiera del 2008, es cada vez más difícil el crecimiento y sobre todo, pronosticarlo; los últimos 5 años demuestran la gran incertidumbre en la que vive el mundo. Endeudarse en una época así resultaría altamente irresponsable, y en un país de pobres, más.

Pronunciamiento

El proyecto de NAICM de Enrique Peña Nieto, es innecesario, insustentable, injusto e incluso peligroso y catastrófico en varias dimensiones. Implicaría demasiada urbanización en el Oriente de la Cuenca del Valle de México, una intolerable concentración de habitantes, autos, camiones, trenes, etc., un riesgo y una violencia excesiva contra la sociedad y la naturaleza, un gran daño cultural y simbólico, una contribución desmedida de gases que afectan al clima, altos riesgos y costos financieros y un perverso designio político del grupo Atlacomulco para perpetuarse en el poder. Es anti-político (favorece la concentración de poder) y anti cultural (pretende seducir a un gran sector desinformado de México y de otros países; desprecia el valor de la vida indígena, campesina y trabajadora; favorece una actividad irresponsable como lo es la aviación que acaba con el futuro del clima y de la humanidad y sobre todo produce daños irreversibles a la sociedad y a la naturaleza: produce daños infinitos).

El proyecto Megalópolis de Peña Nieto es igualmente centralizador, saturador y devastador. Los megaproyectos que lo componen modificarían profundamente el territorio, cambiarían el uso del suelo, deportarían a los vecinos pobres, destruirían la biodiversidad, contaminarían los suelos, los cuerpos de agua y el aire, representarían una guerra de los ricos contra los pobres, provocarían daños irreversibles a la naturaleza y a la sociedad; producirían daños infinitos.

Nos pronunciamos en contra del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México-NAICM y de los demás megaproyectos de la Megalópolis de Peña Nieto; en contra de las manifestaciones de impacto y riesgo ambiental (MIA), por tratarse de mala ciencia y tecnología corrupta ; en contra de los argumentos oficiales confusos, dudosos, amañados y falaces de las consultas públicas tramposas y “a modo” realizadas por la SEMARNAT, en las que se viene aplicando una perversa normatividad, reglamentación y legislación ambiental federal vigente, estructurada de tal manera que invariablemente se ignoran los impactos urbanos, sociales, culturales y ambientales más importantes de los proyectos que están en su totalidad interrelacionados y en cambio se magnifican los impactos de menor importancia: el gobierno funciona como juez y parte en la evaluación de impacto social y ambiental, condición que conduce invariablemente a la depredación social y ambiental que tiene en ruinas al país.

Nos pronunciamos en contra del endeudamiento actual y de las generaciones futuras, del control mediante antorcha campesina, de la criminalización de las protestas populares como una herramienta judicializante de la represión gubernamental y del ocultamiento y minimización de los daños y riesgos del Nuevo Aeropuerto y demás megaproyectos, realizado por la propaganda gubernamental y empresarial. No habría manera de mitigar los impactos que producirían estos megaproyectos.

Nos pronunciamos a favor de la conservación y recuperación de espacios públicos como el Parque Reforma Social en la Ciudad de México y el gran Lago de Texcoco en la Región Oriente del Estado de México.

Nos pronunciamos a favor de la descentralización del sistema aeroportuario.

Nos pronunciamos a favor de la realización de foros de información y de diálogo abiertos y públicos en los cuales se incluya a indígenas, campesinos y habitantes: las masas no están informadas, ni siquiera enteradas. Y dado que el impacto y riesgo ambiental (MIA) es una estrategia del Banco Mundial para poder avanzar en los proyectos a pesar de sus graves impactos y con la anuencia de los pueblos, comunidades, ejidos, barrios y colonias afectados, debemos la sociedad, diseñar con urgencia nuevas herramientas como es la “Evaluación Comunitaria de los impactos socio-ambientales de los proyectos”, exigir su aplicación inmediata, sin la cual ningún proyecto existe, y en caso de desacato por el gobierno, diseñar mecanismos autónomos y eficientes de difusión a la comunidad nacional e internacional, de las denuncias referentes a las destrucciones derivadas del desacato del gobierno y empresas contratadas .

Nos pronunciamos a favor de acciones urgentes para fortalecer la agricultura tradicional y urbana y el campo mexicano, evitando así nuestra dependencia alimentaria de otros países que significaría la ingestión de cultivos químicamente modificados (transgénicos) y la desaparición de cultivos nativos como el maíz, frijol, chile, jitomate y aguacate de los cuales México es centro de origen. ¡Necesitamos más lagos que infraestructura! y llamamos a la población a la unidad, fuera de preferencias partidistas, religiosas y de cualquier índole, para que juntos como uno solo, enfrentemos este enorme reto de sobrevivencia.

