Jornadas “SAMIR SOMOS
TODAS Y TODOS”
COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE
DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

Jóvenes del pueblo donde murió Alexander están hartos del hostigamiento de la policía (Oaxaca)

Animal Político / Ana Alicia Osorio.


Foto: Ana Luisa Osorio.

“Welcome to the infierno”, así dice un letrero que da la bienvenida al poblado de Vicente Camalote en Oaxaca, donde el joven Alexander Martínez murió a manos de la policía municipal y otro joven permanece gravemente herido. Allí donde los jóvenes relatan que la policía los hostiga de manera constante.

Muestra de este hostigamiento, denunció uno de los vecinos que fue testigo del crimen, es que el día que asesinaron a Alexander uno de los policías le puso un arma en la mano al muchacho cuando éste ya estaba inconsciente en el suelo.

Entérate: Alexander, el adolescente que soñaba con ser futbolista profesional, y que policías mataron “por accidente”

El letrero en esa comunidad de Acatlán de Pérez Figueroa no es nuevo, como tampoco lo es -según cuentan sus habitantes- que frecuentemente detengan a los jóvenes arriba de sus motos o cuando caminan por la plaza principal del poblado a unos 30 minutos de la cabecera municipal.

Acatlán de Pérez Figueroa es una comunidad de poco más de 44 mil personas, donde 7 de cada 10 habitantes se encuentra en situación de pobreza (4 de ellos de manera moderada y 3 en extrema).

Durante la tarde de este jueves el pueblo luce tranquilo. A pesar de la contingencia sanitaria las personas de la comunidad se dieron cita para darle el último adiós al jugador de futbol de 16 años que le fue arrebatada la vida, por un supuesto “error” de la policía.

La calle que se encuentra frente a la casa de Alexander, donde este jueves lo velaron, era la ruta habitual de los rondines policiacos pero ahora ninguna patrulla pasa por allí, narran los familiares y amigos del joven asesinado.

En caso de que lo hagan, los vecinos están convencidos que retendrán a los policías, porque “es lo único que nos queda por hacer”, dice uno de los entrevistados, quienes por temor a represalias hablaron de manera anónima en la mayoría de los casos.

Allí entre las altas temperaturas de la Cuenca del Papaloapan y el féretro de Alexander esperando a que le digan adiós, los vecinos y amigos del joven se arman de valor y empiezan a contar las anécdotas en las que los policías les detuvieron, persiguieron o extorsionaron, pero que nunca denunciaron por temor a una agresión.

Jóvenes del pueblo donde murió Alexander están hartos del hostigamiento de la policía