CONVERSATORIO
"MIRADAS, ESCUCHAS, PALABRAS: ¿PROHIBIDO PENSAR?"”

Caravana de familiares de Ayotzinapa: digna lucha por la justicia

La tarde de este 22 de junio fue la última actividad que la caravana de madres y padres de Ayotzinapa realizaron en el estado de Yucatán. La cita fue en la Escuela de Agricultura Ecológica de Maní “U Yits Ka´an”. Fue un diálogo con compañeros y compañeras de las comunidades de Maní, Ticul, Dzan y gente solidaria que ha acompañado la lucha por la justicia y la aparición con vida de los 43 normalistas. Al igual que los encuentros que se dieron en Mérida y Canicab, estas comunidades abrazaron el movimiento por la justicia que representa Ayotzinapa. Esta caravana la ha acompañado el Congreso Nacional Indígena, quienes siempre han cobijado las dignas luchas de los pueblos de México, y es por ello que se han sumado al llamado de justicia y la aparición con vida de los normalistas.

Antes del diálogo que se realizó la tarde el 22, un J´men (sacerdote maya) hizo una ceremonia por la aparición con vida de los 43 estudiantes. Justo al momento que en J´men inició su oración empezó a soplar el viento alrededor de las personas que ahí estaban, fue como si el viento se sumará a la lucha por la justicia.

La principal exigencia de esta caravana es la aparición con vida de los 43 normalistas desaparecidos y justicia para quienes fueron asesinados la noche que fueron agredidos. Denunciaron que el gobierno federal no ha podido dar respuestas certeras y solamente se ha burlado del dolor de las familias de los estudiantes, por ello no aceptan la “verdad histórica” que el ex procurador Jesús Murillo Karam intentó “venderles”. Denunciaron también las constantes violaciones a sus derechos humanos que han sufrido desde el momento que iniciaron la búsqueda de los jóvenes desaparecidos, principalmente el hostigamiento que sufren cada vez que realizan actividades de denuncia y la militarización que se vive en sus comunidades, principalmente en Tixtla, Guerrero.

Berta Nava y Tomás Ramírez, padres de Julio César Ramírez Nava, quien fue asesinado la noche del 26 de septiembre; Cristina Bautista, madre de Benjamín Ascencio Bautista, quien es uno de los 43 desaparecidos y Omar García, estudiante de la Normal Rural de Ayotzinapa y sobreviviente de la brutal agresión que sufrieron la noche del 26 de septiembre compartieron su dolor y su lucha con el público que ahí se encontraba.

Tomás y Berta dejaron claro que no se conforman con la respuesta simple que les dio el gobierno federal, a pesar de que saben que su hijo no regresará, ya que los policías de Iguala cortaron sus sueños con una bala, acompañan a los familiares de los desaparecidos. Ellos han adoptado a los 43 como sus propios hijos y no descansarán hasta encontrarlos.

Cristina Bautista compartió el dolor que implica tener que buscar a su hijo desaparecido a manos del Estado. Ella, siempre muy serena, no tiene ninguna duda, fue el Estado. Y con la serenidad que le caracteriza narró como ha vivido en la Normal Rural de Ayotzinapa, la escuela donde su hijo se preparaba para ser un buen profesor, desde el pasado 29 de septiembre de 2014, señaló que solo regresará a su pueblo cuando encuentre a su hijo.

Omar García, nos pidió que no nos olvidemos de este crimen. Nos recuerda que el Estado ha desaparecido a personas desde hace mucho tiempo y si no nos organizamos y luchamos en unidad seguirán cometiendo estas atrocidades. Tampoco tiene dudas, fue el Estado.

El reclamo de Ayotzinapa no es solamente por sus 43 desaparecidos, sino, también por todas las víctimas del narcogobierno. Ayotzinapa es el hartazgo, es el ¡Ya basta!, es la indignación convertida en un movimiento por la justicia.

El movimiento por la aparición con vida de los 43, encabezado por los familiares y normalistas, ha sido un ejemplo de dignidad y fortaleza, a pesar de los intentos del gobierno por comprar las conciencias y de intimidar a las madres y padres. Han decidido no bajar el brazo y continuar la lucha hasta que los 43 normalistas regresen con vida a sus casas.

Una de las cosas en las que hicieron énfasis es que para que la lucha se mantenga fuerte y puedan continuar es necesaria la solidaridad de quienes han tomado consciencia de las atrocidades del mal gobierno. Es de suma importancia el acompañamiento y que cada vez más personas y organizaciones se organicen para hacer frente a las embestidas del mal gobierno.

La caravana de familiares continuará su camino, han recorrido casi todo el país y en esta ocasión fue el turno de visitar tierras mayas. La península de Yucatán les ha recibido con amor y digna rabia. Después de visitiar Quintana Roo, Yucatán y Campeche, continuarán el recorrido por Veracruz y Oaxaca para buscar la justicia que en 9 meses no les ha querido dar el mal gobierno.

kaosenlared.net/mexico-caravana-de-familiares-de-ayotzinapa-digna-lucha-por-la-justicia/