CONVERSATORIO
"MIRADAS, ESCUCHAS, PALABRAS: ¿PROHIBIDO PENSAR?"”

Relacionan contaminación por geotérmica con cáncer y asma

Jorge Heras, Mexicali, B.C.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) concluyó hace más de 10 años que la planta de energía geotérmica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) contamina al Valle de Mexicali por la existencia de varios elementos químicos y advirtió sobre “graves consecuencias” para la población y la producción agrícola.

Las manifestaciones de pobladores de los ejidos Morelia, Nuevo León e Hidalgo, ubicados en las inmediaciones de la planta de la CFE, se centran en dos grandes afectaciones: los graves problemas a la salud que generan los contaminantes a decenas de familias que habitan en la zona y los daños a sus tierras donde antes cosechaban trigo, hortalizas y algodón, pero ahora están inservibles por la salinidad.

Habitantes del ejido Hidalgo documentaron los estragos en la salud que han sufrido por la operación de la planta de la CFE; enlistaron con nombre completo a enfermos con asma y cáncer.

El comisario ejidal Ramiro Magaña advirtió que en 2015 van cuatro casos de cáncer: Patricia Bedoya, Carmina Cota Acevedo, Manuel Héctor Serrano Morales y Francisco Pizano Martínez.

Asegura que se han presentado 20 casos de asma y enfermedades en bronquios, como en el caso de las familias Pizano, Landazúri, Bedoya, Aguayo y Serrano.

Ante el argumento de personal de la Secretaría de Salud sobre la ausencia de un estudio que indique la relación de dichas enfermedades con los contaminantes de la geotérmica, Magaña aseveró que es fácil llegar a una conclusión, porque en ninguna otra parte del Valle de Mexicali han fallecido tantas personas por cáncer y enfermedades pulmonares como en el ejido Hidalgo.

Estiman que hay 200 hectáreas afectadas por la contaminación que genera la planta geotérmica, ubicada a 30 kilómetros al sur de Mexicali, la cual tiene a cielo abierto polvo de sílice, sustancia tóxica que causa degeneración progresiva del tejido pulmonar.

El reporte técnico de la Profepa, con base en inspecciones en la zona de Cerro Prieto, señala que se detectó ácido sulfhídrico, amoniaco, boro y litio en mantos freáticos y acuíferos del área colindante con la planta de la CFE.

“Se presenta en la zona una contaminación considerable en el manto freático con agua de origen geotérmico sustentada esta afirmación por la presencia de potasio en el agua, lo cual es atribuido al potasio que proviene de la geotérmica que ha entrado en contacto con el agua freática que proviene de la práctica del riego de los cultivos agrícolas”, concluye el dictamen oficial.

Y advierte sobre los daños que esta situación pueden causar:

“Es conveniente mencionar que bajo estas condiciones de concentración de elementos nocivos y las prácticas de manejo que se están dando, existe la posibilidad de que esta contaminación se extienda tanto al resto del nivel freático de zonas aledañas como a los mantos acuíferos que subyacen en los suelos del Valle de Mexicali, lo cual sería de graves consecuencias para la producción agrícola y para la comunidad en general que habita en la zona de riego de pozos profundos”.

Además, prevé que en el momento en que el agua contaminada se ponga en contacto con la de los pozos y del manto freático, generaría grandes repercusiones para la zona rural de Mexicali, con el riesgo de que esto se pueda dar si se registran sismos de grandes dimensiones, lo que complica el estado de alerta, pues donde se localiza la planta hay siete fallas sísmicas marcadas dentro de las de Cerro Prieto y de Imperial.

Dicha información permaneció durante muchos años como “documento reservado”.

El químico Jesús Jiménez Payán, subdelegado de Inspección Industrial de la Profepa, reconoció que ese estudio se realizó en 2004 y desde entonces se confirmaron los índices de contaminantes en la atmosfera, suelo y subsuelo.

Habitantes de la zona denuncian desde hace más de dos décadas los estragos en la salud de la población y en sus parcelas, por la salinidad que provoca la explotación de la planta geotermoeléctrica.

Esta situación los ha llevado a realizar manifestaciones de protesta, bloqueando el acceso a las instalaciones de la paraestatal.

Como resultado de las inspecciones, dijo Jiménez Payán, se ordenaron “medidas correctivas y de urgente aplicación”, pero no se ejercieron porque un juez del Poder Judicial de la Federación falló en favor de la CFE, que argumentó la inexistencia de una Norma Oficial Mexicana reguladora del trabajo de las geotérmicas y los índices de contaminantes que pueden emitir estas plantas generadoras de energía.

“A pesar de que en cuestiones atmosféricas es inexistente una regulación específica para el análisis de la contaminación, los estudios realizados se apegan a tratados internacionales y están en posibilidades de ser validados por especialistas y las propias autoridades”, dijo Jiménez.

Comentó que no obstante la “postura cerrada” de la CFE, últimamente se ha mostrado una disposición de la Geotérmica para el análisis de la tierra, ya que se le permitió entrar al Programa Nacional de Protección Ambiental.

“La auditoría de esta unidad oficial de verificación coincide con irregularidades que encontramos”, señaló el especialista.

“Para los resultados que mostró (el programa nacional), las medidas ya están dadas, como conducir los gases incondensables para evitar la contaminación peligrosa que se está dando en el lugar”, agregó. “Pero la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) tiene que sacar instrucciones o norma emergente para que CFE tenga la obligación de cumplirlas”.

Con más de 15 años de experiencia en la Profepa, Jiménez Payán comentó que este año realizó una nueva inspección en la zona de Cerro Prieto y se expiden medidas y recomendaciones similares a las que se presentaron en 2004, pero ante la falta de legislación tuvieron que apegarse a la norma 043 sobre partículas sólidas provenientes de fuentes fijas.

Las declaraciones del subdelegado de Inspección Industrial de la Profepa son parte del análisis que realiza una Comisión Especial del Cabildo de Mexicali, que preside el regidor Jorge Eugenio Núñez, para buscar una solución integral al problema.

Ante este órgano municipal se presentaron las conclusiones del reporte técnico que elaboró la Profepa hace 11 años.

Cerro Prieto es la geotérmica más grande del mundo, de acuerdo con datos de la CFE, produce 720 megawatts a través de turbinas que generan electricidad por medio de vapor derivado del agua del subsuelo, que alcanza temperaturas elevadas debido a su contacto con el magma terrestre.

La CFE vende la mayor parte de la energía generada en el Valle de Mexicali al mercado de California, Estados Unidos, a un precio menor al que pagan los mexicalenses que gastan en promedio mil 500 pesos mensuales por el servicio durante el verano.

jornadabc.mx/tijuana/18-11-2015/relacionan-contaminacion-por-geotermica-con-cancer-y-asma