ENCUENTRO DE REDES
DE APOYO AL CIG
COMPARTE 2018
Y 15º ANIVERSARIO DE LOS CARACOLES

Guanajuato: ONG atribuye cinco muertes a radiactividad del agua

Carlos García
La Jornada

San José Iturbide, Gto.

Tres menores de edad y dos adultos han muerto de leucemia de 2007 a la fecha en la comunidad La Cantera, decesos que la organización Mayoye Angelitos Guerreros atribuye a que consumieron agua contaminada con radiactividad alfa.

El Centro de Geociencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) estudió el agua del pozo de La Cantera y detectó niveles de radiactividad alfa que sobrepasan los límites de la norma oficial mexicana (NOM) 127. El gobierno del estado rechazó el estudio de la UNAM; aseguró que el agua no está contaminada y puede consumirse.

Hace unos meses Ana María, de 48 años, murió de leucemia linfoblástica aguda. El 15 de noviembre de 2014 fue dada de alta del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste), donde le detectaron la enfermedad, según consta en la hoja de egreso hospitalario 09622001.

El 11 de septiembre de 2014 la menor María Fernanda murió de leucemia linfoide, de acuerdo con el certificado de defunción emitido por la Secretaría de Salud.

El 12 de marzo de 2013 Joselyn, de seis años, murió de leucemia linfoblástica aguda, según el acta de defunción 073 del Registro Civil de Guanajuato. El 26 de octubre de 2013, Jessica, de 11 años de edad, murió de esa misma enfermedad, señala el acta de defunción 3380 emitida por el Registro Civil de Querétaro. La menor era oriunda de San José Iturbide. Además, el 21 de junio de 2007, Octavio, de 37 años de edad, también murió de ese mal, de acuerdo con el acta de defunción 00136 del Registro Civil de Guanajuato.

Habitantes de La Cantera e integrantes de Mayoye solicitaron a los gobiernos estatal y de San José Iturbide prevenir más muertes por leucemia. “Hace tres años se reportó a las autoridades municipales, de salud y de educación de la muerte de niñas menores de 12 años por leucemia linfoblástica aguda”, escribió Mayoye en una carta enviada al gobernador panista Miguel Márquez Márquez en septiembre pasado.

Pobladores de La Cantera se quejan de que las autoridades “no han atendido de manera adecuada el problema ni profundizado en sus causas”. Agregaron que en marzo se solicitó apoyo al investigador de la UNAM Marcos Adrián Ortega Guerrero porque los estudios en el pozo “han sido incompletos, pues no se analizó si se cumplen todos los requisitos de la NOM-127 y la certificación para consumo humano es cuestionable”.

El sábado 14 de noviembre, ante vecinos de La Cantera, Ortega Guerrero presentó el resultado del estudio realizado al agua del pozo, donde se detectaron altos niveles de radiactividad alfa. El catedrático explicó que la radiación alfa es débil en el ambiente y es frenada incluso por una hoja de papel, pero daña las células si es ingerida en agua o en alimentos.

Ortega recomendó hacer más estudios para determinar si la radiación alfa proviene de uranio, torio o radio.

En un comunicado, el gobierno del estado afirmó: “El pozo ubicado en la comunidad de La Cantera cumple los límites máximos permisibles de la NOM-127-SSA1-19994 modificación 2000, lo cual avala que el agua de este cuerpo puede utilizarse para consumo humano sin representar riesgo para la salud”.

www.jornada.unam.mx/2015/11/24/estados/033n2est