El alcance de nuestras preocupaciones y denuncias sobre los megaproyectos va más allá de la Cuenca del Valle de México y de la Región Centro del país, y la causa básica de estos y muchos otros graves problemas nacionales, están tanto en la injusticia del sistema económico y político que mal gobierna a México, como en la corrupción que intrínsecamente estructura a estos narco políticos y su impunidad, cuyas acciones u omisiones constituyen la causa estructural de la violencia original de este caos.

Entendemos que todas las luchas en contra de los megaproyectos y políticas neoliberales no son aisladas, obedecen a objetivos de este sistema económico-político en el que vivimos: capitalista neoliberal, es decir, ¡es una guerra de los ricos contra pobres! en donde el Estado ejecuta su estrategia represiva y criminal –como la masacre en Iguala- para infundir miedo y terror a la población y así profundizar el saqueo, la explotación y el despojo de los recursos naturales. Sin embargo en defensa de nuestros legítimos derechos ¡No daremos marcha atrás!

¡No a la especulación y venta de la tierra!
¡No a la muerte del campesinado en aras de un supuesto progreso!
¡No a la desaparición de nuestro modo de vida de subsistencia ancestral basada en el Maíz!
¡No a la dependencia alimentaria de otros países, a la agricultura industrial y los transgénicos!
¡No al exterminio de nuestros Pueblos y Cultura!

¡SÍ A LA UNIDAD DE LA SOCIEDAD ORGANIZADA!

¡VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS!
¡FUERA PEÑA NIETO!

México, D.F. a 24 de enero de 2015.

FIRMANTES

Coordinadora de Pueblos y Organizaciones del Oriente del Estado de México en Defensa de la Tierra, el Agua y su Cultura; Asamblea de Vecinos en defensa del Parque Reforma Social; Adriana Matalonga, Edith Gutiérrez, Gustavo Romero, José Ignacio Félix Díaz, Mauricio Villegas y Miguel Valencia Mulkay de ECOMUNIDADES Red Ecologista Autónoma de la Cuenca del Valle de México; Red en Defensa de la Ciudad de México; José Arias Chávez de la Asociación de Tecnología Apropiada y del Pacto de Grupos Ecologistas; Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra; TTO-Asociación Mexicana de Turismo para el Desarrollo de la Región Oriente del Estado de México, A.C.; Defensa Regional Ciudadana Texcoco; La Casa de la Chinampa, S.C. Xochimilco; Colectivo GeoComunes; Movimiento por la Libertad de los Defensores del Agua y la Vida de San Pedro Tlanixco, Tenango del Valle, Estado de México; Frente Popular 9 de Junio Coyotepec; AAPCOY-Administración de Agua Potable de Coyotepec, Estado de México; Sistema de Agua Potable Autónomo de San Pablo Tecalco, Tecámac, Estado de México; Tecalco, Aguas, Obras y Eventos, A.C. Tecámac; Brigada Comunitaria contra el Urbanismo Salvaje de San Pablo Tecalco, Tecámac; Organización Civil de Cocotitlán, Estado de México; Comité Vecinal de Tlapacoya en defensa del Cerro del Elefante; Cerro del Elefante ¡pidiendo Auxilio!; Pueblo originario de Tlapacoya, Ixtapaluca, Zona de los Volcanes, Estado de México;Grupo Amigos de la Cultura de Chimalhuacán Atenco, Estado de México; Organización en Lucha por la Emancipación Popular-OLEP; Frente del Pueblo en Defensa del Agua y la Tierra de Temascalapa, Estado de México; ¡Comida no Bombas!; Comunidad Terapéutica Madre Selva; Movimiento COALT Anzúres; Lomas del Chamizal, A.C.; Frente Cívico Cuernavaca; Ajusco Radio; Pueblo de Santa Bárbara Tetlanman Yopico, Azcapotzalco; Vecinos Unidos de Santa Fé; Colectivo de Telefonistas Zapatistas; Grupo Salir del Petróleo; Movimiento Tlaxiaca Despierta, Estado de Hidalgo; Colectivo Zapotlán de Juárez, Estado de Hidalgo; CEGA Tlalpan; Namakusia Apoyo Tribu Yaqui, Sonora; Colectivo de Abogados Zapatistas CAZ; Casa de Cultura Obrera Tijuana, B.C.; Jorge Hernández del Movimiento de Transformación Social MTS; CIPOG-EZ Guerrero; Colectivo los Hijos del Campo, Guerrero; Colectivo RATIO, D.F.; Frente Amplio Magdalena Contreras; Irak Aquino adherente de la Sexta; Frente Ciudadano contra las ZODES.

http://red-ecomunidades.blogspot.mx/2015/07/resumen-de-principales-impactos.html